Las facilidades defensivas del Levante ocultan las deficiencias del Madrid antes del PSG

17.10.2015 – 18:00 H. – Actualizado: 2 H. No hay un motivo evidente por el que el Real Madrid haya abandonado claramente el buen fútbol. Cada partido ...

17.10.201518:00 H. – Actualizado: 2 H.

No hay un motivo evidente por el que el Real Madrid haya abandonado claramente el buen fútbol. Cada partido madridista esta temporada evidencia un alejamiento de los aspectos cualitativos del juego en beneficio de los cuantitativos. Vale que goleó al Betis y al Espanyol, pero el Madrid no ha lucido el traje de gala en ninguna tarde-noche de fútbol. Es cierto que ha tenido bajas importantes y cuantiosas, pero en realidad… ¿se presentó el Madrid ante el Levante con un once débil? No, en absoluto. ¿Era el Levante un equipo que pueda crearle verdaderos problemas y reducir por su juego el virtuosismo merengue? No, tampoco. ¿Entonces?

Es una incógnita, pero es evidente que no hay un plan de juego muy claro ni el famoso equilibrio hace acto de presencia constante. Esto último es de hecho lo más preocupante, puesto que con los jugadores que tiene sanos el Madrid y los que están por recuperarse, la calidad tiene que salir a flote en cualquier momento, a no ser que la falta de brillantez sea una imposición directa desde el banquillo, lo cual es bastante probable. Pero que el Levante, sin demasiada dificultad, pusiera más a prueba al portero del Madrid que el Madrid al portero del Levante. 

Lucas Alcaraz se plantó como suele ser habitual con su defensa de cinco, compacta y liderada por Juanfran, con un centro del campo menos recio y con cierta capacidad creativa, con José Mari y Camarasa encontrando bastantes metros a su alrededor para crear juego. Se producía esta ventaja porque el Madrid, en vez de ir a por el Levante, en vez de presionar y robar para no perder la posesión, basculaba hacia atrás, dejando espacio, pero no cerrándolos a los contrarios. Con un fútbol sencillo, clásico, de ese que consiste en tocar un poco en el centro del campo hasta que el lateral se incorpore, el Levante creó muchísimo peligro. Keylor, una vez más, fue el mejor del Madrid.

Keylor volvió a ser decisivo (EFE).Keylor volvió a ser decisivo (EFE).

La disyuntiva con la que se encontró Alcaraz fue que el centro de campo de calidad que puso no tenía nada que ver con la torpeza con el balón de sus tres centrales. Así se originaron los dos goles del Real Madrid, lo que evidencia también las carencias creativas del juego propuesto por Rafa Benítez. Dos pérdidas de balón granotas no originadas por presión, sino por malas entregas, acabaron primero con una pared entre Marcelo y Cristiano que acabó con un golazo de Marcelo y después otra combinación entre Kroos y el ‘7’, quien acabó con casi 400 minutos de sequía en Liga.

Hay poco más allá de la calidad individual (de provecho colectivo, evidentemente) de Isco y Marcelo. Está siendo un error de Benítez situar a Isco en el 4-4-2 como falso extremo derecho, porque cuando se asocia con Marcelo, surge el peligro de manera espontánea. Se entienden, se buscan, sus combinaciones son rápidas y rompedoras. Son socios naturales y separarles no ayuda.

Sin buscarlo, el Madrid había sentenciado el partido. Rápido, limpio y a otra cosa, mariposa. Claro que el Levante, aun a sabiendas de que había perdido por culpa propia todos los puntos del partido, tenía demasiado tiempo por delante como para dejar que el Madrid estuviera cómodo. Mientras le quedasen fuerzas, le iban a dar todos los problemas que buenamente pudiesen a los madridistas. Rápidamente se agotó la gasolina de Roger, pero entró Ghilas para refrescar la delantera azulgrana. La movilidad de Deyverson y la potencia de Ghilas agobiaron a Nacho y Varane, algo superados.

Marcelo completó su gran primera parte con un golazo (EFE).Marcelo completó su gran primera parte con un golazo (EFE).

Las rotaciones forzosas

Y cuando parecía que Benítez iba a encontrar una opción para dar descanso a Cristiano Ronaldo, que acabó la primera parte con dolor por un golpe de Simao Mate, fue Gareth Bale el que se quedó en vestuarios al empezar la segunda parte. Por cierto, sí, Cristiano y Bale se buscaron varias veces, no hay mala leche entre ambos en el campo… aunque sí es verdad que no se encontraron demasiado. El galés, que venía de jugar con Gales justo después de su lesión, tuvo media parte, donde ocupó con claridad la posición de segundo delantero… ¡y por fin Cristiano jugó todo un partido como ‘9’! Solucionado el partido, ya se puso Gareth a pensar en el PSG.

Una vez el cansancio empezó a llegar a las piernas levantinistas, los cambios de Benítez, especialmente Lucas y Jesé, empezaron a surtir efecto. Las famosas rotaciones de Benítez no son esto, en realidad. Son desde el inicio, pero por ahora las lesiones no le están permitiendo rotar lo que le gustaría. Cuando tenga a todos disponibles, ya veremos si rota o no.

Pero para Jesé esta tarde ha sido verdaderamente importante. Porque desde que se lesionó, nunca había vuelto a dar la sensación de superioridad sobre los rivales que dio en el ratito que tuvo en el Bernabéu. Antes de marcar su golazo, ya dio un par de carreras que denotaban chispa, electricidad, verticalidad, es decir, todo lo que era Jesé antes de aquel maldito partido contra el Schalke 04. Asistió a Cristiano, pero no acertó a rematar. Luego destrozó a Simao para marcar. ¿Jesé ha vuelto?

Ficha técnica:

3 – Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Kroos, Kovacic (Marcos Llorente, m.77), Isco (Jesé, m.69); Bale (Lucas Vázquez, m.46) y Cristiano.

0 – Levante: Rubén, Simao, Feddal, Juanfran; Morales, Toño, José Mari (Lerma, m.62), Casadesús, Camarasa; Roger (Ghilas, m.54) y Deyverson (Rubén, m.75).

Goles: 1-0, m.28: Marcelo; 2-0, m.30: Cristiano; 3-0, m.82: Jesé.

Árbitro: Jose María Sánchez Martínez, del comité Murciano. Mostró tarjeta amarilla a Morales, Deyverson y Jose Mari, del Levante y a Kovacic, del Real Madrid.

Incidencias: encuentro de la octava jornada de Primera División disputado en el estadio Santiago Bernabeu ante unos 80.000 espectadores. Antes del inicio del partido se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera jugador del Real Madrid Ignacio Zoco, fallecido el pasado 28 de septiembre.

Fuente: ElConfidencial – Deportes