Las lesiones no permiten ni descansar a Rakitic, y menos mal

20.10.2015 – 22:55 H. – Actualizado: 3 H. El plan de Luis Enrique está siendo claro: dar descanso todo lo que pueda a los pocos jugadores sanos que ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

20.10.201522:55 H. – Actualizado: 3 H.

El plan de Luis Enrique está siendo claro: dar descanso todo lo que pueda a los pocos jugadores sanos que le quedan para que cuando empiece a decidirse la temporada estén lo más frescos posible. El Barça necesita sacar todo lo que pueda de aquí al 4 de enero, cuando se incorporarán ya de verdad Aleix Vidal y Arda Turan. Y Lucho, que ya el año pasado demostró que las rotaciones que parecían aleatorias y anárquicas eran al final una medida inteligentísima para que todos sus futbolistas estuvieran perfectos para ganar el Triplete. Este año se le está torciendo todo. Pero absolutamente todo. Cuando parecía que ya se habían lesionado todos, va y esta vez le toca a Sergi Roberto.

El indicado en esta ocasión para descansar era Ivan Rakitic, que lo había jugado prácticamente todo. Solo descansó un buen rato un día y al Barça le cayeron cuatro en Vigo. El resto de reposo que pudo disfrutar han sido las sustituciones que le aplica Luis Enrique, que sabe que sin Xavi para entrar en partidos complicados para sedar al contrario, Rakitic adquiere un papel capital. Se le lesionó al Barça Andrés Iniesta, y Rakitic se quedaba solo. Sin ‘Xaviniesta’. Y sin Rafinha, además. Era el único líder técnico-táctico del centro del campo. Es algo más que básico, es imprescindible. Sin él, no hay ningún tipo de criterio organizativo.

Pero ni siquiera pudo darle todo el descanso que necesita, y dependiendo de lo que tenga Sergi Roberto, quizá Rakitic no pueda tener esos minutos sin fútbol que quería darle Luis Enrique. Pero no todo pueden ser malas noticias para el Barça que, entre tanta inconveniencia, sigue sumando victorias que le mantienen líder en la Liga y en la Champions. No pudo quedarse en el banco más tiempo el croata, tuvo que salir y, ya que rompía a sudar, decidió que iba a ganar el partido en Borisov.

Sergi Roberto solo pudo aguantar 18 minutos. (Reuters)Sergi Roberto solo pudo aguantar 18 minutos. (Reuters)

Es muy bueno este chico. Pero igual que Messi no habría ganado cuatro Copas de Europa jugando él contra los otros once, Rakitic no podía levantar el mal partido del Barça en Bielorrusia por su cuenta. Neymar no es Messi, porque nadie es Messi, partamos de esa base. Pero Neymar ejerció como tal. Se le podía criticar en estos encuentros anteriores sin el ’10’ que no había hecho de líder. Jugaba para él mismo, no para sus compañeros, como hace Messi. En Borisov sí lo hizo. Los cuatro goles al Rayo le hicieron olvidarse de su estadística. Y empezó a repartir juego como si se tratase de un base de baloncesto. 

Algo que no falla con Messi es la regla más básica del juego ofensivo futbolístico: acumular jugadores por un costado, haciendo bascular al rival para poder acabar por el lado contrario. Es una de las ventajas de establecer a Messi como falso extremo derecho. Su zurda ponía ‘plátanos’ soñados para que en la izquierda alguien apareciese rompiendo la línea y el corazón del equipo adversario. Messi no está para hacer eso, pero ¿por qué iba el Barça a dejar de hacerlo? Alves encontró constantemente a Neymar de esta manera en el primer tiempo y convirtió ese pase al lado opuesto en la mejor arma ofensiva culé en una lamentable primera mitad.

Para que Alves pudiese incorporarse tanto, había que realizar un cambio en la disposición táctica azulgrana que Luis Enrique vio claro desde un primer momento. El Barça pasó a jugar con tres centrales cuando tenía la posesión del balón. No era simplemente que Mascherano se incorporase como pivote entre los centrales, es que estaba perenne ahí. Por delante, Busquets y Sergi Roberto primero y Rakitic después se sobraban para ganar posicionalmente al intimidado e inocente BATE. Alba y Alves abrían el campo, y Munir y sobre todo Neymar podían participar constantemente en el juego colectivo del centro. Era la única manera de abrir huecos en un BATE muy cerrado en su 4-5-1.

A Neymar le tenían que parar con faltas. (EFE)A Neymar le tenían que parar con faltas. (EFE)

Neymar es muy bueno, buenísimo. Es bueno individualmente, uno de los mejores, pero también es fantástico, excelso, delicioso cuando se asocia con sus compañeros. Porque Suárez le entiende, sabe qué va a hacer, lo que requiere en cada momento, igual que Alves. Si los demás lo entendiesen tan bien como estos… Nadie lo ha comprendido mejor esta noche que Rakitic. Era un llegador nato en el Schalke, pero el Sevilla lo fue retrasando hasta convertirlo en un experto en la base de la jugada, pero Neymar ha sacado el ‘box to box’ que lleva dentro. Dos golazos de dos estirpes opuestas: la contundencia en el primero y la sutileza en el segundo. Así ganó el Barça en Bielorrusia, sin sorpresas, sin sorprender, sin entusiasmar. Pero mucho hace con lo poco que le queda sano. Enero está un partido más cerca.

Ficha técnica:

0 – BATE Borisov: Chernik; Polyakov, Gajduchik, Milunovic, Mladenovic, Aleksandr Volodko, Nikolic (Yablonski, min.66), Stasevich, Gordejchuk, Maksim Volodko (Kartniski, min.63) y Signevich (Mozolevski, min.79).

2 – FC Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Bartra, Jordi Alba, Mascherano, Sergio Busquets (Gumbau, min.72), Sergi Roberto (Rakitic, min.18), Munir (Sandro, min.70), Luis Suárez y Neymar.

Goles: 0-1: Rakitic, min.48. 0-2: Rakitic, min.64.

Árbitro: Manuel de Sousa (POR). Mostró tarjeta amarilla a Busquets (min.23), Polyakov (min.29), Alves (min.41), Maksim Volodko (min.43), Gajduchik (min.61), Gumbau (min.74), Kartniski (min.82), Minulovic (min.83) y Aleksandr Volodko.

Incidencias: partido de la tercera jornada del Grupo E de la Liga de Campeones disputado en el Borisov Arena ante unos 13.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes