Nacho se convierte en imprescindible para Zidane, pero no lo será en el futuro

17.04.2017 – 05:00 H. – Actualizado: 15 H. Durante casi una década el Real Madrid arrastró un atado a su pie un grillete con una enorme bola maciza ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

17.04.201705:00 H. – Actualizado: 15 H.

Durante casi una década el Real Madrid arrastró un atado a su pie un grillete con una enorme bola maciza que no le dejaba avanzar. Un día, Florentino Pérez decidió que iba a dejar de contar con el capitán, Fernando Hierro, y a partir de ahí comenzó una búsqueda de estabilidad defensiva que no alcanzó hasta hace pocas temporadas. Muchos millones invertidos, otros tantos tirados a la basura que jugaron con la paciencia del aficionado madridista hasta que se dio con la tecla. Hoy, en 2017, 14 años después de la salida de Hierro, el Madrid cuenta con cuatro centrales de primerísimo nivel que le confieren una seguridad atrás a la altura de los ambiciosos objetivos que se plantea el club de Concha Espina… solo que ahora mismo solo pueden jugar dos.

Alonso Castilla

La pretemporada del Real Madrid arranca con algunas cuestiones por resolver en forma de altas y de bajas. El fichaje de un defensa central caerá tarde o temprano

Las lesiones de Pepe y Varane hacen que Zidane solo pueda contar en estos momentos con Ramos y Nacho como únicos centrales puros de la plantilla. Es por ello que ambos han tenido que jugar los últimos dos encuentros juntos y se preparan para disputar los siguientes dos, al menos. El proceso de recuperación de Varane es alentador y ya empieza a entrenar sobre el césped y por tanto se espera que vuelva en breve a participar al mismo ritmo que los demás. Pepe, en cambio, podría estar fuera lo que queda de temporada, por lo que no volvería a jugar con el Real Madrid y el derbi habría sido su último encuentro con el club merengue. Es decir, a Nacho y Ramos les toca acumular minutos y responsabilidad en sus piernas.

En el caso del capitán, es el pan nuestro de cada día. Cada día que juega debe liderar al equipo desde la zaga, por lo que no es ninguna novedad tener que jugar siempre, sean partidos más o menos trascendentales. Para Nacho no es tan habitual, en absoluto. El canterano se está acostumbrando a jugar cada vez más en el Real Madrid, algo que no había hecho hasta ahora. Nacho ha jugado esta temporada más que nunca desde que forma parte de la primera plantilla y se enfrenta próximamente a la vuelta de cuartos de Champions contra el Bayern y a un Clásico que vale una Liga ante el el Barcelona. A todo eso hay que añadir que se ha convertido en un habitual en las listas de Lopetegui.

Más de 2.500 minutos oficiales

El que siempre era la cuarta opción para la defensa central, es ahora un jugador imprescindible. Hasta tal punto es así, que Ramos, a priori omnipresente en las alineaciones de Zidane, solo ha participado en dos partidos más a lo largo del curso que su compañero de zaga. Nacho ha jugado 32 partidos, el número más alto desde 2013, cuando Ancelotti le dio dorsal del primer equipo. Acumula, en abril ya, casi mil minutos más que el año pasado, cuando alcanzó los 1.603 minutos entre todas las competiciones, mientras que en esta campaña, suma un total de 2.583 minutos sobre el césped. Comparando sus números con otros compañeros, Nacho ha jugado más que Modric, Casemiro, Bale o Isco.

Nacho fue titular en el Allianz Arena. (Reuters)Nacho fue titular en el Allianz Arena. (Reuters)

Claro que ese ‘imprescindible‘ necesita esas comillas. Es imprescindible porque no hay otros que puedan hacer su papel. Casemiro, sí, puede jugar de central, pero Zidane no va a soltar a Casemiro a los leones en Champions y en un Clásico. Por eso era fundamental que no recibiera una tarjeta amarilla en El Molinón. De haberlo hecho, habría sido la quinta y no habría estado ante el Barça. Es decir, ha jugado mucho y se necesita que juegue todavía más, pero si es elegido por Zidane ha sido para completar onces con alguna ausencia o para dar descanso a jugadores básicos en el esquema del entrenador de Marsella. Algo similar a lo que le ocurre a Isco.

“No voy a jugar siempre solo 15 partidos”

No ha sido nunca un titular y él lo sabe. Cuando la temporada todavía estaba echando a rodar, Nacho salió en una rueda de prensa, en la previa a un enfrentamiento contra el Legia en la fase de grupos de la Champions, para avisar de que con lo mismo de todos los años no iba a estar contento esta vez. “Yo estoy tranquilo, porque al final estoy en mi casa. No tengo los minutos que deseo, me encantaría tener más minutos, pero sé donde estoy. Nadie te asegura tener minutos. Ahora no es el momento de pensar en ello. Las valoraciones se hacen al final de temporada. Yo no empiezo la temporada y me pongo un techo de 60 partidos. Intento marcarme objetivos que puedan ser alcanzables. Ir consiguiendo retos. Pero no voy a estar toda la vida jugando 15 partidos, trabajo para que sean 60″, comentó el defensa blanco.

Esas valoraciones que hará a final de temporada se acercan. La situación de Nacho en el Madrid es mejor que nunca. Su participación ha sido mayor que nunca y aún está por venir lo mejor. En verano, dejará de contar con Pepe como competencia, ya que el portugués no va a renovar su contrato que acaba el próximo 30 de junio y pondrá fin a diez exitosos años en el Madrid. De esa manera, se le liberaría un hueco y podría pasar a ser el tercer central tras Ramos y Varane… pero puede que no sea así. Los informes de Jesús Vallejo, cedido en el Eintracht Frankfurt, son excelentes y es muy probable que vuelva para quedarse. Se le considera el central del futuro y en el club tienen muchas esperanzas puestas en el joven aragonés, que tiene solo 20 años. Además, Diego Llorente, también a préstamo en el Málaga, llama fuerte a la puerta de Zidane.

Al ser un canterano, da la impresión de que Nacho es todavía muy joven y que su oportunidad como fijo en el once del Madrid siempre puede estar al llegar. Pero el madrileño cumplió 27 años en febrero, es decir, ya no es ningún chaval. Si quiere ser titular indiscutible en su carrera, tiene que empezar a planteárselo ya. Cierto es que un central siempre tiene una carrera más longeva, pero no es lo mismo empezar a jugar con constancia a los 27 que a los 30.

Fuente: ElConfidencial – Deportes