Michu vuelve de su calvario en Tercera para ejercer de “hijo pródigo” en Oviedo

21.08.2016 – 05:00 H. “El fútbol te da de lado”, dijo Víctor Valdés en una entrevista para la RCN. Pero la familia no. Por eso Michu ha logrado ...

21.08.201605:00 H.

“El fútbol te da de lado”, dijo Víctor Valdés en una entrevista para la RCN. Pero la familia no. Por eso Michu ha logrado volver a la élite: porque junto a su hermano Hernán, entrenador del Langreo, encontró la tranquilidad necesaria para volver a sentirse futbolista, ganar confianza y recuperarse del tobillo que le hizo pasar de ser uno de los jugadores más cotizados de Europa a un juguete roto.

El delantero asturiano, año y medio después de fichar por el humilde club de Tercera División, parece sentirse capaz de volver a ser protagonista en un gran estadio. Y lo hará como “hijo pródigo” del oviedismo, ya que nueve años después de abandonar el club, volverá a vestirse de azul para, según él, retirarse con el club en Primera División.

Se trata de un premio del darma, que compensa el sufrimiento de un futbolista que estaba en pleno crecimiento en el momento que su tobillo dijo basta. Siempre fue uno de los mejores donde jugó y acaparó las miradas de muchos grandes clubes. Aún resulta llamativa la imagen de Martin Ferguson, hermano del extécnico del United, en la grada del rudimentario Estadio de Vallecas observando los progresos del asturiano.

Michu, durante su primera etapa en el Oviedo. (Real Oviedo)Michu, durante su primera etapa en el Oviedo. (Real Oviedo)

Aunque su estado físico es una auténtica incógnita, la afición del equipo asturiano está revolucionada. La vuelta de un referente y embajador del oviedismo es, sin duda, un acontecimiento único. Como cuando Henry volvió de la MLS al Arsenal, el día que Michu marque, se cae el Carlos Tartiere. Seguro.

Pero precisamente ese tobillo que genera tantas dudas puede condicionar su vuelta a la élite. Su movilidad no es la misma que en sus mejores años y el miedo a poder romperse de nuevo no termina por desaparecer. Un temor muy arraigado en su interior, aunque quizá menos presente en su memoria después de las buenas sensaciones vividas en el Langreo. Eso sí, la intensidad de LaLiga 123 es muy alta, con muchos partidos de una gran dificultad, por lo que la articulación deberá adaptarse a un nuevo grado de exigencia.

Un tobillo capaz de hundir una carrera

Michu fue uno de los jugadores más destacados de Segunda División con el Celta de Vigo. Aquel año, Rayo Vallecano y Betis ascendieron a Primera, mientras que los celestes se quedaron en la categoría de plata, precisamente, con un penalti fallado por el asturiano contra el Granada en el playoff. Ese verano fichó por el Rayo, club en el que el futbolista comenzó a hacerse conocido. Sus 17 goles con los franjirrojos le valieron un billete al Swansea de la Premier League.

Después de lograr 22 goles con el conjunto galés, con el interés de equipos como el Arsenal, jugando por primera vez en competición europea y con los rumores apuntándole como posible delantero de la Selección Española de cara al Mundial 2014, comenzó su calvario. Una lesión de tobillo que le obligó a pasar por quirófano en el mejor momento de su carrera.

Parecía que estaría unos meses fuera y que volvería con más fuerza, pero la intervención médica no fue tan bien como se esperaba. La operación, realizada en Oporto, no le quitó las molestias del tobillo. Todo lo contrario. Debido al esfuerzo continuo al que los futbolistas se someten, los dolores fueron cada vez más intensos y habituales

Con la camiseta del Swansea no volvió a ser el mismo y durante ese año, el renqueante Michu se alejó mucho de sus habituales cifras goleadoras. De hecho, de ser la estrella pasó a ser un habitual del banquillo. De 35 partidos jugados en la temporada 2012/2013, pasó a jugar en 17 el año siguiente. La mitad.

Michu celebrando uno de los numerosos goles que marcó en su primer año con el Swansea. (Karel Prinsloo/Reuters)Michu celebrando uno de los numerosos goles que marcó en su primer año con el Swansea. (Karel Prinsloo/Reuters)

Pese a ello, el Swansea no quería dejarlo marchar. Necesitaba recuperar a la estrella del equipo como fuese y jamás se perdonaría venderlo y que volviese a ser el goleador letal que llegó con el revolver cargado del Rayo. Por eso, el club galés decidió mandarlo a Nápoles cedido, quitarse su ficha de en medio y que se probase con el conjunto italiano. Allí solo jugó 241 minutos oficiales, hasta que su tobillo dijo basta. “El dolor era insoportable”, aseguró en una entrevista para ‘Marca’. Decidió volver a ponerse en manos de los médicos.

No eligió a los mismos doctores. Michu esta vez se operó en Vitoria, pero el tobillo, aunque en mejores condiciones, seguía sin dar el rendimiento esperado. En ese momento decidió volver a empezar: fichó por el Langreo de Tercera División después de obtener la carta de libertad del Swansea. Puesta del contador a cero para un futbolista que de no haber sido por las lesiones, hubiese tenido un techo muy alto. Su crecimiento desde que salió del Celta sirve para hacerse una idea.

Michu solo jugó un partido con la Selección. (M.T. Díez/EFE) Michu solo jugó un partido con la Selección. (M.T. Díez/EFE)

Ahora, parece que está fuera del oscuro túnel de su tormento. Un trayecto que ha sido, quizá, demasiado largo, pero que ha hecho que Michu vuelva a un club donde se tendrá paciencia con él y cuya afición le tiene como referente. Sin duda, en LaLiga 123, volveremos a escuchar sobre este delantero. 

A convencer a Fernando Hierro

El nuevo entrenador del Oviedo, Fernando Hierro, ya tiene estrella. Y pareció satisfecho de poder contar con Michu en su equipo, aunque cuando habló para los periodistas aún no se había hecho oficial la llegada del delantero asturiano. “A todos nos gustan los buenos y grandes futbolistas, y Michu es un magnífico jugador”, dijo.

“Sé lo que significa Michu para el Oviedo“, aseguró sobre la llegada del jugador, que ilusiona mucho a una afición que espera verle dentro de poco aporreando con rabia las vallas del Tartiere después de marcar un gol. Como lo hacía en Vallecas o en Swansea.

Sin duda, un fichaje ‘top’ para Fernando Hierro, ya que cuenta con una experiencia que va mucho más allá de las que tienen los jugadores del Oviedo: ha jugado en dos grandes ligas europeas, ha vestido la camiseta de la selección y se ha enfrentado contra varios de los mejores jugadores del mundo.

 

Fuente: ElConfidencial – Deportes