Munir recupera el brillo que Luis Enrique espera de Nolito

21.01.2016 – 05:00 H. No se fía demasiado de él, pero está respondiendo de manera notable. Se ha convertido en el Pichichi de la actual Copa del Rey. Tras ...

21.01.201605:00 H.

No se fía demasiado de él, pero está respondiendo de manera notable. Se ha convertido en el Pichichi de la actual Copa del Rey. Tras el gol marcado en San Mamés, y que abrió el marcador, Munir ya suma 5 en la presente edición del torneo del k.o., pues antes marcó en la eliminatoria frente a la Villanovense y otros tantos ante el Espanyol. El delantero hispano-marroquí va recuperando poco a poco el reluciente brillo que mostró en el verano de 2014, cuando durante la pretemporada mostró sus credenciales a golpe de gol ante la sorprendida mirada del fútbol español. Pero aquellos tiempos dieron paso al fulgor del intocable tridente, que le cerró cualquier camino. En cuanto Luis Suárez entró en juego tras la sanción de la FIFA, el chaval pasó a un segundo plano.

La salida de Pedro provocó que Luis Enrique pidiera un sustituto de nivel, viniendo a decir de alguna manera que no confiaba en exceso en Munir y Sandro. Nolito, al que conoce perfectamente de su etapa como entrenador del Celta, pasó a convertirse en objetivo prioritario para el entrenador asturiano. Y ese deseo sigue vigente a día de hoy. El mercado invernal de fichajes entra en su recta final y el técnico continúa empeñado en tener a su órdenes al atacante andaluz. De llegar, el horizonte de Munir se llenaría de nubes. Perdería el terreno que tanto le está costando recuperar desde que aterrizó en el primer equipo. La puerta que le abrió Del Bosque se cerró de golpe y es ahora, curiosamente, Nolito el que tiene plaza casi asegurada para disputar la próxima Eurocopa de Francia.

En estos primeros meses de temporada no ha variado el pensamiento de Luis Enrique, que insiste en tener a su lado a Nolito, mientras Munir asiste expectante a los movimientos que van surgiendo sin parar en los últimos días. Diferentes medios de comunicación dieron por cerrada la operación, pero el Celta volvió a salir a escena para dejar clara su intransigente postura. Miguel Torrecilla, director deportivo del club vigués, fue contundente esta semana al manifestar que “el que quiera a Nolito deberá pagar la cantidad estipulada en su cláusula de rescisión ahora”. Y el Barça, mientras, que busca el mejor camino para reclutar ya al jugador pero sin hacer tan importante desembolso en estos momentos.  

Munir abrió el marcador en San Mamés, aunque su situación sigue sin ser cómoda (EFE)Munir abrió el marcador en San Mamés, aunque su situación sigue sin ser cómoda (EFE)

Los ‘viajes’ a Neymar

“Me hubiera gustado dar más minutos tanto a Munir como a Sandro”, reconoció Luis Enrique tras el partido, para apuntar que “ambos jugadores tienen gol; aportan y aportarán muchas cosas, no tengo duda. Pero esto es el Barcelona y es difícil. Son dos jugadores que están dispuestos a ayudar y me alegro del gol que ha marcado Munir en San Mamés”. “La eliminatoria está abierta y se presenta un partido de vuelta apasionante”, destacó el entrenador del Barcelona, que añadió que “nunca” ha hablado de los árbitros. “Dije lo que dije y no hay que darle más vueltas; me reafirmo en lo que afirmé y no tengo nada más que decir”.

Mientras, el partido, que se presentaba caliente, finalmente no lo fue tanto como algunos auguraban. Desde la grada, eso sí, salieron unos cuantos insultos hacia determinados jugadores del Barcelona. Sólo saltaron chispas en momentos puntuales, pero sin más. El encuentro se había puesto en marcha en sala de prensa. Primero disparó Luis Enrique y horas después le contestó Ernesto Valverde. El entrenador del Barcelona dijo que le “sorprendió” la designación de González González para arbitrar el encuentro. “No es una buena noticia por la tensión que genera”, añadió, recordando que fue el que impartió justicia en el Barcelona-Espanyol copero que acabó con una tremenda batalla dialéctica en el túnel de vestuarios del Camp Nou. Su colega tardó lo justo en replicar, diciendo que “no es leal que se condicione al árbitro”. Con estos prolegómenos y batallas anteriores en el recuerdo, se presentaba a priori un encuentro más que candente en San Mamés. Pero no fue para tanto. “No me sacó la amarilla por una protesta, lo hizo porque quiso”, disparó un molesto Iniesta al colegiado.

Antes de que se cumpliera la primera media hora, los goles de Munir y Neymar habían echado agua al caliente San Mamés. Elegido mejor árbitro de Primera división la pasada temporada, José Luis González González cortó cualquier conato de enfrentamiento que pudiera surgir, sobre todo en el segundo tiempo, cuando mostró ocho amarillas. Sonoros pitos escucharon los jugadores del Barça durante el calentamiento, pero no siempre fue así, en gran medida por el poder del equipo azulgrana. Toque de atención a Busquets al principio, frenazo a las protestas de los entrenadores en un momento dado, aviso a Laporte para que no se pasara… Desde el primer momento echó el lazo al partido el colegiado y no lo soltó hasta el final. No se desbocó como podía pensar alguno. Neymar, señalado por aquella famosa ‘lambretta’ que se marcó en la última final de Copa, fue objetivo de todas las miradas y de algún que otro ‘viaje‘ por parte de varios jugadores rojiblancos, pero al final no sucedió nada reseñable. Un sombrero seguido de sonoros abucheos, alguna zancadilla, un roce con Adurizm, que al pasar por encima del brasileño le dejó sutilmente marcados los tacos en la espalda… Ese instante pudo originar una batalla, pero no fue así. Al final reinó la paz. “El arbitraje fue normal”, sentenció el brasileño para poner el punto y final.

Fuente: ElConfidencial – Deportes