Messi, de decir a Villa “aquí los goles son cosa mía”, a regalarlos hasta de penalti

23.02.2016 – 05:00 H. Lo desveló Gerard Piqué en una entrevista con ‘Papel’, el dominical del diario ‘El Mundo’, en la que después ...

23.02.201605:00 H.

Lo desveló Gerard Piqué en una entrevista con ‘Papel’, el dominical del diario ‘El Mundo’, en la que después de hablar de su faceta empresarial, de lo político y de lo humano, inevitablemente acabó saliendo el nombre de Messi: “Lo que más destacaría de los últimos tiempos de Leo es la solidaridad. Si le faltaba algo era eso. Para una persona como él podría haber sido difícil, pero la manera en la que ha abrazado a Luis [Suárez] y a Neymar es de chapeau”, apuntó el central del FC Barcelona, una afirmación que quedó en un segundo plano dada la cantidad de titulares que ofreció la entrevista, pero que desde el punto de vista futbolístico tiene más importancia de lo que parece. El Barça juega este martes en Londres ante el Arsenal, donde el argentino es especialmente temido por Arsène Wenger, técnido de los gunners. “He visto a muchos delanteros en mi vida, pero ninguno con un récord como el suyo: 300 goles en 340 partidos. Recuerdo que en la final de Champions de 2006 estaba lesionado y no jugó, pero ahí estaba”, rememoró el francés, aunque el Leo que se encontrará en el Emirates es otro. 

Después de llegar a lo más alto a las órdenes de Guardiola, el propio Pep fue el primero en darse cuenta de que ya no podía controlar a Messi. Con la complacencia o ‘rendición’ del técnico de Santpedor, el Barça de Guardiola fue desembocando poco a poco en el Barça de Messi. Normal que con el malogrado Vilanova en el banquillo lo fuera aún más si cabe. Tito heredó las virtudes, pero también los vicios de un vestuario en el que el 10 imponía su ley. “Leo se fue haciendo más imprevisible a cambio de hacer un Barça más previsible”, comentó en su día Juanma Lillo, conocedor como nadie del fútbol de posición. Sin embargo, y como desveló Piqué en la mencionada entrevista, Messi se ha convertido en un futbolista solidario, en gran medida -y aunque Cristiano opine lo contrario- gracias a su excelente relación con Neymar y Luis Suárez, sus inseperables amigos y compañeros dentro y fuera del campo. 

Lejos quedan la salida de Etoo o la sorprendente suplencia de Villa. “Aquí los goles son cosa mía”, cuentan que le masculló el argentino a modo de bienvenida. Recién proclamado campeón del mundo y máximo realizador de España, Villa recaló en el Barça tras marcar 171 goles en 289 partidos con el Valencia. Con Messi de falso 9 al no querer jugar en banda, fue Villa quien se tuvo que echar a un lado y alejarse del gol. En la primera temporada de Guardiola, la 2008-09, los azulgranas marcaron un total de 158 goles, de los cuales 38 fueron de Messi, 34 de Etoo y 25 de Henry. Es decir, el argentino ya fue el máximo realizador, pero con un 24,05% de los golesEl Barça ganó todo lo ganable y lo hizo con un fútbol nunca visto.

Leo fue incrementado su protagonismo y pasó de marcar el 24% de los goles del Barça el primer año de Pep Guardiola a superar el 42% con Tito Vilanova

En la siguiente temporada, la 2009-10, ya sin Etoo en plantilla por falta de ‘feeling’ con Guardiola y con Tití relegado a un segundo plano por la irrupción de Pedro, el Barça bajó a 138 goles, pero Messi se disparó hasta los 47, un 34,05%, con 21 de Ibrahimovic y 19 del canario. En la 2010-11, con Ibra de vuelta al Calcio tras la imposición de Messi a Guardiola de jugar él por el centro, el Barça logró 152 goles, con el argentino marcando casi tantos (53, un 34,86%) como el recién llegado Villa (28) y Pedro (22) juntos. El 7 de La Roja jugó escorado en la izquierda por imposiciones del guión. No del original, sino del que imponía Messi, consagrado como 9 mentiroso.

En la cuarta y última temporada de Pep Guardiola, el Barça alcanzó los 190 goles, de los que 73, el 38,42%, fueron de Messi, para superar el 43% con Tito. Normal que entonces se hablara de ‘Messidependencia’, aunque para más ganar que para jugar. De hecho, la ubicación de falso delantero centro de Leo no sólo llegó a condicionar el juego del Barça, sino que además cerró el grifo a la irrupción de otro goleador. 

Alexis y Villa felicitan a Messi por un gol con el FC Barcelona. (Efe)Alexis y Villa felicitan a Messi por un gol con el FC Barcelona. (Efe)

Etoo, Henry, Ibrahimovic, Villa, Pedro, Alexis y Cesc, además de Bojan, sufrieron los codazos de la ambición goleadora de Messi. Las últimas víctimas de lo que suponía jugar al lado del argentino fueron Cuenca y Tello, dos tiernos canteranos con el suficiente perfil bajo para no hacerle sombra a Leo, aunque aún así se llevaran alguna regañina del crack. Claro que la que más repercusión tuvo fue la le echó a Villa. Desde el Barça cerraron filas. Por algo era el Barça de Messi. Por algo los goles “aquí” eran patromino suyo. 

Sin embargo, esta situación ha cambiado en las dos últimas. Con Luis Enrique en banquillo teniendo claro que a Messi no se le sienta -tal y como tuvo que explicarle Josep María Bartomeu tras la famosa derrota en Anoeta- y con ese tridente que completan Neymar y Luis Suárez, quienes llegaron al Barça sabiendo donde llegaban y han sabido ganarse, no sólo la confianza, sino incluso la amistad de Leo. Prueba de ello es que de los 67 goles que el equipo azulgrana lleva en Liga, 25 son de Suárez, 18 de Neymar y ‘sólo’ 15 de Messi.  

De los 67 goles que el Barça lleva en Liga, 25 son de Luis Suárez, 18 de Neymar y ‘sólo’ 15 de Messi

El argentino va tan sobrado que se está permitiendo el lujo de repartir su herencia en vida. Así, mientras Luis Suárez es candidato a arrebatarle a Cristiano Ronaldo la Bota de Oro, en solitario, pues la ambos la compartieron hace dos temporadas, Neymar apunta directamente al trono de Leo. “Es increíble cómo los niños cogen de ejemplo a los futbolistas”, reflexiona Piqué en la entrevisa con ‘Papel’. “Mi hijo se pone las medias por encima de las rodillas y sólo quiere camisetas de manga larga porque su padre juega así. El otro día va y escupe y, cuando le regaño, me dice ‘es que lo hace Leo [Messi]’. Y me dejó cortado. Siempre me decían que tenía que ser un ejemplo para los niños, pero hasta que no tienes tus propios hijos no te das cuenta”.

Precisamente por eso es tan importante el ejemplo de este Messi más solidario y, por contra, del Cristiano más egoísta. Y, no, no es cuestión de caer en esa dicotomía en la que se ha querido convertir el fútbol español entre Real Madrid y Barça, sino de analizar con frialdad las palabras de Piqué sobre su compañero Leo y aplicarlas a Cristiano, quien sigue obsesionado con marcar goles para acumular premios individuales y, como hizo en La Rosaleda, desafiar a la afición del Málaga llevándose la mano a la oreja en un gesto que luego imitan los niños…   

Leo nunca ha batido a Cech

En sus seis visitas en la Liga de Campeones a Londres -sin contar la final de 2011 en Wembley-, Leo Messi no ha sido capaz de marcar un gol ni de batir a Petr Cech en los ocho encuentros en los que se han medido al actual portero del Arsenal.

Arsenal: Cech; Bellerín, Mertesacker, Koscielny, Monreal; Coquelin, Ramsey, Oxlade-Chamberlain o Walcott; Özil, Alexis Sánchez y Giroud.

Barcelona: Ter Stegen; Alves, Mascherano, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR).

Estadio: Emirates Stadium (Londres).

Hora: 20:45 horas, Antena 3. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes