Los 'lobos solitarios' se convierten en la mayor amenaza terrorista para EEUU

El autor del tiroteo más mortífero de la historia de EEUU pudo actuar en solitario, según la Casa Blanca. El presidente del país, Barack Obama, declaró que “todavía no se han encontrado pruebas de que actuara dirigido por un grupo terrorista” y añadió que el ataque “es un claro ejemplo del extremismo autóctono que nos tiene preocupados desde hace tiempo”. Las autoridades revisan qué pudo fallar en la detección del presunto asesino, Omar Mateen, y cómo evitar el creciente peligro de atacantes que actúan de forma completamente independiente.

El profesor Victor Asal, experto en terrorismo y seguridad nacional de la Universidad de Albany, señala a El Confidencial que la mayor urgencia es detectar a estos ‘lobos solitarios’. “El verdadero desafío son los ataques de ‘lobos solitarios’ o de afiliados. Es probable que esta persona [Omar Mateen] no estuviese en contacto con Daesh, sino que fue inspirado por ellos y proclamó su afiliación. Intentar averiguar si estos individuos eran parte de una red puede ser muy complicado. El desafío es cómo identificarlos y conseguir información para arrestarlos”.

Los ‘lobos solitarios’ se convierten en la mayor amenaza terrorista para EEUU

El FBI investigó a Mateen en 2013 y en 2014: primero por comentarios incendiarios a sus compañeros de trabajo y luego por su posible relación con Mohammad Abusalha, otro natural de Florida y el primer estadounidense que se inmoló en Siria al servicio de un grupo radical. El agente federal Ronald Hopper declaró a los medios que Mateen quedó libre porque su contacto con Abusalha fue “mínimo” y “no constituía una amenaza sustancial en ese momento”. El FBI ha reconocido después que los dos individuos acudían a rezar a la misma mezquita.

“Las fuerzas de seguridad están siguiendo a centenares de personas y hay miles de personas que están en su radar”, declaró a los medios Shawn Henry, antiguo director asistente del FBI. “La complejidad de intentar navegar nuestras leyes y Constitución mientras intentamos mantener una seguridad óptima es realmente un desafío difícil. Simplemente, no te puedes proteger contra todo”.

Un investigador del FBI trabaja en la escena del crimen, en el club Pulse de Orlando, Florida. (Reuters)Un investigador del FBI trabaja en la escena del crimen, en el club Pulse de Orlando, Florida. (Reuters)

900 casos abiertos en todo EEUU

El trabajo se acumula sobre la mesa de los servicios de seguridad. Ahora mismo hay en torno a 900 casos abiertos contra personas que podrían estar relacionadas con grupos terroristas, la mayoría de ellas, presuntamente, con el ISIS, en los 50 estados del país. El año pasado, 60 individuos fueron condenados en relación con grupos radicales, un récord histórico.

Además de los cómplices del ataque en San Bernardino (California), el pasado diciembre, las autoridades detuvieron a un hombre que recibió 8.700 dólares del ISIS para efectuar un atentado en suelo americano. Un amigo suyo le había puesto en contacto con los terroristas a través de internet. Más de la mitad de los 60 arrestados por casos parecidos tenían menos de 25 años.

Parte de la eficacia del ISIS reside en el uso activo de las redes sociales y en la factura profesional de su propaganda, vertebrada con vídeos bien editados en varios idiomas y destinados al público jovenA diferencia de la mayoría de los terroristas que perpetraron los atentados en Francia y Bélgica el pasado otoño, Mateen no fue reclutado, entrenado en Siria ni devuelto a su país de origen como una célula durmiente. De momento, no hay nada que pruebe algún contacto suyo con el grupo terrorista, pese a declarar su lealtad en una llamada al 911 antes del atentado de Orlando.

Según el ‘think tank’ Brookings Institution, parte de la eficacia del ISIS reside en el uso activo de las redes sociales y en la factura profesional de su propaganda, vertebrada con vídeos bien editados en varios idiomas y destinados al público joven. El 15% de las 845 campañas analizadas se basa en videojuegos, películas y videoclips muy conocidos. “El grupo terrorista usa imágenes culturales de modernidad para promover un proyecto político basado en valores antimodernos”, dice el estudio. Los adeptos del grupo controlan unas 46.000 cuentas de Twitter.

The Soufan Group asegura que la mayoría de los 250 norteamericanos que se han sumado a la yihad en Oriente Medio fueron reclutados a través de las redes sociales. El grupo terrorista publicó a principios de 2015 un manual para actuar de ‘agente secreto’ en un país de mayoría no musulmana.

El Gobierno también ha desarrollado una estrategia cultural para contrarrestar la influencia radical. Paralelamente a los bombardeos contra el ISIS en Irak y Siria, la Casa Blanca ha filmado más de 300 vídeos en árabe, algunos de ellos al estilo de la película ‘Zero Dark Thirty’, que cuenta la caza y muerte de Osama Bin Laden a manos de los Navy Seal. El más exitoso, hecho con metraje real, cuenta el rescate de 70 milicianos kurdos. Tiene casi 700.000 visitas en YouTube.

Fuente: ElConfidencial.com