Morata no tiene sitio en un Real Madrid con Zidane, pero sin 'Pavones'

Con el relevo de Rafa Benítez por Zinédine Zidane en el banquillo del Bernabéu, Florentino Pérez ha recuperado para su Real Madrid la mitad de su famoso -e incumplido- eslogan de ‘Zidanes y Pavones’. De la estancia de Zizou como entrenador del Castilla se puede asegurar sin riesgo a equivocarse que el francés estaba en el filial madridista más para formarse él que para formar a los jugadores llamados, en teoría, a formar algún día parte del primer equipo blanco, los ‘Pavones’, que llamó el presidente del Madrid. 

De hecho, no es fácil encontrar a alguien en Valdebebas que valore la labor formativa de Zidane, más allá de la lógica ascendencia que un ‘crack’ como él representa para cualquier futbolista. Si lo es para los consagrados Cristiano, Benzema o Isco, ¿cómo no iba a serlo para los Mayoral, Odegaard o Mariano? Por cierto, el Castilla post Zidane suma cuatro victorias en cuatro partidos, con 12 goles a favor y uno solo en contra, el que el equipo que ahora dirige Ramis encajó este sábado en Zubieta contra el filial de la Real Sociedad (1-2). 

En contra de lo que se podía pensar, aunque es cierto que tampoco las circunstancias, como, por ejemplo, no disputar la Copa, le están ayudando, Zidane apenas está contando para su Real Madrid con los jugadores de la cantera. De hecho, lo está haciendo menos que el despellejado Benítez, con quien futbolistas como Nacho, Casemiro, Cheryshev o Lucas Vázquez tuvieron más minutos que con el francés. La excepción es Jesé, a quien la lesión de Bale y el hecho de que James Rodríguez no esté a su mejor nivel, le benefician, y por supuesto Carvajal, tal y como quedó demostrado ante el Betis, mucho más de fiar que el brasileño Danilo.  

Si algo tiene claro Zidane, es que su objetivo no es otro que ganar alguno de lo dos títulos a los que puede aspirar el Real Madrid. Solo así se garantizaría la continuidad en el banquillo del Bernabéu. A partir de ahí, se entiende su innegociable apuesta por la BBC o por un centro del campo formado por Kroos, Modric e Isco. Zizou no espera a nadie, y por muy técnico del Castilla que haya sido, los canteranos son como las bicicletas: para el verano…  

Precisamente por ello sorprende que desde el entorno de Florentino se asegure que el Real Madrid tenga previsto ejercer la opción de recompra que incluyó en el acuerdo para el traspaso de Álvaro Morata a la Juventus en 2014, en que se especificaba que podía recuperar a su canterano abonando 30 millones de euros al término de la temporada 2015-2016, es decir, ocho millones más de los que el equipo italiano pagó en su momento.

Morata, quien la temporada pasada fue decisivo en las semifinales de la Liga de Campeones contra el Real Madrid, tuvo que emigrar por falta de oportunidades. La Juve apostó por él y, aunque es cierto que esta temporada no está teniendo el mismo protagonismo que la pasada, el español sigue sintiéndose importante, precisamente lo que no pudo hacer en su Madrid. La ampliación de contrato por una temporada más, hasta 2020, dejó claro el interés de los italianos. 

Cuatro goles en cinco días

Después de una alarmante sequía goleadora que se remontaba al lejano 4 de octubre, Morata marcó dos de los tres tantos que la Juve le hizo al Inter el pasado miércoles en la ida de la Coppa de Italia y este domingo firmó otro dos en la visita al Chievo (0-4). Sobre sus 119 días de sequía en la Serie A, Morata comentó en los micrófonos de Sky Italia que quiere “mirar siempre hacia el futuro”.

“¿Morata tiene demasiadas preocupaciones?”, preguntó el técnico de la Juventus, Massimiliano Allegri, en la rueda de prensa previa al partido copero contra el Inter. “Si es así, tiene que quitárselas de la cabeza y jugar más despreocupado. Juega bien y solo le falta el gol”, añadió el italiano, a quien el español le ha dado la razón con cuatro tantos en apenas cinco días.    

El Arsenal, que ya quiso la cesión de Morata en el mercado de invierno de hace dos temporadas, volvió a sonar en Inglaterra como posible destino del delantero español. El gran objetivo de Arsène Wenger era Aubameyang, el goleador del Borussia Dortmund, pero el club alemán se ha negado a negociar su salida, de ahí posiblemente que Morata sonara como posible alternativa. Sin embargo, el exmadridista no tiene ninguna intención en moverse de la Juve, donde ha vuelto a jugar y a marcar, sin duda la mejor noticia para él y también para Vicente del Bosque, quien sigue viendo en Morata al ‘9’ de España para la Eurocopa de Francia que se disputa este verano y en la que también estará, pero con Polonia, Robert Lewandowski, el ‘9’ que quiere Florentino Pérez para su Real Madrid.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes