“¿Lucas Silva al Real Madrid? Pero si Illarramendi es mejor”

Si la lesión de Gareth Bale a los dos minutos del partido contra el Málaga encendió las alarmas, la de Luka Modric a los 60 provocó que en el vestuario del ...

Si la lesión de Gareth Bale a los dos minutos del partido contra el Málaga encendió las alarmas, la de Luka Modric a los 60 provocó que en el vestuario del Real Madrid directamente echaran mano de los extintores. En el momento más importante de la temporada, a tres días de jugarse el pase a las semifinales de la Liga de Campeones contra el Atlético en el Bernabéu y con el FC Barcelona empeñado en vender muy cara una Liga de la que sólo restan ya seis jornadas, en el peor momento llegó también la peor noticia. A Carlo Ancelotti se le ha partido el equipo en dos y apenas dispone de tiempo para arreglarlo. 

Tras pasar ayer las pertinentes pruebas en el Hospital Sanitas La Moraleja, se confirmó que el centrocampista croata sufre un “esguince de ligamento colateral medial de la rodilla derecha”. Los médicos no facilitaron un tiempo de baja, “pendiente de evolución”, rezaba el habitual y escueto parte, aunque se estima que serán entre cuatro y seis semanas. “Tenemos la confianza de que lleguen, no están totalmente descartados”, dijo un iluso Ancelotti minutos después de la carísima victoria ante el Málaga (3-1). Desgraciadamente para él y para el Real Madrid, los médicos confirmaron que Modrid tenía motivos para llorar, tal y como cuentan que hizo cuando llegó al vestuario, y ayer en Valdebebas el italiano no tuvo más remedio que empezar a pensar en las alternativas. 

Sin que ello sea desmerecer al galés, en el seno del Madrid preocupa más la ausencia de Modric que la de Bale, en este caso quizás una baja más preocupante para el Atlético, pues Simeone le tiene tomada la medida al 4-3-3 de Ancelotti con la famosa BBC en ataque. En cambio, el croata condiciona no sólo el juego de los blancos, sino también las posibles variaciones tácticas. A la espera de conocer los resultados de las pruebas que se le realizaron ayer, todo apunta que Bale sufre una lesión muscular en el sóleo de su pierna buena, la izquierda, aunque Ancelotti le haga jugar sistemáticamente por la derecha. Dando por hecho que Benzema estará el miércoles recuperado y en perfecto estado de revista, las opciones que el entrenador del Real Madrid tiene para cubrir la baja de Bale son Jesé, Chicharito y, sobre todo, Isco, pues a su vez la ausencia de Modric le obligará a contar con Illarramendi, Lucas Silva o Khedira para completar el centro del campo junto a Kroos, James Rodríguez y, si forma con un 4-4-2, el malagueño. 

Modric se retira lesionado, el pasado sábado en el Bernabéu (Efe)Modric se retira lesionado, el pasado sábado en el Bernabéu (Efe)

Los números contradicen la evidencia

Con los números en la mano, resulta que el Real Madrid tampoco echa tanto en falta al croata como cualquiera que considere que sabe un poco de fútbol supondrá. De hecho, de los 50 partidos que ha disputado esta temporada el equipo de Ancelotti, en la mitad no ha podido contar con Modric. Con el pequeño croata en el campo, los blancos han ganado 18, empatado 2 y perdido 5, mientras que sin él ganaron 19, empataron 2 y perdieron 4: en el Calderón en Liga (4-0) y en Copa (2-0), en Mestalla y en Bilbao. Pero hay más: con él marcaron un gol cada 34 minutos y encajaron uno cada 133, mientras que sin él, anotaron un gol cada 32 minutos y recibieron uno cada 96.

El problema para Ancelotti es que precisamente el puesto que ocupa Modric es el que peor tiene cubierto. En circunstancias normales, y vale la final de la Champions en Lisboa como referencia, el italiano no tendría ningún problema en recurrir a Khedira. Sin embargo, el hecho de que el alemán termine contrato el próximo 30 de junio y no haya renovado, invita a pensar que hay algún tipo de consigna para que no vuelva a jugar, salvo fuerza mayor, claro está. ¿Lo será este miércoles? Igual no es por ganas. 

El Real Madrid pagó 14 millones por, según la revista Placar, el mejor mediocentro defensivo del fútbol brasileño. Sin embargo, cuando se hizo oficial el fichaje de Lucas Silva por el club que preside Florentino Pérez, el ojeador de un importante club europeo no pudo evitar exhibir su extrañeza: “¡Pero si Illarramendi es mejor!”, exclamó. Lo mismo debe de pensar Carlo Ancelotti, quien es cierto que tampoco termina de confiar en el exjugador de la Real Sociedad, pero aún menos lo hace en el brasileño. El problema de Illarra es claramente de confianza, pues su valía ha quedado demostrada tanto en la Real como en la selección sub 21. El mutrikuarra no tiene el talento de Modric, pero sí cualidades de sobra para congeniar con Tony Kroos. 

Con Modric y Bale, además del sancionado Marcelo, fuera del once ante el Atlético, Ancelotti no tiene más remedio que tirar de banquillo, ahí donde el fichaje de Lucas Silva no ha mejorado lo que tenía. “Para poner un sistema de juego eficaz creo que un entrenador debe considerar las características de los jugadores y ponerles en una condición cómoda para exprimir la calidad que tienen”, dijo el técnico del Real Madrid en la presentación de su libro Mi árbol de Navidad. Si la ausencia de Bale les permitía juntar en el centro del campo a Isco, James, Kroos y Modric, la baja de este le obliga a no andarse por las ramas y apostar por Chicharito o Jesé o Illarra, Khedira o Lucas Silva. No hay más. Ni menos.    

Fuente: ElConfidencial – Deportes