Los interrogantes abiertos de Turquía: ¿ha sido un golpe de Estado o una chapuza?

17.07.2016 – 05:00 H. El golpe de Estado fallido de la noche del viernes ha dejado muchos interrogantes abiertos dentro y fuera de Turquía. La versión ...

17.07.201605:00 H.

El golpe de Estado fallido de la noche del viernes ha dejado muchos interrogantes abiertos dentro y fuera de Turquía. La versión oficial es tan poco creíble como los constantes rumores y las versiones de los diferentes grupos opositores. Tres preguntas destacan sobre el resto.

¿Ha sido un golpe de Estado o una chapuza?

Las calles cercanas a la plaza Taksim en el centro de Estambul reflejaban anoche un ambiente exultante: miles de turcos se regocijaban con banderas turcas y los gritos de “Allahu akbar”  -Alá es el más grande-.

No era difícil ver hombres vestidos de la manera tradicional islamista sumándose a la fiesta. Porque el intento del golpe de Estado llevado a cabo por una junta dentro del Ejército turco el pasado viernes- y que convirtió el mismo lugar que era una fiesta en un escenario de tiroteos y vuelos al raso de cazas turcos- ha resultado un disparo por la culata y ha afianzado todavía más a quien se trataba de derrocar: al presidente Recep T. Erdogan.

El Confidencial

El gobierno ha pedido que la población tome las calles, “salte sobre los tanques y dé una lección a los traidores”. Miles de turcos han respondido a la llamada y protestan en zonas céntricas y aeropuertos

Pero hay un dato que olvidan los teóricos de la chapuza: el hecho de que los planes de la asonada se hayan mantenido en secreto durante tanto tiempo –con varios generales de peso involucrados- no es fácil en Turquía puesto que, como otros planes golpistas -ciertos o fabricados- muestran, sí fueron desarticulados al caer en el radar de fuerzas de seguridad e inteligencia de Ankara.

Queda la duda de si los organizadores reales de la operación partían de antemano de que iba a fallar pero no les importó el precio en vidas humanas sino conseguir como objetivo prioritario una mayor desestabilización del país.

Seguidores de Erdogan sobre un carro blindado abandonado por su tripulación. (Reuters)Seguidores de Erdogan sobre un carro blindado abandonado por su tripulación. (Reuters)

Si se analizan los golpes de estado militares previos (1960, 1971, 1980) queda claro que la sala de máquinas detrás -el “Özel Harp Dairesi” o Departamento Especial de Guerra- primero diseñó una desestabilización del país para luego hacer casi inminente y -a los ojos de la mayoría de los turcos- tan necesaria como inevitable la asonada.

Aquí no es el caso: no te eriges en defensor de las libertades haciendo público un documento que dice que asumes el poder puesto que tu misión es “reinstaurar el orden constitucional, la democracia, los derechos humanos y las libertades” para a continuación bombardear repetidas veces un parlamento, como el turco, que representa tanto a kemalistas como a liberales, conservadores, socialdemócratas, islamistas, socialistas o prokurdos.

¿Y si fuera una operación de bandera falsa?

Fettulah Gülen, el clérigo musulmán que lidera el movimiento con su nombre y que ha sido acusado por Erdogan de ser la mente detrás de la fallada asonada, ha dicho que existe una posibilidad de que fuera un golpe escenificado, no uno real. Quiere decir que todo ha podido ser una obra de teatro para que Erdogan alcance más poder.

Deniz Baykal, el veterano político del laico partido Republicano del popular (CHP), en la oposición desde hace decenios, ha expresado después del intento de asonada lo que muchos piensan aquí: “Durante los 40 años de mi vida política (…) no he visto nunca un “escenario de golpe de Estado tan tragicómico”.

La hipótesis de la operación de falsa bandera cobra fuerza porque permite a Erdogan llevar a cabo el último asalto al bastión laicista del Ejército

Ambos parten -curiosamente, puesto que están en las antípodas ideológicas- de que de un golpe fallido como el que nos ocupa lo primero que resultaría es una purga mayor contra el movimiento Gülen. Y creo que Gülen también estaría de acuerdo con otros dos presuntos objetivos que cita Baykal: diseñar el Ejército a su antojo y transformar a Turquía en un sistema presidencialista.

Esto implicaría -la posibilidad de una puesta en escena- que a Ankara no se le hubieran escapado los planes golpistas del 15 de julio—o incluso que ella mismo los hubiera inducido. De ser así, no se entiende, empero, que el golpe le hubiera encontrado al presidente Erdogan en pleno vuelo sin posibilidad durante horas de aterrizar en su país con los riesgos que ello supone.

¿En qué se basa Erdogan para calificar a la junta golpista como “paralela” o perteneciente al movimiento Gülen?

En bien poco, como muestran las actas de acusación de previos casos de supuesto golpismo llevados a juicio por el Gobierno de Erdogan. Es cierto que miembros del movimiento Gülen se han infiltrado hasta cierto punto en el Ejército porque para ello hay de sobra indicios. 

La Hizmet o el Servicio -como se le conoce también en Turquía- ha tenido ciertamente como estrategia acceder de forma escalonada a los centros de poder de los diferentes tentáculos que forman el Estado turco. Pero su nivel de infiltración en el ejército no ha sido demasiado exitoso puesto que el movimiento religioso se ha encontrado con la laicidad como el ADN inscrito a sangre y fuego en la mentalidad de la mayoría de los soldados turcos.

De ahí que pensar que un movimiento liderado por un clérigo de 75 años -y que vive en el exilio desde hace 17- sea capaz de lograr montar y dirigir un intento de asonada que movilice a unos 3.000 soldados (y todo ello en el más profundo secreto) es algo más que un atrevimiento.

Fuente: ElConfidencial.com