Ni Bale ni Cristiano dan pie con bola, pero el palo de Benítez se lo lleva James

09.11.2015 – 05:00 H. Recuerden solo una imagen del partido de anoche en Nervión: el Real Madrid perdía por 3-1 contra el Sevilla y sabía que llegaría ...

09.11.201505:00 H.

Recuerden solo una imagen del partido de anoche en Nervión: el Real Madrid perdía por 3-1 contra el Sevilla y sabía que llegaría segundo al Clásico de dentro de dos semanas. Sin embargo, mientras los rojiblancos movían el balón con comodidad, se podía ver a Bale moviéndose entre los jugadores sevillistas sin rumbo, mirando cómo se pasaban la pelota, sin presionar, sin morder. A su lado estaba Cristiano, que robó una pelota a un nervionense que le pasó por delante, para no esforzarse demasiado. La imagen de los dos jugadores más caros de la historia deambulando por el césped del Pizjuán mientras su equipo caía derrotado es un reflejo de que no todo en este Real Madrid de Benítez funcionaba tan bien como nos hacían creer el liderato en Liga y Champions League.

Llevábamos tiempo diciendo que el Madrid no jugaba bien, pero ganaba porque le funcionaba lo justo su ataque y su defensa, especialmente esto último. Todo basado en su portero Keylor Navas, espléndido los doce partidos que ha jugado, en los que sólo ha encajado tres goles. Ni siquiera se notaban las bajas de Pepe y Ramos, porque el ‘tico’ estaba ahí para solucionar los problemas que surgiesen. Y luego arriba, pues eso, el Madrid siempre ha tenido pegada, no hay más. Pero una cosa es muy evidente, esta delantera del Madrid no es la mejor que ha tenido en su historia, al menos no en esta temporada. No funcionan entre ellos tampoco, ni dentro del campo ni fuera de él.

Bale jugó en Sevilla un mal partido (EFE).Bale jugó en Sevilla un mal partido (EFE).

Cristiano Ronaldo lleva casi toda su carrera jugando como extremo izquierdo a banda cambiada, donde ha sido uno de los mejores goleadores de la historia del fútbol y el más goleador de la historia del Real Madrid. Pero el portugués ya no es ese jugador plástico y explosivo, sino que sus capacidades físicas están mermando en su potencia, en su regate, incluso en su confianza. Pero ni Ancelotti ni Benítez se han atrevido a sacarlo de ese lugar, donde apenas aporta ahora. Benítez aprovechó las lesiones de Bale y Benzema para obligarle a jugar de ‘9’, y el resultado no ha sido nada positivo tampoco. Además, contra la Unión Deportiva Las Palmas dejó una agresión en la sombra y en Nervión repitió con otro ‘golpecito’ sobre Krychowiak. Está desquiciado.

Y eso crea otro problema añadido, y es que Bale no juegue en su posición natural, la izquierda, y tenga que reubicarse donde haya hueco. Esta vez, a Bale le tocó jugar como delantero centro, posición en la que nunca antes había jugado, ni siquiera con Gales. Tampoco en el Tottenham. ¿Qué hace uno de los jugadores más rápidos del mundo luchando con los centrales del equipo contrario? Nada, obviamente. No obstante, se generó una ocasión con un balón en profundidad, pero su disparo no fue lo suficientemente bueno para superar a Rico. Aparte de esa oportunidad, el partido de Bale fue puro bochorno. No participó en el juego colectivo, no fue determinante en el remate, no presionó la salida del balón del Sevilla. Y a pesar de volver justo ahora de su lesión, jugó los 90 minutos del partido. 

La desconexión en los partidos de Bale no es algo nuevo, sino que ya se produjo en repetidas ocasiones durante la temporada pasada. Pero, como ya dijera Ancelotti, si Bale y Cristiano están bien físicamente, juegan siempre. Siempre, sin discusión. Nada más volver, Bale al once. Y que a nadie se le ocurra dudar de la titularidad de Ronaldo, aunque su nivel esté por los suelos. A partir de ahora, estarán en el césped si no vuelven a lesionarse. Porque Benítez no se atreverá a sentar a ninguno de los dos. No va a hacer nada para disgustar al de arriba, claro. 

James marcó el segundo gol del Madrid (EFE).James marcó el segundo gol del Madrid (EFE).

Y sin embargo, después de presenciar el triste espectáculo de las dos grandes estrellas del Real Madrid, en la rueda de prensa posterior, no hubo una palabra crítica del entrenador hacia ellos. Ni la más mínima ‘pullita semiescondida’. En absoluto. Pero el que sí se la llevó fue James Rodríguez. El colombiano no jugaba con el Real Madrid desde agosto, contra el Real Betis. Pero lleva un par de semanas con el físico respondiéndole a la perfección. Y sin embargo, James no jugó ni un minuto contra el PSG el miércoles ni ha sido titular contra el Sevilla, cuando perfectamente lo podría haber sido. 

No, fue suplente y entró cuando su equipo ya perdía 2-1. “Venga, chaval, solucióname esto”, pareció ser el mensaje que le daba Benítez a su jugador con ese cambio. Y fue James el que le devolvió un poco de alegría al Madrid en una segunda parte terrible. Se posicionó donde dice su dorsal para organizar el juego inexistente de su equipo, recuperar la pelota y tratar de llegar a la portería de Rico. Él solo no podía remontar el partido, y menos con el 3-1, pero al menos marcó un buen gol. Pero va Benítez y dice en rueda de prensa: “Ya habéis visto cómo está James. Le falta mucho trabajo y tiempo para recuperar su nivel”. Le faltará trabajo, pero fue lo mejor que le pasó al Madrid en todo el partido…

Fuente: ElConfidencial – Deportes