Mujeres que triunfan en el más machista de los mundos

“En el mundo árabe una mujer siempre es una mujer y no van a tratarte de igual a igual”. Llevar a buen puerto un negocio en Oriente Medio nunca es ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

“En el mundo árabe una mujer siempre es una mujer y no van a tratarte de igual a igual”. Llevar a buen puerto un negocio en Oriente Medio nunca es fácil para las mujeres. La sociedad y la economía son relativamente más abiertas en el Líbano que en el resto de la región, por lo que las empresarias deberían tener más oportunidades. Estas son las historias de éxito de algunas emprendedoras.

———————————————————————–

Hace cinco años Hind Hobeika nunca habría imaginado que su pasión por la natación la iba a convertir en una exitosa mujer de negocios. Hobeika, de 26 años, inventó unas gafas de natación que miden el ritmo cardiaco mientras el atleta está en movimiento bajo el agua. Ahora, esta joven emprendedora es dueña de la empresa Instabeat, que ha desarrollado este producto innovador para nadadores de competición.

“Nunca entendí porqué los nadadores no pueden controlar su ritmo cardiaco mientras practican el deporte al igual que hacen los corredores”, explica a El Confidencial esta joven empresaria libanesa.

Hobeika formaba parte del equipo de natación de la Universidad Americana de Beirut, y en el último curso de su carrera de Ingeniería diseño un proyecto para crear unas gafas que aprovechasen la tecnología infrarroja. Alentada por sus profesores, se atrevió a participar en un concurso de jóvenes talentos en Doha (Qatar). “Me pasé todo el tiempo en el hotel, intentando desarrollar prototipos del dispositivo. Gracias a mi esfuerzo quedé en tercer lugar”, explica la joven libanesa.

Aquel fue su primer acercamiento a la realidad del mundo empresarial, en especial la de los países árabes. “Ganar el tercer premio fue una gran sorpresa. Pero me sorprendió más que, como era mujer, y además no llevaba el velo, no me dejaron salir en las fotos”, lamenta Hobeika. El galardón le dio el impulso para seguir adelante con su idea, única e innovadora, ya que no se había inventado antes unas gafas para controlar el ritmo cardiaco. “Era un gran reto, pero decidí perseguir mi sueño y hacerlo realidad”, cuenta ahora con pasión.

Deben cumplir con los desafíos de la expansión de sus empresas en países socialmente conservadores

“Soy una mujer con los pies en la tierra, pero una apasionada de lo que hago y siempre me esfuerzo para hacerlo mejor. He trabajado duro para llegar a donde estoy. Para mí, el logro es haber construido Instabeat y no ser una exitosa empresaria”, manifiesta. “Al principio no fue fácil conseguir que una empresa apostara por este nuevo dispositivo en el Líbano”, reconoce Hobeika.

La mejor oferta de vino de Berytech, un centro de desarrollo de negocios, afiliado a la Universidad de San José, situado a las afueras de Beirut. “Berytech me concedió una financiación inicial de 100.000 dólares. Con esa inversión fui a buscar una patente en Estados Unidos”, explica la joven, antes de agregar que Instabeat está en el mercado desde hace año y medio, y se vende por alrededor de 100 dólares. Hobeika vive ahora en San Francisco pero siempre que puede regresa al Líbano, donde tiene a sus padres, amigos y profesores que la han apoyado.

Hind Hobeika durante una conferencia. Hind Hobeika durante una conferencia.

“Nunca imaginas a un empresario con falda”

“Cuando piensas en empresarios en Oriente Medio, nunca puedes imaginar que puedan llevar zapatos de tacón y falda”, expresa con cinismo Rania Abu Mosleh, de 32 años. Abu Mosleh es la directora general de AMB (Assessement ang Managment Bureau), una empresa de servicios de consultoría e inversiones. La mayoría de sus inversores son de los países del Golfo, pero también hace consultorías para europeos y estadounidenses.

La empresaria libanesa reconoce que cuando trata con hombres de negocio de los países del Golfo a veces “no la toman en serio”. “Tengo que decir que llamo en nombre de mi hermano Hassan, que es el director regional, para que tengan más en cuenta”, lamenta Abu Mosleh. “No tiene nada que ver cuando trato con inversores europeos o estadounidenses. Pero aquí en el mundo árabe una mujer siempre es una mujer y no van a tratarte de igual a igual”, critica.

