“Mi pequeño gran hermano”: George Bush acude al rescate

16.02.2016 – 10:37 H. – Actualizado: 5 H. En ningún momento llegó a mencionar a Donald Trump. Pero, haciendo gala de su habitual toque rústico, ...

16.02.201610:37 H. – Actualizado: 5 H.

En ningún momento llegó a mencionar a Donald Trump. Pero, haciendo gala de su habitual toque rústico, George W. Bush aprovechó su regreso a los ‘flashes’ para arremeter contra el multimillonario que está transformando el Partido Republicano. Un partido que la familia Bush ha liderado durante mucho, mucho tiempo. En su primera aparición en un acto político desde 2009, el expresidente de EEUU subió al escenario en North Charleston, en Carolina del Sur, junto a su hermano Jeb, “mi pequeño gran hermano“, aspirante en horas bajas a la nominación republicana para la Casa Blanca.

Este sábado Carolina del Sur será el epicentro de las próximas elecciones primarias -hay caucus demócratas en Nevada-. Trump sigue liderando las encuestas de intención de voto a nivel nacional y también las de las primarias de este fin de semana. El magnate ha centrado su estrategia de campaña contra Jeb Bush en describir al exgobernador de Florida como un candidato “débil”. También ha expuesto el “gran error” que a su juicio fue la guerra de Irak, iniciada por George Bush, a quien atacó porque el “World Trade Center se derrumbó durante su mandato”, con los atentados del 11-S. Demasiado para el expresidente.

“No necesitamos a alguien en el Despacho Oval que refleje e inflame nuestra frustración. Necesitamos a alguien que pueda solucionar los problemas, y ése es Jeb Bush“, dijo el expresidente, que intenta dar un empujón a su hermano después de su sexto puesto en Iowa -donde gastó más de 14 millones de dólares para obtener el 2,8% de los votos– y la cuarta posición en New Hampshire.

El expresidente Bush se ha mantenido alejado de la política desde que dejó la Casa Blanca a comienzos de 2009, pero su discurso entusiasmó a los 1.500 asistentes al mitin… mucho más que el de su hermano Jeb. En otro momento de su intervención, Bush quiso recordar al público las salidas de tono e insultos que suelen marcar las intervenciones y participaciones en debates de Trump y, de nuevo sin mencionar al magnate, dijo: “En mi experiencia, la persona más fuerte no es generalmente la más ruidosa de la sala”. Según el expresidente, que alertó a los votantes de que las elecciones son un asunto “serio”, la fortaleza “no es retórica vacía ni fanfarronería”.

El rápido ascenso de Trump ha desconcertado a la familia Bush y sus aliados. Durante meses éstos han pronosticado que el empuje del multimillonario se esfumaría durante la campaña. Sin embargo, son las esperanzas de Jeb Bush de ocupar el Despacho Oval las que están en peligro. Sobre todo si no logra un buen resultado en Carolina del Sur, donde la batalla será reñida y sucia. Por eso el expresidente ha emergido de su autoimpuesta hibernación, para acompañar cada elogio a su hermano menor de una crítica implícita a Trump. “Puedo derrotar a Hillary Clinton“, dijo anoche un Jeb Bush apasionado tras las palabras de ‘calentamiento’  su hermano mayor. “Puedo prometéroslo (que venceré a Clinton)”. Nadie cree que el rival a batir sea, ahora mismo, la exsecretaria de Estado.

Fuente: ElConfidencial.com