Londres, preparada para su primer alcalde musulmán

15.04.2016 – 05:00 H. Sadiq Khan tiene 48 años. Nació en Tooting, sur de Londres, pero su familia es de origen pakistaní. Khan hará historia el próximo 5 ...

15.04.201605:00 H.

Sadiq Khan tiene 48 años. Nació en Tooting, sur de Londres, pero su familia es de origen pakistaní. Khan hará historia el próximo 5 de mayo al convertirse en el primer alcalde musulmán de la capital británica. Al menos, así lo indican todos los sondeos que dan una clara ventaja al candidato laborista sobre el tory Zac Goldsmith.

Sí, Londres es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Pero al mismo tiempo, en el panorama nacional, los partidarios que abogan por volver a los “valores tradicionales” (y eso incluye la religión) ganan cada día más adeptos coincidiendo con la campaña ante el referéndum del Brexit, donde la inmigración es precisamente la protagonista indiscutible del debate.

Londres se islamiza” –cuando se hizo público el último censo- o “El cristianismo en curso de convertirse en la religión minoritaria” han sido grandes titulares en los últimos años. Sin embargo, las creencias del candidato favorito habían pasado desapercibidas en campaña… hasta ahora.

“A la clase política del Reino Unido no le gusta hablar de religión. Es un tema que sólo abordan cuando hay que hablar de extremismo, pero en general no hablan de la comunidad musulmana”, explica Simon Hix, responsable del departamento de políticas del London School Economics (LSE). “En esta campaña, el Partido Conservador había tenido un debate interno y decidió no sacar el tema a la luz. Si lo hacían, les podían acusar de racismo. No querían convertir esto en una guerra sucia, entre otras cosas, porque la gente podría empezar a hablar también de Goldsmith, que tiene orígenes judíos”, añade a El Confidencial.

En efecto, hasta la fecha, más que una dicotomía religiosa, los medios habían presentado las elecciones como una lucha de clases: el hijo del conductor de autobús (Khan) contra el heredero millonario (Goldsmith). Uno y otro habían guardado las formas centrándose en el “mensaje positivo”. Pero en la recta final, el tory ha dado un giro de 180 grados acusando a su rival de dar “plataforma, oxígeno y cobertura” a grupos extremistas.

La respuesta del aludido en twitter no se ha hecho esperar: “Hey @ZacGoldsmith. No hay necesidad se señalarme con el dedo y gritar que soy musulmán. Lo he puesto yo mismo en los panfletos”.

Londres se convertirá en la primera gran capital europea en tener alcalde musulmán, pero ¿significa eso que la religión de sus candidatos haya dejado de ser noticia?

El candidato laborista Sadiq Khan en una cumbre del partido en Londres (Reuters).El candidato laborista Sadiq Khan en una cumbre del partido en Londres (Reuters).

La polémica surge del pasado de Khan, quien, antes de convertirse en diputado en 2005, trabajó como abogado especializado en derechos humanos defendiendo, entre otros, a Azam Tamimi, quien con las publicaciones de la caricatura del profeta Mahoma dijo que “ardería el fugo en todo el mundo”, o Yusuf al-Qaradawi, quien apoyó los atentados suicidas de Hamás. Por otra parte, Goldsmith también acusa al laborista de haber compartido hasta nueve veces escenario con el extremista Suliman Gani, quien llama a las mujeres “subordinadas” de los hombres y condena la homosexualidad.

Khan reconoce que como letrado ha tenido que representar “individuos indeseables” y como político ha tenido que compartir eventos con todo tipo de gente. Sin embargo el tory afirma que su rival se “escuda en la islamofobia para evitar preguntas legítimas”.

Un trabajador del ayuntamiento que quiere hablar desde el anonimato asegura a este diario que las acusaciones son “ridículas”. “Es un movimiento desesperado. Este no es el estilo de Zac, pero está siendo presionado por su jefe de campaña, Lyton Crosby, conocido como “dirty fighter” (jugador sucio). Es el mismo que dirigió la última campaña de los tories para las generales del año pasado. En esta ocasión, la jugada carece de sentido porque no va atraer precisamente así a los votantes laboristas”, matiza.

El voto de las minorías es cada vez más importante. Y en Londres, donde se da derecho a votar a los extranjeros, más aún. ‘No hay que olvidar que el voto de los musulmanes en Londres es clave’, matiza el profesor HixEl voto de las minorías es cada vez más importante para los partidos británicos. Y en el caso de Londres, donde además se da derecho a votar a los extranjeros más aún. “No hay que olvidar que el voto de los musulmanes en Londres es clave”, matiza el profesor Hix. Según el último censo de 2011, el 12,4 por ciento de las personas que viven en la capital son seguidores del Islam. La población musulmana en la ciudad del Támesis ha aumentado en la última década un 67 por ciento, en comparación con el incremento del 15 por ciento registrado en la población londinense en su totalidad.

Khan es un musulmán moderado secular. Aunque se identifica así mismo como musulmán, no es el musulmán de mezquitas con túnica blanca. Otros países aún no tienen esta generación de musulmanes que tenemos en Reino Unido. Aquí ya hay un perfil muy diferente de las generaciones que han nacido aquí. Son cada vez más los musulmanes seculares con importantes cargos en la vida política”, matiza el experto.

“En definitiva, si Khan pierde -algo poco probable- no será porque es musulmán”, añade. “Su derrota se atribuirá más bien a la figura de Jeremy Corbyn (líder laborista)”, apunta. En efecto, las elecciones a la alcaldía de Londres tendrán gran repercusión a nivel nacional y también consecuencias en la campaña frente el referéndum de permanencia en la Unión Europea del próximo 23 de junio.

Los laboristas siempre han ganado en la capital británica. Boris Johnson fue una excepción. “Políticos tan carismáticos no se ven todos los días”, señala Hix. Por lo que los conservadores dan por hecho la derrota. Eso sí, una “gran derrota” pondría en aprietos al premier David Cameron, cuya popularidad ha caído ocho puntos tras su implicación indirecta en los Papeles de Panamá.

Por otra parte, en cuestión ante el Brexit, más que los resultados de los dos partidos mayoritarios se mirará con lupa la actuación del euroescéptico UKIP, a quien los sondeos sitúan ahora en cuarto lugar.

“La alcaldía de Londres no tiene competencias en inmigración por lo que los candidatos no están entrando en este debate, aunque sí han hecho públicas sus posturas. Mientras que Khan aboga por la permanencia, Goldsmith es euroescépico. Pero ¿puedes ser alcalde de una de las ciudades más pro europeas defendiendo la salida del Reino Unido del bloque? Londres no es Reino Unido, esto es una burbuja. Aquí todo el mundo es inmigrante”, matiza el experto.

Fuente: ElConfidencial.com