Luis Enrique de excursión… y los directivos buscando soluciones para no dimitir

30.11.2015 – 05:00 H. Mientras la Junta directiva y los ejecutivos del FC Barcelona se reunían ayer en La Masia de Sant Joan Despí para diseñar un plan ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

30.11.201505:00 H.

Mientras la Junta directiva y los ejecutivos del FC Barcelona se reunían ayer en La Masia de Sant Joan Despí para diseñar un plan estratégico general hasta el año 2021, cuando terminará la presidencia de Josep María Bartomeu, Luis Enrique cogía su bici y se iba de excursión y la plantilla disfrutaba de un día de fiesta. Con la tranquilidad de saberse líderes junto a la superioridad mostrada en los últimos partidos, los directivos y ejecutivos pueden congregarse con más calma. El equipo sostiene al club, pero hay decisiones que empiezan a ser urgentes y para las que aún no hay una solución. ¿Las primera? Disminuir la masa salarial y controlar la deuda neta del club.

La masa salarial del Barça se ha disparado y ya constituye el 73% respecto a los ingresos, mientras que la deuda neta está en 328 millones de euros. Con esta dinámica y según los Estatutos, la Junta debería dimitir en dos temporadas. Y todavía no está cerrado el patrocinador para la próxima temporada después de que Qatar le diera con la puerta en las narices a Bartomeu. Existe preocupación en el club, aunque se empeñan en poner buena cara y disimular afirmando que todo está controlado cuando se les pregunta, pero por ahora, no es así y en la cumbre de ayer en San Joan Despí se pusieron sobre la mesa estos problemas.

No hay una solución sencilla. Sobre todo si el Barcelona quiere seguir siendo un equipo competitivo al máximo nivel conservando a sus estrellas y teniéndoles contentos. La renovación de Neymar, por ejemplo, será peliaguda. El jugador tranquilizó a la afición tras el partido ante la Real Sociedad asegurando que quiere quedarse, pero todo el mundo tiene claro en el Barça que su padre está dispuesto a retorcer el bolsillo del club hasta exprimirlo. Además, Luis Enrique acaba de decir públicamente ante los medios que él es partidario de reforzar el equipo en enero. Es decir, que quiere a Nolito y el delantero del Celta vale 18 millones de euros. Una operación que descuadraría aún más las cuentas de la entidad, algo que al técnico no parece preocuparle en absoluto. Él ha ganado el triplete, acaba de darle una estocada al Real Madrid con el 0-4 en el Bernabéu y el equipo va como un cohete, así que se siente cargado de razones para pedir a la Junta que le fichen a quien él quiere, que no es otro que Nolito.

Josep María Bartomeu, con toda su Junta directiva tras salir reelegido presidente del Barça. (EFE)Josep María Bartomeu, con toda su Junta directiva tras salir reelegido presidente del Barça. (EFE)

El director deportivo, Robert Fernández, se mantuvo en el alambre en el pulso entre la directiva y Luis Enrique y al ser preguntado por el asunto echó balones fuera y se limitó a señalar la obviedad en declaraciones a ‘Movistar+’ tras el encuentro del sábado: “Hay una ventana de fichajes que podemos utilizar y esperaremos el momento para analizar qué debemos hacer”. Ese momento, entre otros, llegó ayer en la reunión en La Masia, pero las conclusiones todavía no están claras.

El Barcelona necesita desesperadamente aumentar los ingresos y disminuir los gastos, lo que no casa ni con la renovación y aumento de ficha de Neymar, ni con la contratación de Nolito, ni con la ausencia de noticias de Qatar, que por ahora sigue siendo el objetivo número uno del club como patrocinador. La cumbre sirvió para enumerar los problemas, trazar un plan y tratar de encontrar las soluciones más pronto que tarde. Corre prisa. La mejor noticia, para todos, es que la pelota por ahora entra y de qué manera. En la última semana el balance después de Real Madrid, Roma y Real Sociedad es de 14-1. Así que, mientras los de las corbatas se devanaban los sesos, plantilla y cuerpo técnico disfrutaba de un domingo libre y soleado. Contrastes.

Fuente: ElConfidencial – Deportes