Los 'herederos' de Putin toman posiciones ante las elecciones

30.06.2016 – 05:00 H. Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, llegó al poder en el año 2000, los periodistas le pidieron que dijese los nombres de sus ...

30.06.201605:00 H.

Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, llegó al poder en el año 2000, los periodistas le pidieron que dijese los nombres de sus hombres de confianza. Mencionó a Nikolai Patrushev (que sería director de los servicios secretos durante casi una década), Sergei Ivanov (que sigue siendo su jefe gabinete), Dimitri Medvedev (su primer ministro), Alexei Kudrin (ahora exministro y el hombre que susurra al oído del presidente las reformas económicas que hay que hacer) y a Igor Sechin (zar energético al frente de la empresa petrolera Rosneft). 

Rusia afronta en septiembre elecciones parlamentarias y el partido del presidente ruso ya ha tocado la corneta para que los elegidos vayan a las ‘trincheras’ electorales con el objetivo de obtener un resultado mejor y más limpio que el de 2011. Entre las novedades en las listas destaca un nombre que Putin no mencionó aquel día. Un hombre discreto que ha escalado poco a poco hasta sentarse cerca del líder: la eminencia gris del Kremlin, Vichislav Volodin. Es el subjefe de gabinete del presidente ruso, el hombre que maneja en la sombra la poderosa maquinaria estatal: leyes, nombramientos, tribunales, medios, empresas… Es respetado por los gobernadores de las regiones y le respetan en el Parlamento y en el partido oficialista, Rusia Unida. ¿Puede este gestor discreto, alérgico a los periodistas, convertirse algún día en el sucesor de Vladimir Putin?  

Hace tiempo que Medvedev está fuera del ramillete de posibles sucesores de PutinDimitri Medvedev hace tiempo que está fuera del ramillete de posibles elegidos. Mientras el primer ministro lidia con la crisis, Volodin es el hombre encargado de que nada cambie: “Ha acuñado el concepto ‘competición sin rotación en el poder’, que es básicamente la misma idea que la ‘democracia soberana’ que ideó su antecesor en el cargo, Vladislav Surkov”, explica el analista Peter Pomerantsev. 

Las elecciones parlamentarias marcan un paso del ecuador rumbo a la batalla final: las presidenciales de 2018. Aunque su popularidad goza de buena salud, algunos se preguntan ya si el presidente ruso seguirá en el poder otro periodo más. Incluso entre los que no tienen dudas de que volverá a concurrir hay inquietud sobre quiénes están en cabeza en la carrera para sustituirle en el Kremlin algún día. 

Igor Sechin, presidente de Rosneft, durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, en junio de 2016. (Reuters)Igor Sechin, presidente de Rosneft, durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, en junio de 2016. (Reuters)

La presencia en las listas de este ‘fontanero en jefe’ del Kremlin significa una apuesta de la vertical de poder de Putin, aunque es habitual que concurran a este tipo de elecciones nombres conocidos y después renuncien al escaño. Desde la Administración presidencial, una fuente a dicho a la agencia rusa TASS que Volodin -que encabezará el distrito que incluye Volgogrado, Saratov, y la región de Tambov- no dejará su despacho a la sombra de Putin. Pero su nombre podría ser de momento un recambio oficial para Medvedev. 

¿Un sustituto para Rusia Unida?

Pero esta ‘eminencia gris’ no estaba en el grupo de leales que nombró Putin al llegar al Kremlin en 2000: llegó a la primera línea en 2011. Es el arquitecto del Frente Popular de Rusia, creado ese mismo año, una amalgama de entidades unidas por su apoyo total a Vladimir Putin. “Si estás con Putin, estás con el Frente Popular”, dice uno de los carteles más conocidos. Esta marca nació para llegar más lejos que Rusia Unida, que provoca rechazo en algunos sectores, especialmente tras los notables casos de corrupción destapados estos años. Se calcula que uno de cada 10 votantes de Putin rechaza votar a Rusia Unida. Pero los manejos de la política rusa son tan artificiales que, según una encuesta del Centro Levada de 2013, un 42% de los rusos asegura no haber oído jamas hablar del Frente Popular.  

A pesar de todo, un cuarto de los diputados electos en las últimas elecciones forman parte de esta formación, que formalmente no concurre a las elecciones y se limita a “estar muy presente” en la vida política. En varias ocasiones se ha planteado la posibilidad de que el Frente Popular sustituya a Rusia Unida como partido gubernamental. Pero el politólogo Stanislav Belkovski ve complicado que la creación de Volodin vaya a fagocitar a la vieja Rusia Unida: “Putin no destruirá algo que ha funcionado más o menos bien para sustituirlo por algo que nadie sabe si responderá electoralmente”.

La popular fiscal jefa de Crimea, Natalia Poklonskaya. (Reuters)La popular fiscal jefa de Crimea, Natalia Poklonskaya. (Reuters)

El combate de septiembre será fácil: la oposición extraparlamentaria que agitó las calles en diciembre de 2011 está demasiado ocupada con sus rencillas y sus problemas personales. Volodin ya fue diputado entre 1999 y 2010: cuando creció el descontento en la sociedad, él pasó del Parlamento a la sala de máquinas del poder para contener las revueltas. Y funcionó.

Medvedev quiere también en las listas al líder de Chechenia, el controvertido Ramzan Kadirov, en las listas. Y también a los leales a Moscú  en la nueva era que se ha abierto en Crimea tras la anexión de 2014: el jefe del gobierno local Serguei Axionov y la popular fiscal jefe Natalia Poklonskaya, que saltó a la fama hace dos años tras convertirse por su belleza en fetiche de los aficionados al manga en Japón. Estará también el cineasta Stanislav Govorukhin, el explorador del Ártico Artur Chilingarov y el comandante de la Fuerza Aérea, Vladimir Shamanov.

Un 42% de los rusos asegura no haber oído hablar jamás del Frente Popular de RusiaLos actuales diputados accedieron a la Duma por listas de partido, pero los miembros de la próxima legislatura serán elegidos según un sistema mixto (225 por lista de partido y 225 en circunscripciones mayoritarias). “Cuento con que den todos ejemplo de limpieza y honestidad”, dijo Putin al intervenir en el congreso de Rusia Unida, la formación que él mismo fundó hace quince años al desembarcar en el Kremlin.

“Volodin es el nombre ahora mismo en alza dentro de la Administración presidencial”, explica una persona ligada a los servicios de seguridad en Rusia. Hasta hace poco había una alternativa: el ministro de Defensa Serguéi Shoigu, que logró en ese cargo la gran popularidad entre los ciudadanos gracias a su imagen de hombre de acción. Pero hace meses que se ha descartado. Sólo queda para hacerle sombra Serguei Ivanov, actual número dos del Kremlin. Su nombre ya se barajó entre los posibles sucesores en vísperas de las elecciones del 2008. Ahora las quinielas, más abiertas que nunca, vuelven a estar en marcha. 

Fuente: ElConfidencial.com