Los detalles que debe mejorar España si aún quiere ser candidata a ganar la Eurocopa

23.06.2016 – 05:00 H. España se la pegó. No quedó eliminada, pero ahora mismo tiene una sensación similar. No jugó un mal partido contra Croacia, no se ...

23.06.201605:00 H.

España se la pegó. No quedó eliminada, pero ahora mismo tiene una sensación similar. No jugó un mal partido contra Croacia, no se puede considerar tal si durante casi media hora se comió al contrario como si la plantilla de la Selección hubiera rejuvenecido ocho años y estuviera entrenada por Luis Aragonés. Pero ciertos detalles hicieron que los croatas se adueñaran del partido y, posteriormente, del resultado, y si la actual campeona de Europa quiere seguir defendiendo su trofeo, deberá pulirlos a conciencia o, de lo contrario, se irá a casa de vacío y antes de tiempo.

[Sigue aquí toda la información de la Eurocopa de Francia]

1. La moral de los suplentes

Muchos están de acuerdo en que el mensaje de Del Bosque a su plantilla con el once que preparó para enfrentarse a Croacia hacía ver que ese partido era muy importante, tanto o más como los dos anteriores y los que estuvieran por venir. Pero el resultado fue el opuesto al deseado y, por tanto, cambió el devenir del equipo, que se tornó mucho más oscuro. El otro mensaje que ha calado es que el seleccionador no confía en el resto de sus jugadores. De lo contrario, al menos habría variado un poco al equipo para aportar frescura y proteger a los más importantes. Que jugadores de la talla de Koke, Pedro o Lucas no hayan tenido prácticamente minutos es significativo en una plantilla que parecía muy equilibrada.

El banquillo español ha tenido muy poco protagonismo (Sergio Pérez/Reuters)El banquillo español ha tenido muy poco protagonismo (Sergio Pérez/Reuters)

2. El estado físico

Este punto está muy relacionado con el anterior, evidentemente. Quizá Del Bosque pensó que, al jugar con los que cree mejores, se clasificaría como primero y, en octavos, contra un rival más débil, tendría otra oportunidad para descansar a algunos de sus jugadores. Pero, y ahora, ¿qué? El primer partido es contra Italia, y si hay más, sería Alemania presumiblemente, y si hay más, quizá Francia o Inglaterra. Y si quedan fuerzas, la final. Es decir, habría que jugar contra los mejores con lo que quede de gasolina de los que han sido titulares hasta ahora, porque si Del Bosque ha confiado en ellos ahora, no tendría por qué cambiar cuando lleguen los partidos importantes. Lo que es evidente es que necesitan descanso. Iniesta y Busquets, los dos jugadores más importantes del equipo, acabaron visiblemente agotados contra Croacia, y eso es un síntoma terrible.

[Puede que fuera el único periodista español que dejó Burdeos con una sonrisa]

3. La posesión defensiva

No es un concepto equivocado. Quizá sí no muy ortodoxo, o al menos no muy extendido, pero si tienes el balón, el rival no puede hacer gol, como diría Cruyff. La Selección ha triunfado en los últimos años, sobre todo con Vicente del Bosque, a través de la posesión del esférico, y no siempre tuvo la intención de hacer gol con él, sino de evitar que se lo realizaran los adversarios. República Checa y Turquía apenas tuvieron opciones a la contra, pero las tuvieron. Croacia, con más calidad en su delantera, no desaprovechó dos de las que tuvo. Y lo más significativo es que los dos goles croatas llegaron al final de cada tiempo, en el momento en que más se debe cuidar la pelota y evitar regalarla. Ambas acciones vienen precedidas de dos posesiones de España que fueron finalizadas de manera errónea. Muchas veces decimos que España es aburrida, porque tiene el balón pero no hace nada con él. En estos casos, tiene sentido no regalar el dominio al contrario.

De Gea encajó sus dos primeros goles con España en partido oficial (Kai Försterling/EFE)De Gea encajó sus dos primeros goles con España en partido oficial (Kai Försterling/EFE)

4. La excesiva valentía de Ramos

No vamos ahora a descubrir que Sergio Ramos es un jugador muy ‘echado para adelante’. Se entrega como ninguno en el campo y no hay partido en los que pueda marcharse descontento con su esfuerzo. Ramos es buenísimo, uno de los mejores defensas del mundo, pero tiene un problema: quiere ser también el mejor en facetas que no le corresponden. Quiere tirar las faltas, los penaltis, quiere ser el que remate todos los balones por alto en jugadas de estrategia, el que más hable con los árbitros y el que más de todo. Es de elogiar que esté dispuesto a hacer tantas cosas, que se sienta el más valiente en muchas facetas, pero puede que no siempre sea lo que necesita el equipo, y eso alguien se lo tiene que hacer ver.

5. La autoconfianza de De Gea

La tensión por la que ha estado pasando David de Gea en estas dos semanas es difícil de comprobar. Él parece poco afectado exteriormente, pero lo que supuestamente hizo es demasiado grave como para que no le afecte de manera interna. Pese a ello, no había dado malas sensaciones en ningún momento. Hasta que jugó contra Croacia. Fue su primer mal día con la Selección. Ninguno de los dos goles es una cantada vergonzante, pero sí acciones que un portero de su calibre en teoría debía evitar. Más allá de los goles, a De Gea se le vio inseguro con el balón en los pies, y eso es novedad. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes