Liberland, la nueva micronación que ha nacido en mitad de Europa

Ocupa una extensión de 7 kilómetros cuadrados y su lema es “vive y deja vivir”. En consonancia con su máxima aspiración, el nombre con el que se ha ...

Ocupa una extensión de 7 kilómetros cuadrados y su lema es “vive y deja vivir”. En consonancia con su máxima aspiración, el nombre con el que se ha bautizado esta nueva micronación europea ha sido República Libre de Liberland. El pasado 13 de abril, el checo Vit Jedlicka decidió declarar este territorio situado entre Serbia y Croacia (45° 46′ N, 18° 52′ E) como un estado alejado de los gobiernos vecinos que, de momento, no cuenta con el reconocimiento internacional necesario para ser considerado un país de pleno derecho.

Liberland está entre Croacia y Serbia (liberland.org)Liberland está entre Croacia y Serbia (liberland.org)

Liberland ondea su propia bandera y escudo, donde el amarillo representa la libertad, el azul el Danubio y el negro la resistencia contra el sistema. En la página web del territorio se explica cómo nació la idea de nombrar como micronación a este pequeño pedazo de tierra: “Era tierra de nadie hasta que Vit Jedlicka aprovechó la oportunidad y el 13 de abril de 2015 formó un nuevo estado en este territorio”. “Somos una nación de personas que no están contentas con el ‘status quo’, con la intromisión del Gobierno y los altos impuestos”, afirma Vit Jedlicka en una entrevista recogida por ‘RT actualidad’.

La nueva República Libre ya cuenta con un artículo propio en Wikipedia y comparte denominación de ‘micronación’ con otros territorios distribuidos a lo largo y ancho del planeta. Entre ellos, la República de Molossia –instaurada en la casa de Kevin Baugh en Nevada, Estados Unidos– o el Principado de Sealand –cuya forma de gobierno es una monarquía constitucional hereditaria instaurada por Paddy Roy Bates en 1975 sobre una plataforma marina del Reino Unido–.

Vit Jedlicka, el checo que ha fundado Liberland (Facebook)Vit Jedlicka, el checo que ha fundado Liberland (Facebook)

El recientemente creado ‘país’ –donde el inglés y el checo son los idiomas oficiales y Liberpolis es su capital– cuenta incluso con una Constitución en la que registra todos los derechos y deberes que serán aplicables a los ciudadanos de Liberland. Aunque la versión que puede leerse en Internet no es la definitiva, entre los artículos de la nueva Carta Magna aparece el sistema de elección del presidente, el mecanismo de justicia del que dispondrá el territorio o los derechos individuales de los que sus ciudadanos serán beneficiarios.

Requisitos para estar entre sus ciudadanos

Algunos ven en Liberland cierto parecido con Mónaco o Vaticano –el nuevo estado no dispondrá de Ejército, pero sí contará con un servicio de fuerzas del orden–. De constituirse como país y obtener reconocimiento internacional, esta nueva República Libre se constituiría como el tercer estado soberano más pequeño del mundo. Liberland ha expuesto una serie de requisitos que deben cumplir las personas que en un futuro quieran obtener la ciudadanía del territorio [aquí se puede rellenar la solicitud]. 

Aspecto de la página web de LiberlandAspecto de la página web de Liberland

Ampliar

Entre las exigencias, enarbolar el respeto a los demás y sus opiniones como bandera (sin distinciones de raza, sexo, orientación o religión); respetar la propiedad privada; no tener pasado nazi, comunista o extreminsta y no haber sido castigado por delitos criminales. Por el momento, más de 200.000 personas se han registrado como potenciales ciudadanos del nuevo territorio que ha nacido a los márgenes de Croacia y Serbia. Tal y como ha confesado el propio líder de Liberland, el modelo de ciudadano perfecto está inspirado en la figura del presidente estadounidense Thomas Jefferson y, de hecho, la fecha de creación del país coincidió con la del cumpleaños del político.

Liberland –que publica la agenda diaria de su dirigente y otras noticias relacionadas con el país– también ofrece la posibilidad de enviar donaciones a una cuenta bancaria que hace pública en su página web, bien sea a través de PayPal, transferencia o bitcoin. “Las donaciones no son reembolsables”, avisan a los visitantes de su URL. 

Fuente: ElConfidencial.com