Marcelo arrima el hombro porque Zidane no se fía de los demás

16.02.2016 – 05:00 H. Hace poco más de una semana que cayó lesionado en Los Cármenes. Una lesión similar a la que sufrió Sergio Ramos hace tiempo y que ...

16.02.201605:00 H.

Hace poco más de una semana que cayó lesionado en Los Cármenes. Una lesión similar a la que sufrió Sergio Ramos hace tiempo y que tantos problemas -hasta se planteó el paso por el quirófano- le ha generado. Una luxación acromioclavicular en el hombro derecho castigó a Marcelo en Granada, pero su regreso a primera línea ha llegado más pronto de lo previsto. El lateral brasileño entró en la lista de convocados con vistas al partido de Champions League que el Real Madrid disputará contra la Roma en el Estadio Olímpico de la capital italiana. El lesionado futbolista arrima el hombro cuando más falta hace para alegría de un Zidane que le considera esencial, en la misma medida que no se fía de los demás jugadores que podrían cubrir el carril izquierdo.

Tembló más de uno cuando Marcelo se retorcía de dolor en Granada. Su incidencia en el juego del Real Madrid es absoluta, alcanzando un nivel superior en los últimos tiempos, convirtiéndose en un jugador imprescindible. No tiene recambio específico porque Florentino Pérez decidió no cubrir la baja de Coentrao con otro lateral zurdo. Y ahora que la temporada entra en su fase decisiva, con los octavos de Champions League y partidos de Liga vitales para intentar seguir en la lucha, el jugador ha hecho un esfuerzo extra para incorporarse a la dinámica del grupo antes de lo que estaba previsto. Está por ver si estará en el once que se medirá al equipo romano, pero es obvio que para el entrenador francés es un drama no contar con sus servicios.

Con un contrato mejorado y ampliado (firmó hasta 2020) en julio del año pasado, Marcelo es insustituible para un Zidane que mira el fondo de armario y no encuentra el elemento adecuado para cubrir al brasileño. Ya se pudo comprobar el pasado sábado ante el Athletic Club, cuando sacó a Carvajal del lateral derecho para que jugara en el otro lado. Y lo hizo porque es el único en el que confía de verdad, pues Danilo no es ni de lejos el que brilló en el Oporto, Nacho volvió a quedar en fuera de juego por enésima vez -como ha pasado con los últimos entrenadores- y Arbeloa directamente no cuenta para el técnico del Real Madrid. Zidane no se fía plenamente de ellos…

Danilo, en la imagen junto a Marcelo, no está rindiendo como se esperaba (Reuters)Danilo, en la imagen junto a Marcelo, no está rindiendo como se esperaba (Reuters)

El sufrimiento de Danilo

Con problemas en un tobillo desde hace semanas, está sufriendo en su primera temporada como jugador del Real Madrid. Danilo ya ha tenido que escuchar algún que otro silbido en el Santiago Bernabéu, pues su productividad no está siendo la que esperaba el club, que tuvo que pagar por su fichaje 31,5 millones de euros. En cuanto Zidane se hizo cargo del equipo, apostó claramente por Carvajal -excepto el partido ante el Betis- y sentó al internacional por Brasil sin contemplaciones, por muy ‘protegido’ que esté desde el palco de autoridades. El lateral español, que le ha superado con claridad, posiblemente permanecerá en el carril izquierdo ante la Roma si Marcelo no juega. Si lo hace, Danilo regresaría al espacio de los suplentes. “Le va mejor ahora una excusa que jugar por la izquierda, no parece sobrarle personalidad para desafiar al Bernabéu. No se le ve suelto a Danilo, como tampoco es fácil llevar la camiseta del Real Madrid durante el primer año”, dijo Jorge Valdano en la ‘Cadena Ser’.

En el recién cerrado mercado de invierno tuvo ofertas sobre la mesa para cambiar de camiseta, pero optó por permanecer en el Real Madrid, en la misma medida que el club le taponó la puerta de salida. “Se queda con nosotros; es joven y es el futuro del equipo. Estoy contento con él y le quiero a mi lado”, zanjó Zidane cuando se le preguntó por Nacho. Pero el canterano volvió a quedar descolocado el pasado sábado, al ver cómo un Danilo que no está rindiendo a buen nivel le ganaba la partida. El entrenador galo sigue demostrando con hechos que Nacho le acaba de llenar; pasa el tiempo y no encuentra el lugar que espera. Si se repite la historia -todo depende de Marcelo– en Roma, la moral del defensa madrileño volverá a ser golpeada.

El caso de Arbeloa está más que claro con echar un simple vistazo a sus estadísticas. Zidane, como antes Rafa Benítez, no cuenta con él para nada. Es el último de la fila si de defensas hablamos. El entrenador francés sólo tirará de él si es absolutamente necesario y casi ni eso. Nadie olvida, empezando por el estratega galo, lo que sucedió en el Vicente Calderón en la primera vuelta; se lesionó Carvajal y Arbeloa entró para sustituirlo, siendo negativo protagonista en la jugada que dio lugar al gol que marcó Vietto y que colocó el empate final en el marcador. Jackson Martínez, vendido hace unos días al Guangzhou Evergrande, descosió al madridista en la acción que originó finalmente la igualada rojiblanca. En la presente temporada sólo ha tenido participación en 6 partidos, disputando tan sólo 337 minutos. La presente será su última temporada en el Real Madrid.

Fuente: ElConfidencial – Deportes