Los reencuentros de la Champions: el morbo llega desde la fase de grupos

26.08.2016 – 05:00 H. En el fútbol europeo se hacen mudanzas todos los años, así que no es extraño que el sorteo de la Champions League sea una suerte de ...

26.08.201605:00 H.

En el fútbol europeo se hacen mudanzas todos los años, así que no es extraño que el sorteo de la Champions League sea una suerte de reencuentro a gran escala, como la cena de Navidad a la que llegan a la mesa los hijos expatriados. Raro es el partido en el que no hay historias del pasado, viejas rencillas, disputas y reencuentros. Estas son las que deparó el bombo de la fase de grupos a los equipos españoles.

Barcelona-City

No hay reencuentro más perfecto. Vuelve Guardiola, el favorito, una figura rotunda -aunque en alguna ocasión también divisora- del barcelonismo. Lo hace en su nuevo equipo, el Manchester City, cuajado por los mismos nombres que hizo del Barcelona un equipo de leyenda. En la banda estará Pep, en el palco Txiki Begiristain y Ferrán Soriano. Hay kilos de barcelonismo en esa estructura, en lo visible y en lo no visible. También algún viejo conocido habrá en el campo, pues por ahí andará Claudio Bravo, último fichaje citizen que hasta el principio de esta semana se ajustaba en sus manos los guantes blaugranas. O Nolito, canterano azulgrana por quien, en invierno, el Barcelona estuvo muy interesado. No satisfizo su oferta al Celta y el delantero terminó en la capital del norte de Inglaterra. 

Darío Ojeda

Será la segunda vez que Guardiola visite el Camp Nou como entrenador visitante. Atlético, Real Madrid y Sevilla también tienen rivales duros, pero no grupos demasiado complicados

La clave está en que el City quiere ser como el Barça, lo que implica cierta mimetización de conceptos que hace del duelo el morbo con pantalones cortos. El jeque del equipo mancuniano, muy dispuesto a adueñarse de Europa, decidió que el modelo era el Barcelona y que el dinero compraría el camino. Así que primero contrató a Ferrán Soriano y después llenó las oficinas de gente con cultura azulgrana. En el plan siempre estuvo que Guardiola se hiciese con el banquillo y moldease un equipo a su antojo. Ese momento ya ha llegado. 

Bayern-Atlético

En Múnich hoy se acuerdan, perfectamente, del golazo de Saúl en las semifinales de la Liga de Campeones del pasado año. Solo han pasado unos meses y dos de los mejores equipos del pasado año se vuelven a enfrentar. Sirvió de revancha, aunque fuese relativa, para el Atlético, al que aún duele aquel gol de Schwarzenberg en la final de 1974, el que rompió, con agonía -siempre es así- la que iba camino de ser primera Copa de Europa rojiblanca. Es una herida presente, aunque vaya en proceso de cicatrización. Y un rival temible en todo caso, pues el Bayern sigue siendo uno de los principales gallos del continente. 

Alonso C.

El jugador del Real Madrid gana el galardón quedando por delante de su compañero Bale y el rojiblanco Griezmann, los otros dos aspirantes a dicha distinción

La visita del Bayern supone también el regreso de Carlo Ancelotti a Madrid. Él era del otro equipo de la ciudad, iba de blanco, pero también tiene pasado con los rojiblancos. Consiguieron desactivar a sus equipos una y otra vez… hasta que llegó Lisboa. El italiano era el dueño del banquillo en aquella final en la que Ramos, en el minuto 93, dejó a los rojiblancos sin la que iba a ser, de nuevo, su primera Copa de Europa. 

No será el único reencuentro, pues también se enfrentarán al PSV, equipo al que el año pasado se enfrentó en octavos de final. Y aunque quizá la agonía fue mayor contra el Bayern, el resultado más ajustado se dio contra los holandeses. Terminaron sacándolo adelante los madrileños en el decimosexto penalti

Real Madrid-Borussia Dortmund

El único jugador que han compartido es Nuri Sahin, y dicho así no suena a mucho. Pero cualquier aficionado al fútbol europeo sabe que entre el Madrid y el Dortmund ha habido bailes gloriosos, momentos en el pasado que marcaron la relación entre los amarillos y el equipo con más Copas de Europa. Sin ir más lejos, en la décima el Borussia fue el equipo que más difícil se lo puso a los blancos en su camino. Fue en cuartos de final, el Madrid se las daba muy felices después de ganar en el Bernabéu 3-0, pero no sabía que le quedaba un infierno por pasar. En el minuto 36 ya habían marcado dos los alemanes y lo demás fue solo sufrimiento para el equipo de Ancelotti. Sobrevivieron a eso, como harían después, con honores, ante el Bayern y, finalmente, en la final contra el Atlético

Es el último, pero lejos está de ser el único. Solo un año antes, en semifinales, cuando ya se atisbaba una final Madrid-Barcelona, el Borussia se cruzó con los blancos. Y le dio un baño. El 4-1, con los cuatro tantos de Lewandoski, es un momento cumbre en el equipo alemán y uno de los puntos más bajos en la historia del Madrid. Era Mourinho el entrenador. 

Y más aún. En el historial común se  recuerda la eliminatoria de semifinales en la que los cafres del fondo sur del Bernabéu derribaron una portería. El Madrid terminó de aquellas ganando la séptima Copa de Europa, sucediendo al propio Dortmund, que acababa de ganar la que por el momento es su última orejona. También hay en la memoria un gol de Portillo de punterazo. Es que son dos equipo de mucha historia común 

Con el Sporting de Lisboa no se da tanta coincidencia, pero hay una clave y con una vale: Cristiano Ronaldo volverá a la casa que le vio nacer. Hace mucho tiempod e aquello, pero los lisboetas llevan con orgullo que uno de los jugadores más importantes de la década se educase en sus campos de entrenamiento.

Juventus-Sevilla

El equipo hispalense le debe una Liga Europa a la Juventus. Dicho así suena demasiado rotundo, pero la realidad es que solo la victoria del último partido de la fase de grupos del pasado año posibilitó que los hispalenses cogiesen el camino por la segunda competición. Y, como es costumbre, terminaron siendo campeones, porque cuando el Sevilla entra en esa competición es para levantar el trofeo. 

El objetivo este año es evitar ese cruce, que no tengan que ir por el camino bajo y poder aguantar lo máximo posible en la Champions. En ese sentido el grupo es algo más benévolo del que se encontraron la pasada temporada, que además de la Juventus tenía al Manchester City

Como este texto va de reencuentros hay que marcar una visita de un viejo amigo: Dani Alves. El brasileño, una pérdida de carisma y controversia de la liga española de este verano, fue encontrado por el Sevilla. Fue una más de esas importaciones de Monchi que terminan haciendo carrera -importantísima carrera en este caso- en los mejores clubes del continente. Ahora Alves se ha ido, está en la Juventus y será recibido, una vez más, por la que un día fue su afición. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes