Los secretos de Emery para convertir al Sevilla en un grande de Europa

En la antigua Híspalis pocos son ya los que dudan de que el Sevilla se ha convertido en poco más de dos años en un equipo de autor. El vigente campeón de ...

En la antigua Híspalis pocos son ya los que dudan de que el Sevilla se ha convertido en poco más de dos años en un equipo de autor. El vigente campeón de la Europa League es el vivo reflejo sobre el manto verde de su técnico, Unai Emery: disciplinado, ambicioso, hiperactivo, machacón, atrevido, soñador… Su fútbol desgrana la esencia de lo que transmite a pie de campo el preparador de Hondarribia. Pero, ¿cómo es de puertas adentro el arquitecto de este equipo llamado a entrar en la historia del balompié europeo? ¿Qué hace Unai para meterse en el bolsillo al vestuario?  

Nadie mejor que su segundo asistente para despejar todas esas incógnitas. Pablo Villanueva (Madrid, 1976) lleva apenas unos meses trabajando a las órdenes de Emery, pero le conoce como si lo hubiera parido. Los vestuarios de Racing de Ferrol y Leganés (donde también coincidieron con Juan Carlos Carcedo, el primer ayudante de Unai) forjaron una camaradería inquebrantable que siempre tuvo a la redonda como epicentro ineludible. “Nos conocemos de hace 15 años y es difícil que recuerde una conversación en la que no saliera a relucir el fútbol. Somos dos apasionados de esto, así que el balón siempre ha estado ahí enmedio. Los domingos quedábamos para ver fútbol, para ver a la Real Sociedad. Cuando Unai dejó de jugar en el Lorca para dirigirlo no me sorprendió lo más mínimo porque cuando le conocí en Ferrol ya se estaba sacando el título nacional. Iba entre semana a La Coruña a las clases, así que con 30 años ya estaba listo para entrenar, aunque todavía jugaba. Era cuestión de tiempo que diera el salto y cambiara de rol. Y también de que iba a tirar para adelante”, explica a El Confidencial este brillante ex delantero al que dos graves lesiones de ligamentos le impidieron triunfar en el Real Madrid. 

Dicen que la curiosidad es la piedra filosofal de todo gran entrenador que se precie. Villa asegura que Emery cumple dicho requisito por los cuatro costados. “El fútbol es su vida y nunca se cansa de ver, mirar y aprender. Viene de una familia futbolera 100%, con su padre a la cabeza. Unai es un autodidacta, siempre forjando su camino. Ya de jugadores siempre estaba preguntando cómo entrena este aquí, qué hace, qué no hace. Hoy día no ha cambiado mucho: te pregunta todo el tiempo, trata de estar informado de las cosas que hace otra gente, de leer artículos o reportajes sobre metodología de entrenamiento… Siempre con el afán de evolucionar, de seguir creciendo en su profesión”.  

“Un tío supercurrante que te acaba contagiando”

Si hay una cualidad que define al Emery técnico es “la del trabajo. Con Unai no hay otra. Es un tío súpercurrante y te acabas contagiando. Suele llegar a la Ciudad Deportiva a las 8:30 y nunca se va antes de las 18:00. El Sevilla tiene una gran estructura de trabajo y la aprovechamos al máximo. Luego llega a casa, descansa un poco, y sigue trabajando. Antes y después de cenar. No es por desmerecer a otros, pero dudo que puedan llegar al límite del trabajo de él. Es imposible, de hecho, porque no hay más horas al día. Esa ética de trabajar y trabajar es precisamente lo que ha inculcado en el vestuario del Sevilla, que hay que echarle horas a esto para que las cosas salgan bien. En ese sentido, le puedo asegurar que paso más horas con Unai que con mi mujer y mi hijo”, apunta entre risas.  

Emery, como casi todos los técnicos jóvenes, gusta de trabajar en equipo. El mejor camino para tener controlado hasta el más mínimo detalle y que sus hombres dispongan de la mejor información para encarar a sus oponentes. “Unai es sumamente dialogante. Es una persona a la que le gusta consultar todo, saber en todo momento lo que piensas, aunque como es lógico la decisión final es suya. Yo, que he sido primer entrenador (en el Córdoba la pasada camapaña), creo que lo más importante de nuestra labor es reforzar la suya. Cuando tienes una idea, hay que apoyarla con datos, pero siempre tratando de estar en consonancia con su trabajo, sin crearle dudas. Pasamos muchas horas hablando de fútbol y, aunque puedes pensar diferente, siempre partimos de los mismos matices. Tratamos de aportar. Y él siempre escucha porque, por encima del técnico, siempre está la persona. Y él es un tío muy humano”. 

Buena comunicación y sintonía con Monchi

Otra de las claves del extraordinario rendimiento de este Sevilla es, en opinión de su ayudante, la perfecta comunión existente entre Emery y la secretaría técnica del club, con Monchi a la cabeza. “Este club tiene una estructura de trabajo fantástica, y tratamos de exprimirla al máximo. Unai y Monchi van de la mano en la planificación de la plantilla y eso es fundamental. En este sentido y aunque es algo complicado en un club grande como es el Sevilla, Unai no se ha tenido que adaptar al equipo, sino que los jugadores se han adaptado a una ética de trabajo brutal, que son los parámetros impuestos por el técnico. Por eso en cada partido vemos a un equipo que nunca se rinde, que tiene mucho amor propio, que es competitivo y generoso en el trabajo. Pienso que esos valores, que ha cultivado tras muchas horas de duro entrenamiento, han marcado la hermosa historia de este equipo con la Europa League”. 

Como responsable de analizar a los rivales sevillistas, Pablo Villa ha puesto sobre aviso a Emery de las virtudes y flaquezas del Dnipro, la roqueña escuadra ucraniana que les separa de ganarse un puesto de honor en el salón de la fama del balompié continental. “Hemos competido contra el Zenit o el Borussia Mönchengladbach, equipos que te triplican el presupuesto, y nos fue bien. La motivación y las ganas de todo el equipo por levantar de nuevo la copa son máximas. Ojalá lo logremos. A nivel personal, sería el broche a un año de ensueño que estoy viviendo aquí gracias a Unai. Él confió en mí y le estoy súper agradecido”, finaliza.

Alineaciones probables:

Dnipro: Boiko; Fedetski, Douglas, Cheberiachko, Matos; Kankava, Fedorchuk, Rotán, Luchkévich, Konoplyanka; y Kalinic.

Sevilla: Sergio Rico; Coke, Carriço, Kolodziejczak, Tremoulinas; Krychowiak, Mbia; Aleix Vidal, Banega, Vitolo o Reyes; y Bacca.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra).

Estadio: Nacional de Varsovia.

Hora: 20.45 horas 

Fuente: ElConfidencial – Deportes