La sociedad y la economía son relativamente más abiertas en el Líbano que en el resto de la región, por lo que las mujeres deberían tener más oportunidades. Pero “hacer crecer un negocio en Oriente Medio nunca es fácil para las mujeres”, critica Dina Dabbous, directora del Instituto de Estudios de la Mujer en el Mundo Árabe.

“Las que tienen éxito deben cumplir con los desafíos de la expansión de sus empresas en países socialmente conservadores y buscar financiación en compañías dirigidas, en gran parte, por el sexo masculino, por lo que a veces son reacios a tratar con las mujeres y prefieren negociar con colegas varones a los que toman más en serio”, insiste Dabbous.

Este problema se ve agravado por el hecho de que los derechos individuales están vinculadas a la religión a través de leyes sobre el estatuto personal y por “la incapacidad para presionar la institución legislativa para modificar las leyes que siguen siendo una prerrogativa de los tribunales religiosos individuales”, rechaza enérgicamente Dabbous. “La solución comienza con la educación de los ciudadanos sobre sus derechos y las leyes que regulan su vida, sobre todo mediante la introducción de currículos educativos actualizados”, puntualiza la experta.

Rania Abu Mosleh, directora general de AMB (Foto: Ethel Bonet).Rania Abu Mosleh, directora general de AMB (Foto: Ethel Bonet).

“La división se mantiene en el lugar de trabajo”

Dima Dabbous cree que la corrupción en El Líbano es también un problema importante y que la implementación de la educación obligatoria y el desarrollo de los planes de estudio en las escuelas públicas “son fundamentales para permitir que cada niño tenga acceso a una buena educación”, afirma. “Ello ayudaría a erradicar las diferencias de clase en el nivel educativo”, subraya Dabbous.

La directora del Instituto de la Mujer también está trabajando con el fin de modificar la ley Laboral para garantizar la protección de las mujeres trabajadoras de la discriminación y la opresión en sus diversos aspectos, incluyendo el acoso sexual. “Los hombres mantienen la división en el lugar de trabajo. Y cuando se reúnen fuera de las horas de trabajo, excluyen automáticamente a las mujeres. Hay demasiado peso social que impide dar un rol de igualdad a las mujeres. Esto tiene que venir del esfuerzo individual para cambiar las cosas”, advierte Dabbous.

Iniciativas como La Liga Libanesa para las Mujeres de Negocios (LLWB) están ayudando a cambiar poco a poco la situación. Esta ONG organiza conferencias y ofrece talleres de formación para la creación de iniciativas empresariales de mujeres. “Algunas personas no aceptan el cambio. Pero como empresarios no pueden estancarse“, indica a El Confidencial Lina Ali Ahmad, coordinadora de LLWB. “Nuestro objetivo es conseguir una mayor competencia de la mujer en el mundo de los negocios”, añade.

La receta del éxito

Talleres de formación para mujeres empresarias han ayudado a crear iniciativas exitosas como el portal digital de recetas “Shahiya”, que significa apetito en árabe. Su página web, en árabe e Inglés, ofrece a sus usuarios recetas únicas de diferentes tipos de cocina, información sobre restaurantes en las principales ciudades árabes y europeas, junto con consejos sobre la nutrición de un dietista experimentado.

Shahiya.com fue lanzado en 2010. Sin embargo, la idea detrás de Shahiya llegó muchos años antes, cuando los tres fundadores dejaron el Líbano para realizar sus estudios de posgrado en el extranjero. “Nos pareció que era difícil de conseguir buenas recetas de cocina en línea en árabe, lo que resulta sorprendente teniendo en cuenta que la comida es tan importante en la cultura libanesa. Esto nos inspiró para comenzar Shahiya”, explica en una entrevista Hala Labaki, cofundadora de la página web.

“Años más tarde, de vuelta en el Líbano, con la aparición de las plataformas sociales en línea, creímos que era hora de marcar una diferencia en la escena culinaria en línea, y el sitio web nació”, agrega Labaki. Hoy, el portal de cocina tiene 3,5 millones de visitantes al mes, el 40% de los cuales son de Arabia Saudí. Hay 15.000 recetas publicadas, por lo que es la mayor biblioteca digital de lengua árabe para las recetas.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: