Leo Messi y la sonrisa de un genio lanzado a por el Balón de Oro

Picado viendo a Cristiano Ronaldo siendo la estrella indiscutible en las dos últimas galas de la FIFA, eso de verse en segundo término no le agradó lo más ...

Picado viendo a Cristiano Ronaldo siendo la estrella indiscutible en las dos últimas galas de la FIFA, eso de verse en segundo término no le agradó lo más mínimo. Lo de ganar la medalla de plata no va con él. Cuando dio comienzo esta temporada, Leo Messi tuvo claro que no podía permitir que su gran y eterno rival le ganara una vez más la partida individual que disputan desde hace años. El próximo Balón de Oro, así lo cree y quiere, tiene que volver a reposar en alguna estantería de su domicilio y tras lo visto en la final de la Copa del Rey, da la impresión de que el próximo no se le escapa. En la noche en la que se habló sin parar de la pitada al Rey, Messi le robó protagonismo en el césped, el lugar que domina como nadie. Dos goles, el primero genial, liquidaron a un Athletic sin respuesta.

La pasada temporada fue un tormento para el jugador argentino. De principio a fin. Con el Mundial de Brasil como claro objetivo, el físico le castigó y le mantuvo fuera de los terrenos de juego un tiempo. La pérdida de Tito Vilanova también le golpeó con fuerza, como otras cuestiones que le arrebataron la sonrisa de la boca. Eso ahora ha cambiado, como se pudo ver en la gran final de la Copa del Rey; y eso que su conflicto con Luis Enrique estuvo a punto de mandar al limbo la temporada. Con el conflicto aparcado, ha recuperado la sonrisa del que se siente feliz.

Firmada la paz, o al menos remando los dos en la misma dirección, Leo se siente fuerte otra vez y tiene como claro objetivo recuperar ese dorado balón que ya ha ganado cuatro veces pero que en los últimos tiempos se llevó Cristiano Ronaldo. Esta ‘afrenta’ toca a su fin por lo visto. Messi ya ha lanzado al Barcelona a firmar un doblete y el triplete está a un solo paso. Ahora le queda ganar la final de la Champions a la Juventus y, de paso, arrebatársela al Real Madrid, vigente campeón y ahora en pleno proceso de renovación. O impulso, según su presidente…

Messi, nada más marcar el gol que inauguraba el marcador en la final de la Copa (EFE)Messi, nada más marcar el gol que inauguraba el marcador en la final de la Copa (EFE)

Dos ‘secundarios’ de lujo

Se ha sentido cómodo y ha recuperado la sonrisa, esa que perdió en el camino la campaña pasada. Su liderazgo no se cuestiona por parte de nadie, empezando por Neymar y Luis Suárez, que saben de sobra quién manda en este Barcelona que sigue haciendo historia. Aunque el club ha incorporado dos jugadores de primer nivel mundial en los dos últimos años, ni brasileño ni uruguayo le han hecho -ni pretendido- sombra. Ambos han llenado de elogios a Messi siempre que han tenido que hablar, y luego en el campo se han repartido el pastel, aunque con Leo quedándose la mejor parte…

Leo Messi está cerca de cerrar la temporada soñada, con un triplete que jamás alcanzó el Real Madrid y con el que llegó a soñar la pasada temporada y en la presente, cuando a finales del año pasado navegaba lanzado firmando partidos espectaculares uno detrás de otro. Pero este 2015 alumbró nuevamente la mejor versión del argentino, que como demostró ante el Athletic de Bilbao se basta él solo para cambiar el rumbo de una temporada. El argentino está firmando unos números que a día de hoy, y con total seguridad, le llevan directo a recoger en enero de 2016 el Balón de Oro que le acreditará como mejor jugador de 2015. 

Hasta esta final de Copa, Messi sumaba un total de 56 goles entre las tres competiciones, 43 en Liga, 10 en Liga de Campeones y 3 en la Copa del Rey. Con los dos anotados en la final de Copa alcanza los 58, una cifra superlativa. Leo ha estado perfectamente acompañado por dos atacantes que también han firmado un buen número de goles. Neymar, con el anotado en la final de Copa, ya suma 37, mientras Luis Suárez, que no entró en acción hasta el mes de octubre, lleva por el momento 24 en su primer ejercicio como blaugrana.

Messi desbordó al Athletic cuando quiso (EFE)Messi desbordó al Athletic cuando quiso (EFE)

Un trío implacable

En otra noche de alegría para el Barcelona, el inigualable tridente azulgrana enterró un registro que otros tres atacantes firmaron con la camiseta del Real Madrid. Cristiano Ronaldo, Benzema e Higuaín marcaron 118 goles en todas las competiciones en la temporada 2011/2012 a las órdenes de Mourinho. En esta final de Copa, el mágico trío azulgrana superó este registro, pues con los dos goles de Messi y el tercero de Neymar, ya suma 120 en esta campaña. Y todavía queda por disputar el próximo sábado la final de la Champions en Berlín.

Feliz por el triunfo, Josep María Bartomeu ensalzaba la figura de Messi tras el partido, afirmando que “ha marcado uno de los mejores goles de la historia del fútbol. Messi es desde hace años el número uno del mundo y lo ha demostrado con creces; y por suerte juega con nosotros”. “Sólo Leo es capaz de hacer esas jugadas, con marcaje individual irse de tres y marcar al palo corto. Es impresionante y es un lujo tener al mejor del mundo”, explicaba Xavi, que se despedía del Camp Nou. Y Luis Enrique, ahora en paz con Leo, al menos de puertas hacia fuera, reconoció que “somos afortunados por disfrutarlo cada día en el trabajo diario. Entrenando hace cosas más complicadas, pero reconozco que tengo ganas de ver el primero gol en televisión”. No hay más que decir.

Fuente: ElConfidencial – Deportes