Nasri volvió a sacar a relucir su lado oscuro y 'colaboró' en el adiós del Sevilla

15.03.2017 – 05:00 H. Acababa el mes de diciembre y la grada de Nervión estaba enamorada de un nuevo jugador. Uno de tantísimos talentos que ficha Ramón ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,20

15.03.201705:00 H.

Acababa el mes de diciembre y la grada de Nervión estaba enamorada de un nuevo jugador. Uno de tantísimos talentos que ficha Ramón Rodríguez ‘Monchi’ por cuatro duros y que en el Pizjuán reviven como Lázaro, volviendo a caminar con seguridad por sus carreras deportivas. Samir Nasri había llegado a Sevilla en los últimos momentos del mercado de fichajes y había mucha expectación y pocas esperanzas puestas en la aportación que podía ofrecer al conjunto de Jorge Sampaoli. Y sin embargo, en apenas tres meses de competición oficial, el sevillismo cayó rendido a sus pies. Menos de tres meses después, muchos de esos mismos aficionados estarán deseando verle fuera del club después de que se ‘autoexpulsara’ contra el Leicester y colaborara en la eliminación del Sevilla en la Champions League.

En esas fechas de diciembre, en las oficinas del Sevilla se estaban planteando con mucha seriedad si era conveniente desembolsar los 25 millones de euros estipulados en el contrato de cesión firmado con el Manchester City para hacerse en propiedad con el mediapunta francés. Y por entonces parecía una cantidad alta, sobre todo teniendo en cuenta que el mayor gasto por un futbolista realizado por el Sevilla fueron los 18 millones de euros pagados al Real Madrid por Álvaro Negredo en 2009. Habría sido convertir a Nasri en el jugador más caro de la historia rojiblanca, eran palabras mayores. Pero parecía razonable. Había encajado tan bien en la novedosa y atrevida estructura de Sampaoli que asumir su marcha a final de temporada parecía un sacrilegio.

De hecho, en ese comienzo de temporada, el técnico argentino aseguró a sus allegados que Nasri era uno de los futbolistas que más le habían sobrecogido al verlo entrenar y jugar. Le sorprendió su perfiladísima técnica individual, su jerarquía dentro del campo, donde siempre se ofrece para gestionar el juego ofensivo del equipo. Y en la voluntad de bascular hacia un juego vistoso y centrado en el ataque, Sampaoli vio en Nasri a su jugador ideal.

José Manuel García

El técnico argentino, muy centrado ahora en todas las competiciones que disputa el Sevilla, no quiere hablar por el momento de renovación y cita al club al final del curso

El tratamiento con vitaminas y sexo

Pero más cerca del final de 2016, a Nasri se le empezó a nublar el futuro. Pasó parte de sus vacaciones disfrutando de un tratamiento de mantenimiento físico, por llamarlo de alguna manera, muy peculiar. Un centro, llamado DripDoctors, publicó que había facilitado una enfermera a domicilio al jugador para que le administrase unas vitaminas, según decía, para “mantenerle hidratado y en buena salud durante su larga temporada con el Sevilla“, adjuntando una foto con la susodicha. Unos ‘hackers’ publicaron posteriormente a través de la cuenta del jugador lo siguiente: “También me proporcionasteis un servicio sexual completo justo después. Así que, chicos, aseguraos de pedir este servicio. Esa puta viene y folla la misma noche”, motivo por el cual Nasri tuvo que salir a pedir disculpas públicas.

Con motivo de aquella polémica, la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) comenzó una investigación para comprobar si el tratamiento que había recibido el futbolista estaba dentro de los márgenes legales en la lucha contra el dopaje, algo de lo que no se ha vuelto a saber y que, en realidad, no habría tenido validez, ya que la AEPSAD estaba por entonces incluida en la lista de no cumplidoras por parte de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Nasri estuvo torpe al entrar en el juego de Vardy. (Imago)Nasri estuvo torpe al entrar en el juego de Vardy. (Imago)

El bajo rendimiento reciente del Sevilla ha ido a la par del estado de forma de Nasri. Su diestra ya no luce de la misma manera que durante el inicio de temporada, no organiza a su equipo con la clarividencia de los meses anteriores y su última reacción infantil en Leicester colaboró de manera decisiva en la remontada del campeón inglés y la consiguiente eliminación del Sevilla de la Champions League en octavos de final. Pese a que ya había sido amonestado con anterioridad, el futbolista de ascendencia argelina entró en la provocación de Jamie Vardy, con el que se encaró y al que le chocó la cabeza en un leve contacto exagerado por el delantero inglés. El árbitro del partido resolvió la acción con una amarilla para cada uno, lo cual significó la expulsión de Nasri.

La inconstancia ha sido una de las características aplicables a la carrera de Nasri y la que ha marcado su paso por la Premier League, donde nunca acabó de explotar como el gran jugador que apuntaba en el Olympique de Marsella. Después de unos buenos años en el Arsenal, el Manchester City lo adquirió con perfil de estrella, pero ni con Mancini ni con Pellegrini consiguió asentarse en el once inicial. Igual hacía un partido excepcional en el que lideraba a los ‘skyblues’ que pasaba absolutamente desapercibido en el campo. Guardiola no dudó en quitárselo de en medio en cuanto llegó a Mánchester. En el Sevilla, como ha pasado con otros jugadores descarriados, parecía haber encontrado la buena vía, pero en el momento más importante de la temporada, sacó su lado oscuro a relucir.

Fuente: ElConfidencial – Deportes