Marcelo ilustra la falta de confianza del vestuario con los médicos del Madrid

08.12.2015 – 05:00 H. Ha supuesto un punto de conflicto más que ayuda a comprender mejor la radiografía actual del Real Madrid en cuanto a la relación ...

08.12.201505:00 H.

Ha supuesto un punto de conflicto más que ayuda a comprender mejor la radiografía actual del Real Madrid en cuanto a la relación entre jugadores, servicio médico, y dónde queda en este episodio el jefe del vestuario, el entrenador. Marcelo y su manifestación de “disponibilidad” para estar convocado ante el Getafe fue contraria a la idea que los servicios médicos dirigidos por el Doctor Olmo recomendó a Rafa Benítez.

Tal y como se ha venido contando en El Confidencial, la máxima autoridad médica del conjunto merengue no es del agrado del vestuario. Las diferencias no vienen de este año y el reciente desencuentro con Marcelo recuerda que las fricciones continúan. “Entrenamiento completo. ¡Totalmente recuperado y disponible!” (para jugar), escribió Marcelo antes del choque frente al Getafe. Su no convocatoria fue aclarada por Benítez en la rueda de prensa posterior al partido: “Es más sencillo de lo que parece. El doctor me dice que no tiene el alta médica. Para este partido era precipitado. Queremos proteger al jugador. El viernes el médico consideraba que no estaba recuperado”. ¿A quién debe hacer caso el entrenador, al médico o al paciente? Benítez, a quien le estalló el tema en las manos, apostó por lo que aparenta ser más lógico.

“Lo primero de todo es que lo más normal es no arriesgar -con todos los respetos al Getafe- ante una lesión muscular. Dicho esto y al margen de la decisión del entrenador la clave de este asunto es cómo el médico no tiene la suficiente confianza por parte del paciente (jugador) para que éste afirmase que está “recuperado y disponible”. Y no se trata de un mal entendido. Un médico debe ganarse la confianza de cada paciente y un vestuario deportivo no es una excepción. Hay veces que hay que negociar -como decir que está apto pero que debería jugar ‘x’ minutos- y otras conversar con argumentos hasta hacerle entender qué es lo mejor para él, algo imposible si existe una lucha de egos o si se gestiona mal la convivencia entre servicios médicos y vestuario. En el caso del Madrid, desde que se externalizaron los servicios médicos la relación varió y, con ello, también se cambió el código de la comunicación entre médico y jugador”.

Relación humana, una clave para el éxito

Un exintegrante de la plantilla médica del Real Madrid trata de aclarar cómo de prioritario -al margen del diagnóstico- es establecer una correcta relación humana, hecho que en la actualidad atraviesa por un momento delicado (al Doctor Olmo se le conoce en el vestuario como el Doctor Estiramientos). Este martes se cerrará este ilustrativo capítulo de la relación entre médico-vestuario con la convocatoria de Marcelo para el partido de Champions frente al Malmoe.

Cuando Rafa Benítez fichó por el Real Madrid habló de sacar el “máximo rendimiento posible” a la plantilla y los elementos de los que disponga en el club, entre los que se incluyen también los servicios médicos. De tal manera que, al igual que en los fichajes tiene voz pero no voto, tampoco le compete hacer y deshacer en este apartado médico, aunque sí tratar de que la convivencia sea la mejor posible. Otra vez el factor (y tacto) humano.

Al margen de este asunto y sin poner en duda la figura del capitán Marcelo dentro del Real Madrid, El Confidencial informó el pasado verano que el club intentó reforzar su posición con la contratación de Alberto Moreno (y tras la salida de Coentrao). Esta semana, el diario ‘Marca’ se hace eco de que la secretaría técnica ha retomado la idea viendo que el brasileño pudiera sufrir alguna otra ausencia y, quién sabe, pensando en el futuro si FIFA finalmente le prohíbe fichar durante dos ‘mercados’.

Fuente: ElConfidencial – Deportes