Naciones Unidas se une a la cruzada catarí contra el amaño de partidos

El crimen organizado en el mundo del deporte ya conoce el nombre de su peor pesadilla: el Centro Internacional para la Seguridad del Deporte (ICSS). Este ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

El crimen organizado en el mundo del deporte ya conoce el nombre de su peor pesadilla: el Centro Internacional para la Seguridad del Deporte (ICSS). Este organismo sin ánimo de lucro, con sede en Qatar, e integrado por un amplio ramillete de consejeros y expertos mundiales en legislación, políticas deportivas, salud, fraude y anti-corrupción acaba de dar un nuevo paso, seguramente el más determinante desde su fundación en 2010, para convertirse en una futura agencia mundial contra el delito de cualquier índole en el deporte. 

Después de obtener hace apenas un mes en Lisboa el apoyo sin fisuras de varios gobiernos de peso (entre ellos el español), la UNESCO, FIFA, UEFA e Interpol para liderar un frente de cooperación mundial contra la corrupción en materia deportiva, la entidad que preside Mohammed Hanzab, un ex pez gordo del ejército del aire catarí, rubricó este miércoles en Doha un acuerdo de cooperación con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) que tendrá como objetivos prioritarios reforzar la lucha contra los amaños de partidos y la manipulación de las competiciones, así como ayudar a que los gobiernos potencien su legislación contra el crimen organizado en el deporte.

Dicha entente fue el punto culminante del congreso celebrado por las Naciones Unidas en la capital del diminuto emirato de Oriente Medio para explorar nuevas fórmulas que permitan mejorar los procesos en el intercambio de datos para la lucha global contra el amaño de partidos.  

Un marco jurídico transnacional

“La amenaza de la delincuencia organizada y su forma fraudulenta de operar en los amaños de partidos y las apuestas ilegales son cuestiones que el deporte, la policía y los gobiernos no pueden rehuir. Son problemas transnacionales que afectan a todos los niveles de la sociedad, de ahí la importancia de este paso adelante que acabamos de dar en esa lucha para proteger al deporte. Me gustaría animar a los gobiernos, organizaciones deportivas internacionales, así como del sector público y privado, a aplicar las medidas que se desarrollarán en el marco de esta asociación con la ICSS”, señaló Yury Fedotov, director ejecutivo de la UNODC.

La felicidad del dirigente ruso estaba más que justificada, puesto que fruto del convenio alcanzado ambos organismos pondrán en marcha una serie de programas de apoyo internacional con los que salvaguardar los principales eventos deportivos de la corrupción y el delito. En esa línea de trabajo, está prevista la creación de un grupo de expertos cuya misión será proporcionar asistencia jurídica y asesoramiento especializado a gobiernos, policía y federaciones. 

El ICSS logró también la inclusión en el convenio de la que es una sus principales metas en su ardua y noble labor de extirpar la mala praxis en el deporte: la elaboración de un marco jurídico transnacional que tipifique cualquier fórmula de manipulación de las competiciones, incluyendo los tristemente famosos amaños de partidos. Ambas partes se han comprometido a desarrollar en los meses venideros los mecanismos necesarios para la elaboración de este manual, así como la creación de módulos específicos que estudien y analicen los vínculos entre el amaño de partidos, el crimen organizado, la corrupción, el blanqueo de dinero y otras formas de delincuencia.

Un manual de capacitación, cuya elaboración correrá a cargo del ICSS, posibilitará el entrenamiento y la formación de fuerzas del orden y fiscalías en las investigaciones y enjuiciamientos relacionados con el amaño de partidos en cualquier rincón del planeta. “Al capacitar a los investigadores y fiscales dándoles las herramientas adecuadas y los poderes legislativos, el deporte y los gobiernos van a poder enfrentarse de tú a tú al amaño de partidos, así como abortar las nuevas tácticas que actualmente utiliza el crimen organizado”, explicó satisfecho el presidente del Centro Internacional para la Seguridad del Deporte. 

No es para menos, ya que la consecución de este acuerdo se perfila como un jaque mate en toda regla contra una delincuencia que hoy día controla el 80% de las apuestas deportivas en todo el mundo y que anualmente obtiene unas ganancias superiores a los 100.000 millones de euros. Cifras que este paladín del ‘fair-play’ está decidido a desinflar desde su atalaya catarí.

Fuente: ElConfidencial – Deportes