Ni a un café ni a una Coca Cola, Iker Casillas invita a Mourinho a un Oporto

“Estoy convencido de que algún día volveremos a encontrarnos y no tendré ningún problema en invitarle a un café o a una Coca Cola“, dijo Iker ...

“Estoy convencido de que algún día volveremos a encontrarnos y no tendré ningún problema en invitarle a un café o a una Coca Cola“, dijo Iker Casillas cuando hace tres temporadas José Mourinho dejó de ser entrenador del Real Madrid antes de acabar su contrato y regresó al Chelsea. Sin embargo, el destino ha querido que el reencuentro entre el portero español y el técnico portugués no sea en una mesa, sino sobre un terreno de juego. Concretamente el de Oporto y precisamente donde Mou se dio a conocer e Iker ha sido desterrado, por más que Florentino Pérez no se canse de repetir que fue él quien pidió irse.   

“La competición en sí ya tiene el máximo incentivo y no hay nada más. Eso es más para los periodistas”, dijo el técnico del equipo luso, Julen Lopetegui, al ser preguntado en rueda de prensa por el llamado reencuentro del morbo. Mourinho también habló del tema, aunque de manera fugaz y por iniciativa propia. Sin dejar que el periodista español le hiciera la pregunta, contestó: “Ya te adelanto la respuesta. Si me veo con Casillas antes o después del partido, obviamente le voy a saludar. Y nos quedamos aquí con las preguntas que tú querías hacer y no merecen la pena”.

Le guste o no a Lopetegui, el Oporto-Chelsea correspondiente a la segunda jornada del grupo G de la Liga de Campeones estará centrado en las figuras de Casillas y Mourinho, ya que su tortuosa relación en el Real Madrid se convirtió en uno de los casos más mediáticos del fútbol en los últimos tiempos. Desde el día del sorteo de la Champions, quedó claro que el día de hoy iba a ser especial por su reencuentro. 

Ni a un café ni a una Coca Cola, Iker Casillas invita a Mourinho a un Oporto
Casillas y Mourinho durante su etapa juntos en el Real Madrid (EFE)Casillas y Mourinho durante su etapa juntos en el Real Madrid (EFE)

Mourinho siempre negó públicamente que se tratara de un asunto personal, aunque lo cierto es que el portugués nunca perdonó al portero y capitán blanco el papel que jugó para que la relación entre los jugadores de la selección española del Real Madrid y del Barcelona no se deteriorase. Una llamada que Iker hizo a su amigo Xavi Hernández para rebajar los ánimos después de varios clásicos excesivamente calientes supuso el principio del fin de la relación MourinhoCasillas.

“Me gusta un portero que sale bien a los centros, que domina el espacio aéreo. Iker es un fenómeno entre los palos, pero me gusta más otros tipos de portero”, comentó Mou para justificar la titularidad de Diego López, fichado en el mercado de invierno del Sevilla, donde era suplente con Míchel. Curiosamente, el luso hizo estas declaraciones en una rueda de prensa semanas antes de su salida del Real Madrid, en mayo de 2013. Pero también habló de él cuando fue el guardameta tuvo que abandonar el Bernabéu por la puerta de atrás: “Es increíble el sueldo de Casillas en el Oporto, dijo, aunque sin tener en cuenta que la mayor parte de su ficha se la paga el club que preside Florentino Pérez.

El último partido en el que Mourinho alineó a Iker fue el disputado en Mestalla el 23 de enero de 2013, en un Valencia-Real Madrid de Copa que el portero tuvo que abandonar prematuramente al ser lesionado de manera fortuita en la mano por su compañero Arbeloa. El portugués mandó al banquillo a Casillas para darle la titularidad a Adán, aunque la expulsión de éste ante la Real le obligó a volver a alinearle. Desde que empezó a ser suplente habitual, el internacional español se sumergió en una espiral de inseguridad que le llevó a escuchar pitos de su propia afición, la misma que le había idolatrado durante más de una década.

Jose Mourinho, en el banquillo del Chelsea (EFE)Jose Mourinho, en el banquillo del Chelsea (EFE)

El Oporto de Lopetegui está invicto

El Oporto es líder en Portugal, empatado a puntos con el Sporting lisboeta, y en la Liga de Campeones se estrenó con un polémico empate en Kiev, donde el Dinamo logró el 2-2 en el último minuto y en una jugada muy protestada por Casillas, que reclamó fuera de juego. Tras siete partidos disputados, seis de su liga y el mencionado de la Champions, los portugueses siguen invictos. Cuatro victorias, todas en Do Dragao, y tres empates a domicilio es el balance del equipo de Lopetegui, que suma doce partidos sin perder si se unen los últimos de la temporada pasada.  

Por su parte, el Chelsea goleó al Maccabi de Tel Aviv (4-0) en la primera jornada de la Liga de Campeones y al Walsall, de la tercera división inglesa, en la Capital One Cup. Sin embargo, el equipo que dirige Jose Mourinho está teniendo muchos problemas en la Premier, donde ahora mismo es decimoquinto con tan solo ocho puntos. De los siete partidos que ha disputado sólo ha ganado dos, con dos empates y tres derrotas. Sólo los dos tropezones seguidos del Manchester City le permiten estar a 8 puntos del líder, que ahora es el Manchester United. 

Iker ha venido con mucha ilusión y muchas ganas”, dijo Lopetegui sobre su guardameta. “De mi relación con Mourinho guardo un gran respeto, pero el único objetivo es ganarle”, comentó el vasco sobre su rival de este martes. El último encuentro en el que Casillas y Mourinho coincidieron fue en la final de la Copa del Rey ante el Atlético, el 18 de mayo de 2013 en el Bernabéu, que los blancos perdieron 1-2. El portero aseguró que tendería la mano a su exentrenador cuando volviera a encontrarse con él. Veremos si lo hace esta noche en Do Dragao. Mourinho dijo ayer estar dispuesto a saludarle. La imagen de ambos será, sin duda, la imagen del partido.

Fuente: ElConfidencial – Deportes