Luis Enrique, los que quieren jugar te saludan

17.08.2016 – 23:59 H. – Actualizado: 9 H. La factoría de Hollywood, el mayor fenómeno creativo de la historia de la humanidad, en parte degeneró hace ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

17.08.201623:59 H. – Actualizado: 9 H.

La factoría de Hollywood, el mayor fenómeno creativo de la historia de la humanidad, en parte degeneró hace tiempo hacia una espiral de dinero fácil y una limitada apuesta por la calidad de sus producciones, más centradas en la espectacularidad que en las historias. Muchas de ellas anuncian involuntariamente su final a los cuatro vientos, y aun así, atraen a millones de espectadores a las salas y a los servicios de pirateo. Sabes qué va a pasar, pero lo ves. Extrapolando esta idea al fútbol, no hay en el presente siglo una superproducción como el Barçase, de la cual han ido gestándose secuelas, algunas de ellas muy brillantes. Sin embargo, hay días en las que les sale una de serie B. Todos sabíamos lo que iba a pasar en la vuelta de la Supercopa, pero lo vimos. Segundas partes nunca fueron buenas, y salvo en El Padrino y El Imperio contraataca, es cierto.

El Barça ganó al Sevilla otra vez. No es terreno propicio esta competición para los milagros, las remontadas atiborradas de épica quedan para momentos posteriores. Es, por tanto, natural poner este partido de vuelta de la Supercopa de España a la misma altura que cualquier otro torneo amistoso que se dispute en verano, sobre todo si en la ida se ha dejado todo sentenciado, como ha sido el caso. Solo que te dan un título si ganas y te vas a casa algo más cabreado que si pierdes un partidillo en julio. 

Como amistoso que fue, este partido de vuelta sirvió para probar cosas. El armisticio se firmó antes de empezar por las dos partes. El Sevilla iba con lo poquísimo que tenía en defensa y en el resto del campo decidió Sampaoli que había que rotar, que se viene la Liga. Luis Enrique le tomó la palabra al argentino y sacó provecho de la situación para darle minutos de calidad a los jugadores que van a tener pocas opciones de participar con regularidad en el equipo. Y entre estos se encuentran precisamente los cuatro fichajes del verano, y los cuatro comenzaron el encuentro como titulares. Y los cuatro dejaron sensaciones más que positivas. 

Messi levantó su primer trofeo como capitán (Albert Gea/Reuters).Messi levantó su primer trofeo como capitán (Albert Gea/Reuters).

Samuel Umtiti se marchó a casa con su primer título bajo el brazo, pero como defensa que es, se llevó consigo la sensación de haber fallado. Y si esto es así, no será justo consigo mismo. Cierto es que falló en el penalti, pues no puede afrontar un bloque de disparo con un brazo separado del cuerpo, eso es de primero de defensa. Pero después de los cinco primeros minutos del Sevilla (en los que creó cuatro ocasiones de gol, larguero incluido) y tras ese penalti, Umtiti se ganó mayor respeto de la grada del Camp Nou que Mathieu y Vermaelen en dos temporadas. Mascherano, su pareja en el centro de la zaga, se lesionó al final del partido y, por tanto, el zurdo francés tendrá más que probablemente otra oportunidad para ser titular el sábado contra el Real Betis.

A su lado, como lateral, estuvo Lucas Digne, que al no encontrarse muy exigido, pues el Sevilla volcó su juego sobre Aleix Vidal, también titular, en la derecha, pudo lucirse en lo que mejor se le da, atacar. Su centro a la cabeza de Messi es medido con escuadra y cartabón, luego el enano se encarga de hacerlo lo más bonito posible. Esa jugada se produjo porque André Gomes, el otro nuevo del mediocampo, se inventó un pase en profundidad excelente. Fue el mejor de los fichajes de esta temporada el portugués. Mostró jerarquía en la organización del juego y en el Barça tiene la posibilidad de desplegar sus ríos de técnica ambidiestra a placer. Se perfila como el interior que entre cuando no estén Iniesta o Rakitic. Y no nos olvidamos de Denis que si destacó por algo es porque no se notó su presencia. Es decir, no pareció estar desencajado, al contrario, fue una pieza más del engranaje que se movía al unísino del conjunto. Le faltó el punto de valentía de Gomes, pero lo cogerá con el tiempo.

Pero el ‘capitán’ de los no habituales fue Arda Turan. El turco fue el fichaje estrella del segundo proyecto de Luis Enrique, pero entre que estuvo seis meses sin jugar y que luego no tenía huecos, apenas se notó si había entrado en la disciplina del Barça. Pero ante el Sevilla apareció el Arda de toda la vida, el del Atleti, el de la calidad infinita. Lo hizo con dos muy buenos goles, sobre todo el segundo, pero también durante el resto del tiempo que estuvo sobre el campo. Al contrario que en otros partidos del curso pasado, Turan se ofrecía siempre al compañero, apareciendo por todas partes en el 4-4-2 que diseñó Lucho. Con Gomes, Denis y Rafinha por detrás de Rakitic e Iniesta, a Arda le queda esperar jugar en la delantera, para su desgracia. Pero si sigue con el nivel mostrado en este pseudoamistoso, a Luis Enrique le temblará menos el pulso al darle descanso a sus tres atacantes.

Ficha técnica:

3 – Barcelona: Bravo; Aleix Vidal, Mascherano, Umtiti, Digne (Jordi Alba, min.61), André Gomes, Sergio Busquets (Samper, min.73), Denis Suárez (Rakitic, min.73), Messi, Munir y Arda.

0 – Sevilla: Sergio Rico; Diego González, Iborra, Mercado, Ferreira, Kranevitter, Ganso (Franco Vázquez, min.56), Sarabia, Konoplyanka, Correa (Vietto, min.72) y Ben Yedder (Vitolo, min.62).

Goles: 1-0: Arda, min.10. 2-0: Arda, min.46. 3-0: Messi, min.55

Árbitro: Hernández Hernández (Comité canario). Mostró tarjeta amarilla a Umtiti (min.31) y a Sarabia (min.90).

Incidencias: Partido de vuelta de la Supercopa de España disputado en el Camp Nou ante 71.803 espectadores. Antes del encuentro, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento, a los cien años de edad, del expresidente de la FIFA Joao Havelange.

Fuente: ElConfidencial – Deportes