Los clubes de Vizcaya se rebelan contra el ‘tráfico de niños’ en el fútbol base

09.08.2016 – 19:56 H. La pertinaz mala praxis en el fútbol base modesto a la hora de reclutar niños priorizando el aspecto competitivo sobre el formativo y ...

09.08.201619:56 H.

La pertinaz mala praxis en el fútbol base modesto a la hora de reclutar niños priorizando el aspecto competitivo sobre el formativo y educativo ha llevado a una cincuentena de clubes del País Vasco, más concretamente de la provincia de Vizcaya, a dar un sonoro golpe sobre la mesa cuyo fin último no es otro que tratar de acabar con los trasvases indiscriminados de chavales en edad escolar, por desgracia tan al orden del día en estos últimos años.

La Plataforma para la Protección de Escolares en el Fútbol Vizcaíno ha sido el resultante de una serie de conversaciones entre técnicos preocupados por el peligroso devenir de un modo de actuación que amenaza muy seriamente el tradicional proceso formativo apoyado en valores como el compañerismo, la solidaridad o el crecimiento aritmético, para fiarlo todo al resultado, tan al uso en el mundo profesional.  

Una primera reunión, llevada a cabo a fines del pasado mes de abril y a la que acudieron 22 clubes, sirvió de piedra fundacional a una iniciativa sin precedentes en todo el territorio patrio a la que se han ido sumando diferentes escuadras hasta alcanzar el medio centenar (Arratia, Amorebieta, Arteaga, Arrautzaldeon, Abaroa, Abanto, Ansio, Ander Deuna, Barrika, Balmaseda, Bakio, Basurto, Betolaza, Bermeo, Berriz, Deusto, Dinamo de San Juan, Erandio, Elorrio, Escolapios, Elorrieta, Etxebarri, Galdakao, Gallarta, Gazteak, Iturrigorri, Ibarreko, Iraultzaileak, Itugarpe, Karabigane, Malmasín, Montefuerte, Mungia, Padura, Portugalete, San Miguel, Santurtzi, Loyola Indautxu, Lumo Kirol, Orduña, Ortuella, Plentzia, Retuerto, San Pedro, Sopuerta, Urdaneta, Urduliz, Zuazo, Zamudio y Zaldua). 

Imagen de un partido entre Galdakao y ArratiaImagen de un partido entre Galdakao y Arratia

En cadena

Amparada en dos artículos de estricto cumplimiento por parte de los firmantes del convenio, la citada plataforma ha sido acogida con buenos ojos por parte de la Diputación Foral Vizcaína, el único ente con capacidad para dotar de una base legal a cualquier normativa relacionada con el balompié escolar en esa provincia. “Todo empezó con el WhatsApp que tenemos los coordinadores de los clubes para intercambiar información o acordar amistosos. Algunos mostraron su malestar con ese mercadeo de niños por parte de ciertos clubes y se lanzaron varias ideas. Se acordó hacer una primera reunión informal, que dio paso a otra en la que se sentaron las bases de la plataforma, y cuya acta se hizo llegar a la Diputación Foral”, relata a El Confidencial José Javier Barandalla, coordinador general del Club Deportivo Galdakao. 

“Básicamente se decidió que había que protegerse contra esta praxis habitual de muchos clubes, que consiste en quitarse jugadores casi en cadena con el pretexto de mejorar la competitividad de sus equipos sin tener en cuenta al niño, al joven deportista. Lamentablemente se ha llegado a una utilización indiscriminada de esos niños por parte de los propios padres y de los clubes con la única meta de ganar partidos, restando todo valor a la relación del chaval con su club de procedencia. En no pocos casos se le lleva de una entidad a otra poniendo como excusa que es lo mejor para él, sin ni siquiera tener en cuenta su opinión. Es por eso que el objetivo de la plataforma es el de acabar con ese modus operandi tan dañino para el fútbol como herramienta formativa y educativa”, explica el experimentado técnico bilbaíno.   

Imagen de un encuentro Galdakao-BetolazaImagen de un encuentro Galdakao-Betolaza

El empadronamiento

El acuerdo firmado por los cincuenta clubes vizcaínos les obliga a cumplir y respetar de manera estricta una normativa relativa a menores entre los 8 a 14 años (categorías benjamín, alevín e infantil), con independencia de la división en la que se encuentren inscritos. “El primer artículo de la plataforma prohíbe a cualquier representante de un club, ya sea coordinador, entrenador o directivo, ponerse en contacto con el representante legal de un jugador o con el mismo chaval, como a veces pasa, para que cambie de equipo. Sí se permite, en cambio, que el propio chaval o su representante legal se pongan en contacto directamente con otro club, pero siempre que ese equipo no les haya llamado previamente. Ahora bien, hasta que ambos clubes no se pongan de acuerdo, no se haría efectivo el cambio de equipo”.  

El segundo artículo hace referencia a la necesidad de hacer cumplir estrictamente las recomendaciones que la Diputación Foral hace con respecto a la proximidad en la práctica del deporte en edad escolar, algo que a la hora de la verdad muchos equipos se han saltado a la torera. “La normativa de Diputación dice que en un equipo pueden jugar niños pertenecientes a una comarca, pero hay diferentes clubes que para eludirla proponen a los padres del chico que les interesa cambiarle el empadronamiento y así poder ficharlo. Es un subterfugio legal que pretendemos erradicar”, apunta Barandalla, uno de los preparadores con más solera y prestigio en el ciclo formativo del balompié vasco en las dos últimas décadas.

Imagen de un partido entre el Legue y el ElorrietaImagen de un partido entre el Legue y el Elorrieta

Denuncia a los clubes transgresores

La plataforma de protección al fútbol escolar incluye también medidas coercitivas contra quienes vulneran su normativa, que van desde la ruptura inmediata de relaciones institucionales hasta las puramente deportivas. “Cuando un club denuncia a otro en la plataforma por llevarse o tratar de llevarse a alguno de sus jugadores, automáticamente todos los equipos que forman parte de la misma rompen relaciones a nivel institucional con ese club que ha transgredido la norma. A partir de ese instante, ningún equipo de la plataforma puede disputar partidos amistosos ni participar en torneos que ese club organice, algo muy común, por ejemplo, en Semana Santa, Navidades o verano”.

A fecha de hoy, son nueve los clubes de la provincia que han sido denunciados por mala praxis en los fichajes desde que arrancó esta singular y contundente iniciativa ‘anti-mercadeo’: Abadiño, Atxulaur, Arenas-Romo, Baskonia, Barakaldo, Danok Bat, Getxo, Lagun Artea y Santutxu. Llama la atención que en esa lista no figure el Athletic Club, pese a ser la entidad que más chavales procedentes del fútbol base modesto suele atraer hacia Lezama. Barandalla explica el porqué. “Para responder a esta cuestión, hay que comprender primero lo que significa el Athletic en Vizcaya. Para cualquier club de nuestra tierra es un orgullo que uno de sus chicos forme parte del Athletic. Por eso mismo, pensamos que a ningún niño vizcaíno se le puede privar de la experiencia de pertenecer en algún momento de su vida deportiva a nuestro equipo más representativo, más allá de que las condiciones de formación que puede ofrecerles una entidad de elite están fuera del alcance del resto de equipos de nuestra región”, concluye.

Fuente: ElConfidencial – Deportes