Leo Messi hace temblar al mundo culé con el Clásico del Bernabéu como objetivo

El balón estuvo en juego más de 80 minutos más, pero el ambiente en el Camp Nou se tornó raro. La afición del Barcelona estaba más pendiente de la radio y ...

El balón estuvo en juego más de 80 minutos más, pero el ambiente en el Camp Nou se tornó raro. La afición del Barcelona estaba más pendiente de la radio y las redes sociales que del partido. Leo Messi había abandonado el terreno de juego con una rodilla tocada y el nerviosismo se apoderó a de la grada. En el Santiago Bernabéu, mientras, tambien la hinchada blanca estaba pendiente porque sabe que es el argentino el que ha dado un giro a la historia en los últimos años. Al final se ha marcado un plazo de recuperación de entre 7 y 8 semanas, lo justo para que el de Rosario dispute en Madrid el Clásico del próximo 21 de noviembre. 

El Barcelona es otra cosa cuando su guía está fuera de combate. Ya se pudo apreciar hace dos temporadas, algo que padeció su equipo, cuando firmó una temporada para olvidar. A finales de 2013 el argentino recayó de una lesión muscular y desapareció durante semanas. Casi dos meses. El 10 de noviembre caía en el Benito Villamarín y de inmediato se marchó a Argentina para, en la intimidad, realizar la rehabilitación alejado de los focos de la Ciudad Condal. Eran tiempos complicados para el delantero, con el Mundial de Brasil a unos meses vista como gran objetivo.

Cuando se reintegró a la vida cotidiana del Barcelona -de Martino-, en enero de 2014, dio la impresión de que volvería a asumir el liderazgo del equipo para impulsarlo cuando llegara la hora de la verdad. Pero no sucedió eso. Primero fue eliminado de la Champions a manos del Atlético, días después el Real Madrid le ganó la final de la Copa del Rey en Valencia -con la recordada galopada de Bale- y a mediados de mayo el equipo Simeone se llevaba la Liga en el Camp Nou gracias a un gol de Godín. Desastre total. Perder la final de la cita mundialista fue el remate para un ejercicio para olvidar. La temporada pasada fue otra cosa y cuando selló la paz con Luis Enrique, lanzó al equipo hacia un triplete histórico.

Fc barcelona - ud las palmasFc barcelona – ud las palmas

Sevilla y Villarreal

Dado que tiene una pequeña rotura, los servicios médicos deberán hilar con tino a la hora de diseñar la rehabilitación y, sobre todo, cuando toque fijar el día para que reaparezca el futbolista argentino. Mientras el pesimismo se apoderaba del mundo culé, sucedía todo lo contrario en el bando merengue, con un buen puñado de partidos por delante sin que Messi tenga protagonismo. Para empezar, se pierde con total seguridad los dos siguientes partidos de Champions; esta próxima semana el que el Barcelona disputa en casa ante el Bayer Leverkusen y más tarde el que disputará a domicilio ante el BATE Borisov. En el Campeonato de Liga no jugará dos complicados partidos, en Sevilla (semana que viene) y frente al Villarreal en el Camp Nou. Además, en casa tampoco estará ante Rayo y Eibar, además de la visita a Getafe. Si llega a tiempo para el Clásico, es de suponer que pueda estar para el Barcelona-Roma de Champions (24 de noviembre).

Para el Real Madrid no es un rival más, Leo Messi es el ‘enemigo’ con mayúsculas. Es el genial futbolista el que ha cambiado el rumbo de la historia reciente del fútbol español, llenando las vitrinas del Camp Nou con títulos que antes ganaba el equipo blanco en mayor número. Además, no conviene olvidar la incidencia que tiene el atacante argentino en los clásicos desde que aterrizó en la primera plantilla azulgrana. En el interior del Barcelona ya se han puesto a trabajar de inmediato para que Leo no se pierda un partido que dada la igualdad que hay entre los dos grandes -con permiso del Atlético de Madrid-, puede resultar importante en la lucha por el título de Liga por muchas jornadas que queden por disputar.

Leo Messi sólo tardó unos minutos en darse cuenta de que la lesión era importante (EFE)Leo Messi sólo tardó unos minutos en darse cuenta de que la lesión era importante (EFE)

Mensaje de Luis Enrique

No conviene olvidar que Leo Messi es el máximo goleador en la historia del gran Clásico del fútbol español. El argentino suma ni más ni menos que 21 goles en 29 partidos, por delante de jugadores legendarios como Di Stéfano (18 goles), Raúl (15), César (14) o el mismo Cristiano Ronaldo (14). Messi se estrenó ante el Real Madrid en marzo de 2007, en un 3-3, siendo el autor de todos los goles de su equipo. Otro ‘hat trick’ ante el equipo blanco lo firmó en marzo de 2014, en terreno enemigo. En total, le ha marcado a su gran rival 14 goles en Liga, 5 en Supercopa Española y 2 en Champions.

Luis Enrique envió un mensaje al vestuario del Barça, tocado en el ánimo por la lesión de su líder, diciendo que “ahora se verá la madera de la que está hecho este equipo”. El asturiano dejó claro que “el Barça no jugará de forma diferente”, aunque reconoció que “Messi nos libera de muchos aspectos y nos da soluciones, pero nos tendremos que conformar. Tenemos muchos jugadores de calidad”. “Siempre que hay una baja, es el equipo el que tiene que reaccionar”, apuntó, para subrayar para acabar que “no me gusta cargar la responsabilidad sobre un jugador. Es una prueba y una motivación que tenemos para superar. Aceptamos el reto (de jugar sin Messi) y lo que tenemos que hacer es mejorar el rendimiento, que eso sí que está en nuestras manos”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes