Lopetegui también enclaustra a la Selección, una moda impulsada por los grandes

04.09.2016 – 05:00 H. El entrenamiento es la clave del fútbol, lo más importante. Esa frase la puede decir cualquier persona relacionada mínimamente con el ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

04.09.201605:00 H.

El entrenamiento es la clave del fútbol, lo más importante. Esa frase la puede decir cualquier persona relacionada mínimamente con el fútbol, desde un teórico que ha escrito tesis sobre este deporte, hasta un vecino de un bar de Segovia. Se puede aplicar también a otro deporte, el que sea, pues todo lo que se hace en la competición se ha ensayado previamente una y mil veces. Lo es para los deportistas, los entrenadores, la prensa… Y cómo no, el aficionado, que tiene en la preparación una manera de acercarse a sus ídolos, sus referencias, de manera gratuita (o mucho más barata, en su defecto) a sus ídolos. O tenía, mejor dicho, porque ahora, lo que antes era una excepción se ha convertido en una norma y los clubes apenas permiten que alguien vea sus entrenamientos de ninguna manera.

Esta es una moda que se ha venido dando en nuestro país (fuera de España era algo más habitual) desde hace no demasiado. No son muchos los años que han pasado desde que cualquier miembro de los medios de comunicación tenía libertad para moverse en la ciudad deportiva del Real Madrid, o en los campos de La Masia, o en el Cerro del Espino. Se apreciaban detalles significativos sobre lo que tal o cual equipo iba a desarrollar en el siguiente partido, y se observaba a simple vista la evolución de una idea aplicada. Además, había contacto con los jugadores, con los entrenadores… Eran otros tiempos. Pero entonces, Guardiola decidió que sus ideas eran demasiado valiosas como para compartirlas con todo el mundo y empezó a oscurecer la preparación del Barça. Mourinho lo aplicó a su vez en el Real Madrid y los demás clubes se fueron uniendo al cierre. Las especulaciones y, para evitarlas, las filtraciones son creación de este nuevo método.

Jesús Garrido

El nuevo seleccionador se estrenó con un once con pocas novedades pero mucho mejor juego, y barrió del partido a un buen equipo como Bélgica, en la que Roberto Martínez tiene mucho por hacer

Esto, por tanto, viene pasando desde hace menos de diez años. Pero teníamos un pequeño reducto donde no era así. En la Selección no pasaba, o al menos no tanto. Al juntarse en tan reducidas ocasiones, poder ver a la Selección era un lujo accesible a mucha gente. Hasta ahora. Vicente del Bosque recogió el guante echado por los grandes clubes españoles y alejó a la Selección de la gente y de la prensa. Pero tardó en hacerlo. No fue hasta el final de su mandato como seleccionador cuando empezó a actuar como un club. 

Sólo hay 15 minutos para tomar fotos como esta (Juanjo Martín/EFE).Sólo hay 15 minutos para tomar fotos como esta (Juanjo Martín/EFE).

En la pasada Eurocopa, los comentarios entre los colegas de profesión eran constantes. Resultaba muy extraño que casi todos los entrenamientos de España estuvieran cerrados a la gente de Saint-Martin-de-Ré, localidad francesa donde tenía España su centro de entrenamiento durante la Eurocopa. Sólo en el estreno y en uno de los últimos, los aficionados pudieron acceder al recinto a ver de cerca a algunos de los mejores jugadores del mundo. El resto de los días, la tónica habitual era lo que es ya una constante en el mundo del fútbol español: quince minutos abierto a la prensa, el resto cerrado. 

Era una de las dudas que existía con el cambio de entrenador en España, si Lopetegui mantendría el estilo heredado de cerrar los entrenamientos. Y así ha sido. En su casi primera semana como seleccionador, un entrenamiento abierto (el lunes, el primero), otro completamente cerrado (viernes) y, el resto, quince minutos para la los medios de comunicación. Es sin duda cómodo para el equipo nacional que así sea. Los jugadores con más peso en la plantilla están encantados de no tener cerca a la afición ni a la prensa. Y Lopetegui puede probar sus ideas sin miradas indeseadas de potenciales rivales.

Kike Marín

La llegada de Julen Lopetegui al banquillo de España y su exhibición en Bruselas abre el debate de si Del Bosque se equivocó al no irse e hipotecar el Mundial 2014 y la Euro 2016

Una vez se ha conocido la miel de los entrenamientos cerrados, volver atrás se antoja un imposible. Ningún club lo ha hecho y nada les empuja a hacerlo. El aficionado no se ha quejado ni la prensa ha dejado de acudir a ese ratito en el que apenas se puede intuir algo, es decir, no tienen motivos reales para repensárselo.

Al menos, España ha mantenido la sana costumbre de que cada vez que juega en España, permite el acceso al entrenamiento del día anterior. Por tanto, esta tarde en el Reino de León, hasta 13.000 espectadores podrán ver por segunda vez a la nueva Selección de Lopetegui. Muchos de los que vayan, y muchos de los que se han quedado con las ganas de ir alguna vez pensarán en su interior lo que expresó con palabras el presidente de la Isla de Ré mientras daba cobijo a la Selección durante la Eurocopa: “Ojalá hagáis más entrenamientos abiertos al público”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes