Los otros 'Cokes' de la Liga: los jugadores que son el corazón de su equipo

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

“Se marcha el corazón del equipo”, dijo Monchi durante la rueda de prensa de despedida de Coke Andújar, que pone rumbo a Alemania para jugar en el Schalke 04. Un jugador que nunca fue el mejor de la plantilla, pero que ha sabido transmitir y manifestar los valores más admirados en el mundo del fútbol: esfuerzo, corazón y ganas. Un auténtico ídolo para la grada, capaz de perdonar cualquiera de sus errores.

El héroe de St. Jakob Park abandona la Liga, pero no la deja huérfana, ya que hay otros jugadores que tienen ese ‘feeling’ con su grada. Futbolistas que convierten en falso el cántico de “pasan los años, pasan los jugadores”. Porque hay nombres que sí se quedan para siempre en la memoria de sus aficionados, que son, en definitiva, los que jamás abandonan al equipo.

Piqué y Torres disputando un balón dividido. EFEPiqué y Torres disputando un balón dividido. EFE

Fernando Torres es un gran ejemplo de ello. ‘El niño’, después de una malísima etapa en Italia e Inglaterra, volvió a su casa y fue recibido por un Vicente Calderón hasta la bandera. Un delantero que, pese a no ser el mejor disponible en el mercado, siempre fue uno de los deseados para volver. Eso es gracias al amor por los colores que nunca dejó de manifestar incluso cuando estaba lejos de casa y al liderazgo que mostró en su primera etapa como colchonero.

El caso de Torres es muy similar al de Joaquín, considerado el alma de los béticos. Se marchó del equipo buscando crecer como futbolista, pero con la mente siempre puesta en el Villamarín. Su regreso, sin duda, fue uno de los más esperados por la parroquia verdiblanca. El extremo ya no tiene la velocidad y la magia de hace unos años, pero sigue siendo ese jugador especial gracias a su pasado bético y a su particular y divertida personalidad.

EC

“Hoy empieza una nueva etapa, lejos, pero con mi camiseta rojiblanca siempre debajo. Quiero que se me recuerde como alguien que lo ha dado todo por este equipo”, dijo el lateral

Otro claro ejemplo es Gerard Piqué. El que probablemente sea el jugador más querido en su equipo y el más odiado por sus rivales. Aunque a veces saque los pies del tiesto en algunas declaraciones, sin duda consigue sacar la sonrisa de muchos aficionados culés incendiando la casa de su eterno enemigo, del que se acuerda cada vez que puede.

Que Bruno Soriano sea el corazón del Villarreal se corresponde con una palabra: fidelidad. Nació en Castellón y lleva más de una década vestido de amarillo, sin plantearse abandonar el club en los peores momentos, algo que las aficiones valoran mucho. Vivió el subcampeonato en Liga en 2008 o la semifinal de Champions en 2004, pero también el descenso a Segunda División en 2012 sin dejar de vestir los colores del Villarreal. 

Aritz Aduriz está viviendo una segunda juventud como rojiblanco (EFE)Aritz Aduriz está viviendo una segunda juventud como rojiblanco (EFE)

En el Real Madrid, hay más dudas: desde la marcha de Raúl, ningún jugador ha sido, de forma tan unánime, el corazón del equipo. Sergio Ramos, con el gol de la décima Champions, su amplia trayectoria en el Madrid y su costante defensa del club y compañeros, es posible que sea uno de esos jugadores al que la afición le perdona más errores. Pero el proceso de su última renovación no contentó demasiado a la grada blanca.

En la Real Sociedad, el más admirado es, sin duda, Xabi Prieto. El veterano futbolista lleva toda su vida ligado a la Real Sociedad y parece que así será hasta su retirada. Es el capitán del equipo y el jugador que más años lleva en la plantilla. Después de descender a Segunda División, no abandonó el barco y colaboró de manera generosa a devolverlo a Primera División con actuaciones espectaculares.

Mario Cortijo

El Barça es el club que por ahora más dinero ha gastado en fichajes. En el lado contrario, está el Athletic, que no ha desembolsado nada. El que más ha vendido, el Villarreal

Sus vecinos de Bilbao tienen a Aritz Aduriz como el gran símbolo del equipo. Aunque se marchó al Mallorca y luego estuvo en el Valencia, volvió a vestirse de rojiblanco cuando el Athletic se interesó por él. La actual es su tercera etapa con los leones y quizá la más exitosa, con un bagaje goleador que hace pensar que jamás se retirará. Es el ídolo de la grada, el último gran goleador rojiblanco después de clásicos como Urzaiz, Llorente o Etxeberria.

Miguel Flaño en Osasuna, Hugo Mallo en el Celta o Alex Bergantiños en el Deportivo también pueden ser considerados como las almas de sus equipos, ya que su larga trayectoria en ellos hace que sean el hilo conductor entre los muchos futbolistas que hay en cada proyecto.

Estos deportistas recuerdan, en cierto modo, a figuras del pasado como los Raúl, Puyol,… Jugadores que tenían una unión con la grada más allá de los goles y los pases: un sentimiento y un cariño por el mismo escudo, que les convertían en algo más allá que un simple jugador más: pasaban a ser emblemas, leyendas de sus clubes.

Fuente: ElConfidencial – Deportes