Marruecos baraja ofrecer a España organizar juntos el Mundial de fútbol 2026

08.03.2017 – 05:00 H. El proyecto está aún en pañales, pero Marruecos baraja proponer a España presentar una candidatura conjunta al Mundial 2026 de fútbol ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,20

08.03.201705:00 H.

El proyecto está aún en pañales, pero Marruecos baraja proponer a España presentar una candidatura conjunta al Mundial 2026 de fútbol a la que se podría sumar Portugal. Marruecos es un país perseverante en lo deportivo. Fue candidato a organizar la Copa del Mundo en 1994, 1998, 2006 y 2010, pero su propuesta resultó siempre derrotada por otros aspirantes con más peso o más tradición futbolística. España y Portugal también perdieron frente a Rusia que será en 2018 el país anfitrión.

No se ha desanimado y ahora vuelve a la carga. Su ambición proclamada consiste en acoger el Mundial que se celebrará dentro de nueve años. El presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, le ha animado en otoño a dar ese paso en dos ocasiones. Marruecos posee “todos los medios necesarios para organizar una Copa del Mundo”, declaró públicamente. La federación que encabeza empezará a evaluar las candidaturas a partir de 2019 aunque la decisión final solo será anunciada en mayo de 2020.

Ahmed Jahouh (d) de Fath Union Sport disputa el balón con Alkhali Bangoura (i) de Etoile Sportive du Sahel, en un partido en Rabat.Ahmed Jahouh (d) de Fath Union Sport disputa el balón con Alkhali Bangoura (i) de Etoile Sportive du Sahel, en un partido en Rabat.

Las posibilidades de éxito de Marruecos parecían, sin embargo, escasas frente a otro aspirante en ciernes: Estados Unidos que ya le arrebató la organización del Mundial hace 23 años. A la superpotencia se le atribuye ahora la intención de presentarse en dúo con México o Canadá o incluso con un trío formado con sus dos vecinos norteamericanos. La llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, las trabas que erige a los musulmanes para acceder a EEUU, su mala relación con México, merman, sin embargo, la fuerza de esa candidatura que aún no ha cristalizado.

Esa es la oportunidad de Marruecos, pero a condición de no acudir en solitario a la evaluación de la FIFA, según se analiza en Rabat. Por eso está estudiando “presentar su candidatura asociándose con sus vecinos del norte, España y Portugal”, según publicó el diario de Casablanca ‘As Sabah’ el 27 de febrero, y este martes también lo aseguró ‘As’. El proyecto, que empieza a aflorar en Rabat, solo ha sido trasladado informalmente a unos pocos interlocutores españoles para tratar de averiguar su reacción.

Votos árabes, africanos y europeos

Si se concreta, la candidatura cosecharía los sufragios del grueso del mundo árabe, de los países africanos y de los europeos, pero sus primeros valedores están en el seno de la FIFA. Para la federación una candidatura a caballo entre dos continentes con tradiciones culturales y religiones distintas es la mejor manera de demostrar que el fútbol une. Le serviría además para lavar su imagen tan dañada por los escándalos de corrupción.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino.El presidente de la FIFA Gianni Infantino.

Si Marruecos oficializa su propuesta, “en España será recibida con entusiasmo y no solo por el beneficio económico que puede reportar”, aseguran fuentes diplomáticas españolas. Ir de la mano en un proyecto de esta envergadura es, de cara al exterior, mostrar el compromiso con esa Alianza de Civilizaciones que puso en marcha el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y que ha asumido Mariano Rajoy.

Una póliza de seguros para España

De manera más prosaica, asociarse con Marruecos en este proyecto es, mientras dure, “como suscribir una póliza de seguros que evite los sobresaltos en la relación”, prosiguen las mismas fuentes. Rabat ya no podría, por ejemplo, manifestar sus enfados o presionar a España como lo hizo en febrero, dejando entrar en Ceuta a más de 800 inmigrantes en 72 horas, o permitiendo zarpar a 1.200 subsahariano rumbo a las costas andaluzas el 12 de agosto de 2014.

Ser el país anfitrión del Mundial 2016 es un reto mayúsculo, que supera con creces a la organización de otras copas del mundo. Por primera vez serán 48 equipos junto con sus cientos de miles de hinchas, en lugar de 32, los equipos de que enfrentarán durante más de un mes. El desafío es de tal magnitud que más vale asociarse.

Fuente: ElConfidencial – Deportes