Las negociaciones sobre Siria desatan una carrera armamentista

29.10.2015 – 05:00 H. “Dadnos misiles antiaéreos y acabaremos esta guerra en un par de meses”. El soldado rebelde sirio es tajante en su petición. Los ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

29.10.201505:00 H.

Dadnos misiles antiaéreos y acabaremos esta guerra en un par de meses”. El soldado rebelde sirio es tajante en su petición. Los recientes bombardeos de la aviación rusa han golpeado con fuerza los bastiones del ELS (Ejército Libre de Siria) en Hama, Homs, Idlib y Alepo, y las milicias opositoras piden de nuevo a sus aliados armamento para derribar a un enemigo superior: los cazas rusos, sirios o los helicópteros del ejército. “Estuvimos a punto de conseguirlos hace dos años. Incluso se envió un cargamento a la frontera con Turquía. Pero en el último momento, Estados Unidos lo bloqueó y nunca nos llegaron”, asegura el joven combatiente.

El consejero político del ELS, Osama Abu Zaid, reconoce que el asunto vuelve a estar sobre la mesa. “Siempre lo ha estado”, comenta, “pero Estados Unidos sostiene que la entrada de armamento superior podría desencadenar el aumento de tropas rusas en Siria. No nos lo creemos”. En realidad, opina que los norteamericanos no quieren otro Afganistán y que los misiles Stinger (tierra-aire) puedan terminar en manos de los radicales. En estos cuatro años, EEUU siempre ha intentado mantener la supremacía aérea. Aun así, fuentes en la oposición siria con base en Estambul confirman a El Confidencial que Arabia Saudí ha llevado la cuestión a la reciente mesa de negociaciones.

La introducción de misiles antiaéreos en Siria podría producir un cambio muy significativo sobre el terreno. Durante años, la capacidad aérea del régimen ha frenado el avance de las tropas rebeldes, que solo disponen de armamento ligero y pesado, y vehículos de tierra. “Aunque solo nos mandaran cinco Stingers, sería suficiente para asustar. Si saben que tenemos capacidad antiaérea, los pilotos del ejército se negarán a volar”, explica el joven miliciano. “También hemos pedido repetidamente una zona de exclusión aérea”, sigue Abu Zaid, “o aviones de control AWACS (naves de vigilancia para detectar amenazas en el aire a través de radares)”. El consejero del ELS se queja de que incluso las propuestas menos agresivas han sido denegadas por EEUU.

Combatientes del ELS preparan un proyectil casero en el frente de Amerya, en Alepo. (Reuters) Combatientes del ELS preparan un proyectil casero en el frente de Amerya, en Alepo. (Reuters)

Conversaciones en Viena

La búsqueda desesperada de una solución política a la guerra de Siria por las potencias internacionales ha precipitado una carrera armamentista en el país. Dos semanas después de que la aviación rusa comenzara a bombardear, un Boeing C-17 norteamericano lanzó un cargamento de 50 toneladas con armas ligeras a la Coalición Árabe Rebelde, una reciente facción formada por árabes y kurdos en el norte. Por su parte, Rusia ha enviado tropas de artillería y fuerzas especiales, así como buques y otras embarcaciones, a su base de Tartús. Irán ha reforzado su presencia, mediante la llegada de más soldados del cuerpo de los Guardianes de la Revolución. Ambos bandos quieren ganar terreno para presionar en la futura negociación.

Las conversaciones tendrán lugar este viernes en Viena, donde EEUU, Rusia, Turquía y Arabia Saudí, pero también Irán, Irak y Egipto, e incluso Francia, buscan un pacto diplomático para poner fin al conflicto. Los líderes pretenden definir una transición hacia un nuevo modelo político en el que cada uno defenderá sus propios intereses. A lo largo de los últimos meses, la comunidad internacional ha ido moderando su discurso en relación a Bashar al Asad. Las potencias occidentales valoran al actual presidente para un corto periodo de transición, lo que difiere significativamente de los estándares del pasado, en el que se rechazaba cualquier pacto con Al Asad.

Mientras tanto, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, inició hace días su ronda de visitas por Oriente Medio. En ella, viajó hasta Arabia Saudí, donde pactó con el príncipe Salmán “continuar e intensificar el apoyo a la oposición siria moderada mientras continúa la vía política”, declaró el Departamento de Estado. Además, los norteamericanos van a incrementar su campaña aérea contra posiciones de ISIS e incluso han anunciado que empezarán a realizar “acciones directas sobre el terreno” contra los yihadistas, reconoció Ash Carter. Como, por ejemplo, la operación de rescate de rehenes que tuvo lugar la semana pasada en Hawiya (Irak), en la que murió el primer soldado estadounidense.

Captura de vídeo facilitada en la web del Ministerio de Defensa ruso el 28 de octubre de 2015 que muestra un ataque aéreo. (EFE)Captura de vídeo facilitada en la web del Ministerio de Defensa ruso el 28 de octubre de 2015 que muestra un ataque aéreo. (EFE)

“No existe un ELS oficial”

“No es cierto, no ha habido conversaciones entre los rebeldes y Rusia”, asegura el consejero Abu Zaid, quien niega que algunas facciones hayan establecido contacto con Moscú. El viceministro de Exteriores ruso, Mijail Bogdanov, en cambio, publicó que varios miembros del ELS habían aterrizado en la capital rusa para buscar apoyos estratégicos. “Si Rusia quiere que hablemos de una futura cooperación, debería primero dejar de bombardear nuestras bases”, respondió Isam al Reis, el portavoz del Frente del Sur, “no hemos declinado la oferta, simplemente no necesitamos este tipo de ayuda”.

El obstáculo principal del ELS siempre ha sido la compleja división interna. En este bando combaten más de 1.000 milicias diferentes, por lo que no todas siguen un mismo mando de operaciones. “Estamos intentando establecer un nuevo departamento”, explica Abu Zaid. “No existe un ELS oficial. Cada milicia ha recibido dinero de un país diferente y eso ha complicado coordinar nuestra estrategia… (…) Hemos tenido un problema de financiación”, confiesa. Asegura que el plan de 500 millones de dólares de EEUU para entrenar y rearmar a los rebeldes era insuficiente. “¡Eso no es nada! Cada misil TOW (tierra-tierra) cuesta 70.000 dólares. Si el ejército de Al Asad tiene 4.000 tanques, hubiéramos gastado la mitad del dinero solo en estos misiles”, espeta.

Nuestros amigos son los únicos que nos han respetado”. Abu Zaid se refiere a Arabia Saudí, Qatar y Turquía, los principales patrocinadores del armamento de las milicias de oposición. Especialmente, de los misiles TOW, que fueron clave para frenar la gran ofensiva de Al Asad en Hama. Ahí, los rebeldes consiguieron destruir varias decenas de tanques del régimen. “Estados Unidos solo ha enmarañado las cosas”, comenta acerca de los programas de entrenamiento que han fracasado. “Nos han pedido en varias ocasiones que olvidemos a Al Asad, que solo luchemos contra el ISIS. Pero siempre les hemos dicho que no”, confirma.

Niños sirios huyen tras un ataque aéreo en el barrio de Douma, en Damasco. (Reuters) Niños sirios huyen tras un ataque aéreo en el barrio de Douma, en Damasco. (Reuters)

La ofensiva de Rusia, ¿un éxito?

Después de casi un mes de intervención rusa en Siria, el análisis no es favorable para ninguno de los bandos. La entrada de Moscú parece haber desestabilizado y radicalizado aún más los frentes. Lo que en un principio iba a ser una campaña aérea contra las posiciones de Daesh en Siria resultó ser una ofensiva contra los grupos de la oposición. La verdadera intención de Moscú era alejar al ELS de la zona costera y facilitar el acceso de las tropas del régimen a Alepo. Sin embargo, los avances del ejército no han sido significativos, sino que han ‘abierto’ el norte de Alepo a los combatientes del Estado Islámico. Otra consecuencia ha sido la radicalización de las facciones más moderadas, que se han unido a las islamistas para combatir al nuevo enemigo. Incluso, Jabhat al Nusra, Ahrar al Shams y Ajnad al Shams anunciaron la creación de una nueva coalición, Jund Malahim, un frente común con tintes yihadistas para responder a la “agresión rusa”.

Tras cuatro años de desgaste y la entrada de un enemigo tan potente como Rusia, la oposición militar se encuentra en un punto de inflexión. “La nueva vía diplomática puede cambiar muchas cosas”, asegura Zaid. “Si finalmente EEUU apoya una transición con Bashar al Asad, muchos rebeldes se unirán al ISIS”, advierte, “es inevitable que el respaldo a Al Asad genere más radicalización”. Teme que “la urgencia por resolver la crisis de los refugiados” anime a los líderes mundiales a firmar un pacto con la familia alauí. Dice que la suya es ahora una guerra de intereses, “a ningún aliado le interesa el futuro de nuestro país”, “es muy significativo que en las conversaciones de Viena no estemos invitados ninguna de las partes sirias, ¿no crees? Solo las grandes potencias quieren repartirse el pastel”.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: