Los herederos del 'Chapo' Guzmán

09.05.2016 – 05:00 H. Joaquín Guzmán Loera, más conocido como ‘El Chapo’ Guzmán, siempre fue consciente de que su país necesita buenas historias, de que ...

09.05.201605:00 H.

Joaquín Guzmán Loera, más conocido como ‘El Chapo’ Guzmán, siempre fue consciente de que su país necesita buenas historias, de que México suele llevar hasta el extremo a una sociedad que se ha dejado corromper con una red de asesinatos, dinero y drogas. Su captura, recaptura y posible extradición a Estados Unidos son solo capítulos de un relato que ha conseguido hastiar y fascinar a todos los mexicanos.

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) asegura que el cártel de Sinaloa, tierra natal del ‘Chapo’, opera en 54 países de América, Europa y Asia. Ni la detención de su principal jefe ha conseguido detener las actividades de la red. Ahora, la organización y las autoridades mexicanas esperan al siguiente capítulo de una historia -previsto para el próximo 11 de junio en el norte de California, en la prisión de Atwater- cuyos orígenes se remontan a finales de los ochenta del siglo pasado.

La justicia de EEUU falló a principios de año que la condena del fundador del cártel de Sinaloa debían reducirse por buena conducta. Salazar podría entrar en México sin ser acusado de ningún delitoPor aquel entonces, el cártel de Guadalajara estaba imitando por su grandeza a la organización colombiana de Pablo Escobar, el cártel de Medellín. Las luchas internas por controlar la frontera entre Estados Unidos y México, especialmente en la zona de California, desembocaron en una guerra entre clanes y el surgimiento de la organización de Sinaloa, junto a los de Juárez y Tijuana. Héctor ‘El Güero Palma’ Salazar se erigió, junto a ‘El Chapo’ como el jefe de los sinaloenses.

Entre asesinatos de familias y venganzas, el cártel comenzó a tejer una red que hoy sigue viva. Pero en 1995, en un momento en el que los grandes narcotraficantes mexicanos comenzaron a sentirse intocables, ‘El Güero Palma’ cometió un error que marcaría su futuro. De camino a una boda en su avioneta privada, el aparato sufrió un accidente en el que murieron los dos pilotos. Él resultó herido, pero en el hospital fue detenido cuando descubrieron que aquel paciente tenía una pistola con piedras preciosas incrustadas, la famosa arma de Palma. La Policía entendió entonces que había arrestado a uno de los peces gordos del narcotráfico mexicano.

Desde aquel accidente fortuito, ‘El Güero Palma’ ha cumplido pena entre diferentes presidios mexicanos hasta que en 2007 fue extraditado en Estados Unidos, donde se le sentenció a 16 años de cárcel por tráfico de drogas. Sin embargo, no se ha conseguido probar en ningún momento su participación en las luchas contra los Arellano Félix, la familia que controló el cártel de Tijuana, ni su participación en el asesinato del cardenal Juan Jesús Posada Ocampo en un tiroteo que tuvo lugar en el aeropuerto de Guadalajara en 1993. Mientras ‘El Chapo’ ha ido entrando y saliendo de la cárcel, manteniendo el control del negocio.

Protesta a favor de la liberación del Chapo Guzmán durante una marcha en Culiacán (Reuters).Protesta a favor de la liberación del Chapo Guzmán durante una marcha en Culiacán (Reuters).

La buena conducta de ‘El Güero Palma’

La vergüenza de la fuga de ‘El Chapo’ y la telenovela generada por las entrevistas que mantuvo con Sean Penn y Kate del Castillo tuvieron como resultado su recaptura el pasado mes de enero. Ahora Estados Unidos reclama la extradición por sus crímenes, pero las autoridades mexicanas se encuentran inmersas en un debate a cuenta de ‘El Güero’ y de la corrupción en su propio sistema.

Zambada. Nunca ha sido capturado, apenas se tienen noticias de él. Se ha mantenido como uno de los lugartenientes de ‘El Chapo’ y ‘El Güero’, un eterno actor secundario mientras sus jefes cumplían condenaLa humillación que supuso la fuga de ‘El Chapo’, quien según expertos en seguridad mantuvo su poder en la organización durante sus estancias en la cárcel, se entremezcla con la incertidumbre en torno a la fecha del 11 de junio. Ese día está prevista la salida de la cárcel de Atwater de ‘El Güero Palma’. La justicia estadounidense falló a principios de año que la condena del fundador del cártel de Sinaloa debían reducirse por buena conducta. Desde entonces, la Procuradoría mexicana busca pruebas para acusar al dirigente por los crímenes de la guerra del narco de principios de los noventa. Actualmente, Palma Salazar podría entrar en México libremente sin ser acusado de ningún delito.

Los sinaloenses se encuentran a la espera. Las autoridades mexicanas sostienen que ‘El Chapo’ saben que su captura no ha provocado una lucha en el poder por el control del cártel, tan común durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012). El descabezamiento de muchas organizaciones durante dicho sexenio llevó al surgimiento de más grupos criminales y obligó a desplegar al ejército en las calles de muchas regiones del país.

Zambada, el eterno actor secundario

El cártel que se convirtió en una multinacional ha sabido actuar durante un tiempo sin líder aparente: el dinero generado por el tráfico de drogas, armas y personas ha seguido fluyendo. Y el viaje que previsiblemente realizará ‘El Güero Palma’ a México el próximo verano devolverá a Sinaloa a sus inicios.

Aquí le estará esperando Ismael ‘El Mayo’ Zambada. Nunca ha sido capturado, apenas se tienen noticias de él. Se ha mantenido como uno de los lugartenientes de ‘El Chapo’ y ‘El Güero’, un eterno actor secundario mientras sus jefes cumplían condena en diferentes presidios y la organización crecía a nivel mundial. La justicia y el Gobierno mexicano se preparan para un nuevo episodio de la guerra de cárteles con la vuelta a escena de Palma.

La sombra de ‘El Chapo’, incluso desde la cárcel, es alargada y el cártel de Sinaloa ha quedado para siempre asociado a su nombre. Pero veinte años, al fin y al cabo, no son nada. ‘El Güero Palma’ promete ser el siguiente ingrediente de una historia que los mexicanos parecen capaces de aguantar hasta la eternidad.  

Fuente: ElConfidencial.com