“Mejor ignorar a Piqué” para evitar que la Selección estalle por los aires

08.12.2015 – 05:00 H. “Mejor ignorarle que darse por aludido”, dijo en cuanto le recordaron un tuit de Gerard Piqué, lleno de símbolos que se mofaban del ...

08.12.201505:00 H.

Mejor ignorarle que darse por aludido”, dijo en cuanto le recordaron un tuit de Gerard Piqué, lleno de símbolos que se mofaban del episodio que vivió el Real Madrid en el Ramón de Carranza. La alineación del sancionado Cheryshev provocó la burla del personal y, una vez más, Gerard Piqué se unió a la ‘fiesta’. Nacho, el joven zaguero internacional del Real Madrid, contestó raudo y veloz cuando se le preguntó este lunes por el comportamiento de su compañero en la Selección. Un grupo que corre el riesgo de saltar por los aires como en aquellos tiempos en los que los dos grandes colisionaron después de una serie de enfrentamientos. La eterna e histórica guerra Real Madrid-Barcelona está vigente más que nunca en el combinado nacional.

La convivencia dentro de la Roja empezó a torcerse hace tiempo, algo que preocupa a Del Bosque. Sin ser el ambiente como aquel que provocó una llamada de Casillas a Xavi para firmar la paz entre los dos bandos, desde dentro se desliza que en la actualidad la atmósfera se está ensuciando poco a poco. Los bandos, blanco y azulgrana, empiezan a separarse paulatinamente, pero con mucha claridad. Hace días, el programa ‘Al primer toque’ de ‘Onda Cero’ desveló que Sergio Ramos meditó llamar a Piqué por el citado tuit, añadiendo que finalmente había optado por esperar a hablar del asunto cara a cara.

Este nuevo detalle firmado por Piqué ha tensado mucho más la relación entre las dos facciones. Los blancos están hartos del zaguero del Barcelona, y cuando se juntan en la Selección se aguantan porque no les queda más remedio a todos. El ambiente se está enrareciendo en el interior de la Selección, y con una Eurocopa a unos meses vista, el ambiente empieza a tornarse más que nocivo. España aspira a ganar su tercera Eurocopa consecutiva, pero para ello es necesario que la relación entre todos los jugadores sea la más sana posible. Y eso no sucede en estos momentos. Todo lo contrario.

Ramos y Piqué, durante un entrenamiento de la Selección (EFE)Ramos y Piqué, durante un entrenamiento de la Selección (EFE)

Permanente defensa de Del Bosque

Del Bosque y su cuerpo técnico asisten preocupados a estos episodios. Perciben que la realidad no es la que más les gustaría. Tienen claro que algunas actitudes de Piqué no favorecen en nada a la convivencia del colectivo. “No sabemos qué hacer con él”, vienen a reconocer en privado cuando se les pregunta por el zaguero del Barcelona. Le duelen especialmente estas cosas al seleccionador, que una y mil veces ha dado la cara por Gerard, más cuando las críticas eran más virulentas. Ya ha dejado claro que Piqué es intocable, pero también sabe que se tendrá que seguir desgastando en la intimidad de la Selección para que el equipo no salte en mil pedazos.

“Me cansa el asunto de Piqué”, dice Del Bosque una y otra vez, harto de que en los estadios españoles, una parte de la afición le dedique música de viento al central del Barcelona. La encendida y permanente defensa del entrenador salmantino a su jugador no es correspondida, según entiende Vicente, por el defendido. Espera de él que con sus acciones proteja la convivencia dentro de la Roja, pero la verdad es que está consiguiendo todo lo contrario. El grupo se resquebraja poco a poco y es consciente de que no sólo tiene que ejercer de entrenador, también de mediador para templar ánimos de un lado y otro con el fin de evitar que el incendio ya no se pueda controlar.

Los futbolistas del Real Madrid están muy cansados de Piqué y eso no va a cambiar por muchos esfuerzos que haga el seleccionador. Sólo puede suavizar el ambiente con su dialogante talante, pero no lo va a tener fácil, porque la división en el seno de la Selección no sólo tiene al defensa como protagonista. No existe demasiada empatía entre unos y otros, igual que jugadores de otros clubes no están de acuerdo con “las cosas de Gerard”, como explican en privado. “Dejar la Selección española sería lo último que haría”, dijo Piqué hace tiempo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes