Lobos Grises: la ultraderecha turca se alinea con Erdogan

16.07.2016 – 17:53 H. El Partido del Movimiento Nacional (MHP), de extrema derecha, ha sido uno de los apoyos de Recep Tayip Erdogan durante el golpe de ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
4

16.07.201617:53 H.

El Partido del Movimiento Nacional (MHP), de extrema derecha, ha sido uno de los apoyos de Recep Tayip Erdogan durante el golpe de Estado del pasado viernes. La formación, presidida por el veterano Devlet Bahceli, fue uno de los partidos que mostraron en un comunicado su “compromiso con la democracia y la libertad del pueblo”

La apuesta del MHP por la legalidad representada por el Gobierno islamista muestra hasta qué punto han cambiado las coordenadas ideológicas en Turquía. Un cambio que parece alejarse cada vez más del país levantado por Mustafá Kemal después de la Primera Guerra Mundial, donde los asuntos religiosos quedaban confinados a las mezquitas y el Estado velaba por ello a través de un Ejército comprometido con una herencia mucho más laicista que otros países de su alrededor. 

Ese apoyo a Erdogan contrasta con la actitud mostrada en otras ocasiones por los ‘ultras’ del ‘panturquismo’, vinculados en otros momentos con el terrorismo y el golpismo puro y duro. Al fin y al cabo, los llamados Lobos Grises nacieron como grupos de choques juveniles adscritos al MHP a finales de la década de los 60 bajo la denominación más edulcorada de ‘Juventud Idealista’

El Confidencial

El gobierno ha pedido que la población tome las calles, “salte sobre los tanques y dé una lección a los traidores”. Miles de turcos han respondido a la llamada y protestan en zonas céntricas y aeropuertos

Los ‘bozkurtlar’, en idioma turco, conocieron su época de máximo apogeo entre mediados de los años 70 y principios de los 80. Fue entonces cuando, además de imponer el llamado ‘signo del lobo’ como saludo nacionalista –en alusión al mito de la loba Asena, según el cual una hembra de dicha especie cuidó de un muchacho herido en una batalla y dio lugar a los primeros turcos-, sirvieron como punta de lanza contra los ‘enemigos’ de Turquía.. 

Los Lobos Grises se movieron en sus inicios entre el anticomunismo más duro y la ideología panturca. A sus grupos de choque se les atribuyen más de 600 muertos durante los ‘años de plomo’ turcos que acabaron con el golpe de Estado de Kenan Euren en 1980, en el que sirvieron como apoyo a los militares. Entre sus objetivos, izquierdistas, defensores de los derechos humanos y ‘separatistas’ kurdos y armenios. 

Los Lobos Grises, vinculados a la extrema derecha del MHP, actuaron como operativos contra los ‘enemigos’ del Estado durante la ‘guerra sucia’ de los 70 y 80

De hecho, sus operativos fueron empleados de manera extraoficial para llegar allá donde el Estado no conseguía penetrar, como en los entornos universitarios. Los ‘idealistas’, supervisados por la Sección de Guerra Especial del Estado Mayor y por la Sección de Operaciones Especiales de la Policía, se enfrentaron a los grupos terroristas de extrema izquierda operativos en Turquía. Pero sus misiones también llegaron al extranjero. 

Así, la lucha por la Gran Turquía llevó a sus activistas a cometer atentados contra militantes del Ejercito Secreto Armenio para la Liberación de Armenia (ASALA) en los años 80 y contra los del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en los 90. Algunas de esas acciones fueron apoyadas por la inteligencia turca, ya que tuvieron lugar en escenarios internacionales como Líbano o Francia, entre otros países. 

[Álbum: Todas las imágenes del levantamiento militar en Turquía]

Para financiar esas operaciones, algunos de sus líderes rondaron el mundo del narcotráfico, en el que incluso encontraron una ocupación permanente, compaginando los negocios del mundo de la droga con el activismo político. Con los años la mayor parte de los ‘idealistas’ armados de otros tiempos optaron por la política clásica a través del MHP. Otros, sin embargo, continuaron vinculado al turbio mundo de la delincuencia y los servicios de inteligencia. 

En todo caso, los Lobos Grises siguen siendo una referencia para el ultranacionalismo turco y a ellos se les atribuye, por ejemplo, la paralización de la proyección de una película sobre el genocidio armenio -un tema tabú- en Turquía. Otras fuentes insisten en señalar a los herederos de la etiqueta como combatientes en frentes que cuentan con la simpatía de la causa proturca.

El mito sigue vivo aunque el MHP, lejos de apoyar a militares anticomunistas y nacionalistas pero laicistas como en otros tiempos, ahora haga causa común con el islamismo de Erdogan. Todo sea por la Gran Turquía. La de Attaturk o la de los imanes y minaretes. 

Fuente: ElConfidencial.com