Mateu Lahoz y sus asistentes, hundidos al vivir la masacre a unos metros

14.11.2015 – 19:25 H. Nadie sabía lo que sucedía. Sonaron varias explosiones, seguidas de gritos de miles aficionados que presenciaban el partido. Pensaban ...

14.11.201519:25 H.

Nadie sabía lo que sucedía. Sonaron varias explosiones, seguidas de gritos de miles aficionados que presenciaban el partido. Pensaban que eran petardos o algo parecido, desde luego nadie podía intuir que cerca del estadio Saint-Denis la sangre teñía de rojo París. Mateu Lahoz arbitraba el amistoso Francia-Alemania, acompañado por sus dos asistentes (Cebrián Davis y Aguilar Rodríguez) y Clos Gómez, que ejercía de cuarto árbitro. Todos ellos vivieron la tragedia in situ, en primera persona, un día que jamás olvidarán y que les dejó impactados a todos ellos.

Cuando el balón todavía rodaba en el césped del estadio parisino, ya se comenzaban a conocer los primeros detalles de lo sucedido. Hollande, presidente de la república, abandonaba a la carrera las instalaciones, pero se optó por no evacuar las gradas y dejar que acabara el partido para no provocar una situación de pánico que podría haber si nefasta. En el terreno de juego, Mateu Lahoz y su equipo, igual que los futbolistas, no sabían lo que estaba sucediendo en la ciudad. Muy cerca de donde estaban…

Fue en el túnel de vestuarios, una vez finalizado el encuentro, cuando los protagonistas del encuentro comenzaron a enterarse de la masacre. El Confidencial se puso en contacto con Mateu Lahoz y Clos Gómez, pero ambos optaron por no realizar declaraciones, impactados por lo acaecido y tocados psicológicamente al ver la catástrofe tan cerca. Ya en el hotel, los árbitros españoles se enteraron de la cruda realidad y de las funestas consecuencias de la ola de atentados que asoló la capital de Francia.

Cientos de aficionados, en el terreno de juego de Saint-Denis tras el Francia-Alemania (EFE)Cientos de aficionados, en el terreno de juego de Saint-Denis tras el Francia-Alemania (EFE)

“Una locura”

“No tengo ánimo de nada”, expresaba “emocionado” Mateu Lahoz con un simple mensaje. “Después de lo vivido, no nos apetece comentar nada sobre lo sucedido”, expresaba Clos Gómez, también muy afectado por la matanza. Casi sin descansar después de una noche tan dura -llegaron escoltados al hotel en la madrugada-, los españoles contaban las horas para tomar el avión que les llevara de regreso a España. Afectados y cargados de rabia después de conocer todos los detalles de lo sucedido en la noche del viernes en París.

Los colegiados españoles han optado por no hablar en profundidad de lo sucedido; todos ellos están muy conmovidos tras ver en los medios de comunicación la cruda realidad. Hablan de una auténtica “locura” al relatar lo que vivieron en París durante unas interminables horas. Hay que recordar que la selección alemana fue evacuada de su hotel en la mañana del viernes por una amenaza de bomba que quedó en nada. Nadie pensaba que horas más tarde París sufriría un ataque terrorista tan cruel. Mateu Lahoz y sus colegas nunca lo olvidarán…

“No me apetece nada hablar”, afirmó el colegiado en el aeropuerto de Manises, donde aterrizó en la tarde de este sábado. “Lo más importante en estos momentos son las víctimas y los familiares, yo no puedo aportar nada. En fin, disculpadme”, acertó a decir el afectado colegiado, hundido tras haber sufrido uno de los momentos más trágicos de su vida y en primera persona.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes