Los escolares de Filipinas hacen los deberes a la luz de letreros de McDonald's

No tienen luz en sus hogares y, antes de ir al colegio sin las tareas hechas, salen a la calle en busca de cualquier elemento que les permita ver lo que ...

No tienen luz en sus hogares y, antes de ir al colegio sin las tareas hechas, salen a la calle en busca de cualquier elemento que les permita ver lo que escriben en sus cuadernos. Son menores de edad cuya determinación para seguir adelante con su educación es mucho más fuerte que los problemas económicos que viven sus familias. Víctimas de la pobreza que asola las calles de Filipinas, conmueven a todos aquellos que han visto las imágenes que retratan su situación.

La última de ellas se ha hecho pública gracias al portal de periodismo ciudadano filipino ‘Bayan Mo Ipatrol Mo’, que en su página de Facebook ha colgado una foto de una niña haciendo sus deberes bajo la luz de las farolas de una estación. La menor, descalza y con los pies sucios, se afana en la realización de sus tareas escolares. La instantánea también recoge parte del entorno de la chica, donde otra menor duerme en la calle acompañada de una mujer adulta.

El caso recuerda al que se conoció el pasado mes de junio gracias a Joyce Torrefranca, una estudiante de Medicina filipina que inmortalizó a un niño haciendo sus deberes bajo la luz de un letrero de McDonald’s. Según publicó el portal de noticias Rappler, el menor se llama Daniel Cabrera y a sus 9 años tiene claro que quiere convertirse en doctor o policía cuando sea mayor. Con un lápiz como única pertenencia, Daniel se esfuerza en alcanzar su meta profesional.

“Nunca pensé que una simple foto pudiera marcar la diferencia. Gracias, chicos, por compartirla”, escribió Torrefranca en su Facebook, donde continuó: “Con ello, vamos a ser capaces de ayudar a Daniel a cumplir su sueño. Espero que la historia de Daniel continúe llegándonos al corazón y que siempre nos sintamos inspirados y motivados en cada situación que nos traiga la vida”. 

Giomen Probert Ladra Alayon también fue testigo de cómo el niño hacía sus deberes con la poca luz que le llegaba del citado restaurante y enseguida se acercó a hablar con él. Después de hacerlo, escribió en sus redes sociales: “Su ejemplo nos anima a preguntarnos: ‘si este niño puede hacerlo, ¿por qué nosotros no? ¿Por qué necesitamos ir a cafeterías, lugares de estudio, etc. para pagar mucho más si para estudiar solo se necesitan materiales y tu propia fuerza de voluntad?”. Toda una invitación a la reflexión. 

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: