Mi viaje a la yihad: así se llega de España al corazón del 'Califato'

¿Es fácil establecer vínculos con miembros del Estado Islámico para llegar a sus dominios? Ahora que el ‘Califato’ acaba de cumplir un año, ...

¿Es fácil establecer vínculos con miembros del Estado Islámico para llegar a sus dominios? Ahora que el ‘Califato’ acaba de cumplir un año, ‘El Confidencial’ ha contactado con reclutadores del ISIS para que nos ‘ayuden’ a llegar hasta su ‘capital’, Raqqa, y unirnos a sus filas. Nos describen cómo alcanzar el corazón del territorio que controlan, por dónde cruzar a Siria o cómo esquivar a las fuerzas de seguridad. Este es el resultado de la investigación, que este diario publicará en dos entregas. Hemos omitido el nombre completo y las cuentas en redes sociales de dichos reclutadores por razones de seguridad.

—————————————————————

¿Resulta sencillo viajar desde cualquier país de Europa hasta Raqqa, la capital de facto del Califato? ¿Si no se tienen vínculos con redes yihadistas en el país de origen se puede llegar a establecer contacto con miembros del Estado Islámico? ¿Cualquier persona con acceso a redes sociales puede comunicarse con miembros del ISIS? La respuesta a todas estas preguntas es… . Cualquiera con conocimientos básicos de informática, manejo de redes y del lenguaje que usan los yihadistas puede ponerse en contacto con reclutadores y viajar hasta Siria y, desde allí, al corazón del Califato.

Según el think-tank Brookings Institution de Estados Unidos, hay 46.000 cuentas vinculadas al Estado Islámico en Twitter, de las cuales 30.000 están controladas por usuarios humanos (el resto son ‘bots’). La mayoría de los usuarios son sirios que tuitean una media de siete veces al día y engloban más de un millar de seguidores en todo el mundo. Son, principalmente, los encargados de difundir la propaganda del Estado Islámico (ejecuciones, etcétera…) además de enaltecer a la organización liderada por Abu Bakr Al-Bagdadi.

La inmensa mayoría utiliza el árabe para interactuar con otros usuarios, mientras que solo el 18% tuitea en inglés y un 7% lo hace en francés. Son estos dos últimos grupos los que nos interesan, ya que se encargan de reclutar a occidentales para la yihad. Estos usuarios suelen identificarse por sus fotografías de perfil, donde pueden verse las banderas negras del Estado Islámico, versos del Corán, yihadistas en combate o imágenes del califa.

Pero ¿cómo llegar hasta ellos? Las palabras clave se repiten en redes como Twitter: Umm (madre, en árabe), Yihad, Muyahidine, Raqqa o ISIS (o la unión de algunos de estos términos, como UmmYihad). Aun así, entre los miles de usuarios que hacen apología del grupo terrorista muy pocos tienen la llave que conduce hasta los dominios del Estado Islámico.

Esta es la conversación que mantuvimos con el supuesto reclutador. El Confidencial contactó con A.F.B., quien no tardó en responder a nuestro mensaje para unirnos al Estado Islámico.

–La paz sea contigo, hermano. Soy un joven musulmán que vive en España. Me pongo en contacto contigo porque estoy desesperado. Quiero huir de mi país y unirme al ISIS. He tratado de ponerme en contacto con otros hermanos españoles en Raqqa pero ha sido imposible. Te pido, por favor, que me ayudes.

–La paz sea contigo. Debes viajar hasta la ciudad de Gaziantep (Turquía) y una vez aquí deberás mandarme un mensaje. ¿Vienes solo o con tu familia?

–Gracias por contestar, hermano. Viajo junto con mi mujer, embarazada de cinco meses, y con su hermana, de 18 años.

–¿Tienes suficiente dinero para poder viajar hasta aquí? Nosotros podemos ayudarte con las costas del viaje.

–He conseguido ahorrar lo suficiente para poder pagar tres billetes de avión desde Madrid hasta Estambul.

–Entonces vuela hasta Estambul y desde allí tomas un autobús hasta la ciudad de Adana (en el sur de Turquía) y luego otro hasta Gaziantep. No debéis levantar sospechas ante la policía. Vestid con ropa normal.

A.F.B. es un joven belga, como confesó durante nuestra conversación, simpatizante del Estado Islámico y que vive con su mujer en la ciudad de Gaziantep. Es uno de los encargados de ayudar a los recién llegados a cruzar la frontera entre Turquía y Siria.

–¿El paso es sencillo? Te recuerdo que mi mujer está embarazada de cinco meses y le cuesta correr.

–No te preocupes, hermano. El cruce es bastante simple y sencillo. Es la ruta habitual que utilizamos. Sólo tienes que tener paciencia porque los cruces no suelen ser inminentes. Quizás debáis esperar una semana antes de poder cruzar”.

“Todo lo encontrarás en Emigración al ISIS”

Finalmente, la conversación con el yihadista de origen belga dejó claro que estaba más interesado en conocer a nuestra supuesta cuñada (con la que estaba interesado en contraer matrimonio) que en nuestro viaje a Siria. Argumentó que, como buen musulmán, puede llegar a tener hasta cuatro mujeres.

Pero A.F.B. no es el único dispuesto a echar una mano a los nuevos reclutas. Al mismo tiempo, localizamos en la red a A.W. De origen australiano, este yihadista, que estaba en Raqqa en el momento de la conversación, fue mucho más directo.

–Toda la información que buscas la encontrarás en Hijrah to the Islamic State (Emigración al Estado Islámico, un folleto informativo para los nuevos adeptos que quieren entrar en el Califato). Suerte. Nos veremos pronto, hermano.

Esta fue nuestra única conversación con A.W. Días después, Twitter bloqueó su cuenta. Pero ya importaba poco. Teníamos el santa sanctorum del viaje a la yihad. Un documento, facilitado mediante un link, de 50 páginas, que contiene todo lo necesario para poder viajar hasta el corazón del Califato.

¿Y las mujeres?

En las redes sociales también hay espacio para las mujeres. Al-Bagdadi sabe que necesita seducirlas para que su sueño de extender los tentáculos de la bandera negra por todo Oriente Medio sea una realidad. Por ello, en la red se pueden encontrar perfiles manejados por mujeres y destinados a mujeres. U.Al-B. –de origen británico– o U.R. son los más reclamados y los que más adeptos tienen.

Curioso es el caso de U.R. (Pájaro del Paraíso, cuyo perfil incluye el número de veces que Twitter le ha bloqueado la cuenta), quien ha creado un blog, Diario de un viajero, en el que relata su experiencia hasta que llegó a los dominios del Estado Islámico. En estas memorias, recomienda a las futuras concubinas de los yihadistas descargarse “buenos libros en un iBook; yo me descargué Orgullo y prejuicio y algunas novelas en inglés”. “También sería buena idea que trajerais con vosotras una copia de El Corán, lo memoricéis y lo recitéis”, afirma.

Además, U.R. no escatima a la hora de describir todas las dificultades que conllevó cruzar la frontera de manera ilegal. “Recuerdo que era una noche fría. Estaba congelada y exhausta. Cansada de andar. No recuerdo muy bien cuánto tiempo estuvimos andando. […] Miré a mí alrededor. Vi a una mujer de unos 60 años. Estaba con su hija. Creo que debía de estar en el tercer trimestre de su embarazo. Y vi a Umm Yusuf, con sus dos hijos. Umm Zayd, embarazada de siete meses, y Umm Salah”.

Foad, hermano de una joven francesa de 15 años que huyó a Siria (Reuters).Foad, hermano de una joven francesa de 15 años que huyó a Siria (Reuters).

El viaje

España, Alemania, Francia, Reino Unido… Pero también Somalia, Libia, Afganistán, Pakistán, Líbano, Túnez… Las pantallas de los dos aeropuertos internacionales de Estambul (el Ataturk y el Sabiha Gokcen) son un claro ejemplo de algunos de los singulares destinos que ofertan las dos principales compañías turcas: Turkish Airline y la compañía de bajo coste Fly Pegasus. No causaría mayor sorpresa de no ser por el hecho de que hay más de 3.000 tunecinos enrolados en las filas del Estado Islámico en Siria e Irak. También porque, según denunció James Clapper, director de la CIA, “el 60% de los combatientes extranjeros del Estado Islámico han entrado a Siria por las fronteras turcas”. Esto convierte a los dos aeropuertos en los centros de peregrinaje de todos los yihadistas.

Por si quedaba alguna duda, el folleto Hijrah to the Islamic State, editado por el ISIS, también recomienda Turquía a los futuros viajeros como puerta de entrada a Siria. “No debéis viajar directamente desde vuestros países de origen. Debéis pasar un par de días de vacaciones en países como España o Grecia con el fin de no levantar sospechas entre las autoridades policiales”. Además, advierte de que viajar en coche o en barco conlleva muchos menos riesgos porque los chequeos policiales son menos rigurosos en las fronteras y es mucho más sencillo acceder a Turquía.

Volvamos a la vía aérea. Este es el método que utilizó, por ejemplo, Hayat Boumeddiene (viuda del terrorista Amedy Coulibaly, autor del ataque al supermercado kosher de París). La pareja viajó realizó en coche el trayecto Paris-Madrid el 31 de diciembre de 2014 y, desde la capital de España, Hayat voló con destino Estambul el 2 de enero. Los Coulibaly siguieron a la perfección las indicaciones de Hijrah to the Islamic State.

Debéis pasar un par de días de vacaciones en países como España o Grecia con el fin de no levantar sospechas

“Los reclutadores del Estado Islámico están haciendo especial hincapié en que aquellos que van a cruzar por el aeropuerto de Estambul no levanten sospechas. Recomiendan afeitarse las barbasvestir a la manera occidental o que las mujeres cubran su cabello con un simple velo”, explica Y.A., uno de los confidentes que ha ayudado a elaborar este reportaje.

En 2012 o 2013 entrar en Turquía era tan sencillo como comprar el visado en el propio aeropuerto (15 €), sonreír al funcionario que revisa el pasaporte, recoger tu equipaje, salir del aeródromo y desaparecer. Ahora la cosa ha cambiado. Los países occidentales han comenzado a presionar al Gobierno turco y a condenar su pasividad en los controles fronterizos. Por ello, las agencias de inteligencia europeas han elaborado una lista con más de 10.000 nombres de extranjeros que tienen intención de unirse al Estado Islámico. Fruto de este cambio, cientos de occidentales han sido detenidos en los dos aeropuertos y deportados a sus países de origen acusados de tratar de unirse al grupo de Al-Baghdadi.

“Todas aquellas personas que vienen a unirse al Estado Islámico reciben instrucciones precisas para que puedan sortear los puestos de la policía en los aeropuertos. Deben responder que viajan a Turquía para hacer turismo y, sobre todo, que traten de estar lo más tranquilos posible para no levantar sospechas del funcionario”, apunta Y.A.

Una vez solventado el trámite del sellado del pasaporte y del chequeo en la base de datos de la policía, comienza el verdadero viaje a la yihad.

“La siguiente parada es la estación de autobuses. Allí cogerán diferentes rutas y diversos autobuses que los llevarán hasta el sur de Turquía, justo en la frontera con Siria”, comenta nuestro confidente. “Son los propios viajeros quienes gestionan sus billetes de autobús, siguiendo las indicaciones que previamente las han facilitado los reclutadores del ISIS. Ellos (los viajeros) son los que corren con todos los gastos del transporte y en ningún momento tienen contacto con miembros del Estado Islámico, a no ser que el viajero sea alguien especial o relevante; en ese caso, será acompañado en todo momento por varios miembros del grupo”, señala U.A., el otro contacto que ha colaborado con El Confidencial en la elaboración de este reportaje.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: