Las últimas horas del Frente Al Nusra: Al Qaeda se desvincula de la insurgencia siria

28.07.2016 – 23:41 H. Ha sido la primera aparición pública en mucho tiempo de Abu Mohamed Al Jolani, el líder de Jabhat [Frente] Al Nusra, la filial de Al ...

28.07.201623:41 H.

Ha sido la primera aparición pública en mucho tiempo de Abu Mohamed Al Jolani, el líder de Jabhat [Frente] Al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria y la brigada más potente de la oposición. Primero, la agencia de comunicación del grupo ha publicado un retrato del que hasta ahora ha sido el personaje más enigmático de la insurgencia en Siria. Después, varios canales de televisión árabes han emitido el vídeo. En él, Al Jolani anuncia la ruptura definitiva con al Qaeda y la creación de una nueva formación armada: Jabhat Fatah Al Sham (Frente de la Conquista de la Siria histórica). Horas antes, el mando central de Al Qaeda publicaba un mensaje de audio en el que el portavoz Abu Al Khayr Al Masri daba su consentimiento para que Jabhat Al Nusra se desligara del grupo matriz “por la unidad de Siria”. 

“Queremos construir puentes entre los distintos grupos de muyahidines, deseamos formar un cuerpo unificado, con base en la Sura (Corán)”, ha leído al Jolani, acompañado por dos importantes líderes del Majlis Al Sura (Consejo religioso) de Al Nusra, frente a la cámara. “Por ello formamos un nuevo grupo llamado Jabhat Fatah Al Sham (…) que no tiene afiliación con ninguna entidad extranjera”, ha insistido al Jolani, que ha recitado el mensaje bajo el nuevo escudo de la formación, después de culpar tanto a Rusia como a Estados Unidos de la desastrosa situación a la que ha llegado la revolución de Siria

La ahora desarticulada Jabhat Al Nusra (Frente de Apoyo) ha sido una fórmula de éxito entre los grupos salafistas-yihadistas que combaten contra Bashar Al Assad y el Estado Islámico. Fue el propio Abu Bakr Al Bagdadi, ahora líder del ISIS pero por entonces cabecilla de Al Qaeda en Irak, quien encargó a al Jolani la misión de fundar, en 2011, una filial de Al Qaeda en el norte de Siria. Sin embargo, en abril de 2013 ambos rompieron relaciones y Al Nusra quedó bajo el mando directo de Al Qaeda Central. Desde ese momento, los ingresos llegaban de donaciones del Golfo, especialmente de Kuwait y Qatar. En el campo de batalla siempre demostró una destreza superior al resto de las milicias, tanto en la planificación como en el combate. Sobre el terreno, conquistó “los corazones y las mentes” de la población local y consiguió que se le identificara con la revolución. Además, durante los primeros meses mantuvo oculto su vínculo con Al Qaeda.

Un combatiente del Frente Al Nusra en Yisr Al Shugur, en el norte de Siria, en abril de 2015 (Reuters)Un combatiente del Frente Al Nusra en Yisr Al Shugur, en el norte de Siria, en abril de 2015 (Reuters)

¿Buscando un papel político?

Los expertos en yihadismo especulaban desde hacía días de la posibilidad de que Al Nusra se desligara de la organización central. Pero, ¿por qué motivo ha ocurrido ahoranbsp;El primer punto en el que al Jolani hace hincapié es en “la unidad de los grupos muyajidines”. Todavía no se sabe si la nueva marca independiente, Jabhat Fatah al Sham, absorbe a las brigadas de la alianza Jaish Al Fatah (Ejército de la Conquista), fundada en marzo de 2015. La coalición, de la que formaba parte Al Nusra, incluía otras agrupaciones salafistas como Ahrar Al Sham, Ajnad Al Sham o Jund Al Aqsa. Pero el énfasis sobre la unidad -lo menciona hasta en dos ocasiones- podría anunciar la unificación de estos grupos ante un nuevo período de adversidad. A mediados de este mes las tropas del régimen sirio tomaron la carretera de Castello, la última vía de entrada a la zona rebelde de Alepo, cercando por completo a una población de unos 300.000 personas.

La afiliación de Jabhat Al Nusra con Al Qaeda ha provocado que el grupo esté incluido en la lista internacional de grupos terroristas, lo que bloquea su implicación en cualquier proceso de negociación. Brigadas de ideología similar como Ahrar Al Sham, en cambio, participaron en las Conversaciones de Riad en el pasado mes de enero. Este encuentro acogía por primera vez a las facciones armadas del conflicto sirio en un diálogo de paz. Por ello, es posible que Al Nusra quiera desprenderse definitivamente de la etiqueta de Al Qaeda para encabezar un nuevo período que le permita desempeñar, además, un rol político en la futura mesa de negociaciones. Salir de la lista de grupos terroristas abrirá, también, la vía a nuevas fuentes de financiación. 

Pero sin duda, lo que más inquieta a los grupos armados opositores, que siempre se han beneficiado del apoyo logístico y estratégico que les ha ofrecido Turquía en la frontera, es el acercamiento de Erdogan hacia Putin, el aliado bélico principal de al Asad. Tras el fallido golpe de estado, Turquía podría entorpecer sus relaciones con Estados Unidos. Erdogan acusa a Fethullah Gülen, un clérigo musulmán que vive en Estados Unidos, de haber orquestado el alzamiento. Si Washington se niega a extraditar a Gülen, las relaciones entre ambos países empeorarán, forzando el viraje de Turquía hacia Rusia. En contrapartida, Putin exigirá a Ankara un mayor aislamiento a las brigadas opositoras, especialmente contra la filial de Al Qaeda

Precisamente la semana pasada el secretario de estado norteamericano John Kerry y su homólogo ruso Sergei Lavrov acordaron distintas medidas para redirigir sus esfuerzos en la lucha contra los grupos yihadistas en Siria, el Estado Islámico y Jabhat Al Nusra. Esta ha sido siempre una de las insistencias de Rusia, ya que Al Nusra ha supuesto el enemigo táctico más difícil de derrotar. Por su parte, Estados Unidos ha bombardeado expresamente a este grupo en el pasado, como en 2014, cuando afirmó que una unidad de Al Nusra, llamada Al Jorasán, planeaba atentar contra Estados Unidos.

Fuente: ElConfidencial.com