Ni libre circulación ni trabajo: los británicos “perderán” los derechos de la UE

21.03.2017 – 13:01 H. – Actualizado: 6 H. Todo depende del acuerdo que cierren Bruselas y Londres. En juego están los derechos y libertades ...

21.03.201713:01 H. – Actualizado: 6 H.

Todo depende del acuerdo que cierren Bruselas y Londres. En juego están los derechos y libertades fundamentales contempladas en los tratados europeos, y que los ciudadanos británicos perderán con la salida del Reino Unido de la UE, según un informe presentado hoy en el Parlamento Europeo (PE). La razón es que derechos como la libre circulación, el del trabajo o establecimiento no deben considerarse “adquiridos” por los individuos y, por ello, se extinguirán una vez que se materialice el Brexit.

Así lo advierte el informe “El impacto y las consecuencias del Brexit sobre los derechos adquiridos de los ciudadanos en la UE”, elaborado por Antonio Fernández Tomás y Diego López Garrido, profesores de Derecho Internacional y Constitucional en la Universidad de Castilla La Mancha, y encargado por la Comisión de Asuntos Constitucionales del PE.

Ni libre circulación ni trabajo: los británicos “perderán” los derechos de la UE

No hay precedentes históricos judiciales, salvo quizás en el caso del derecho a la propiedad, que sostengan que los derechos de los que disfrutaban individuos por ser de un Estado puedan proseguir en el momento que ese país deja de estar sometido a un ordenamiento jurídico, en este caso, el de la Unión, señala Fernández Tomás. Por ello, a no ser que Bruselas y Londres pacten lo contrario, los ciudadanos británicos no podrán conservar estos derechos y libertades.

No obstante, el profesor apunta que “no hay objeción alguna a que haya un periodo transitorio o incluso una vez se haya consumado la salida que se pacte por parte de la UE y Reino Unido prolongar esos derechos“. En este sentido, López Garrido destaca “la importancia de un pacto amplio” que termine con “las incertidumbres” sobre qué derechos tendrán durante el proceso del Brexit y después del mismo los ciudadanos británicos que viven en la UE y viceversa. Recientemente el Gobierno británico logró aprobar intacta la legislación para activar el Brexit después de que la Cámara de los Comunes rechazase una enmienda de los Lores que aludía a la protección de los comunitarios que ya viven en el país.

El también ex secretario de Estado para la UE señaló que debería haber tres acuerdos con Londres: el de retirada (con la aplicación del artículo 50), el del periodo transitorio, y el que perdurará tras salida, con Reino Unido ya considerado como país tercero.

María Tejero Martín. Bruselas

Activará el artículo 50 del Tratado de de Lisboa según ha confirmado Downing Street para dar luz verde al proceso formal de negociaciones para la salida del bloque

En el debate con los eurodiputados, Ramón Jáuregui, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), llamó también a aclarar qué ocurrirá si Bruselas y Londres no han llegado a un acuerdo sobre esos derechos pasados dos años desde la activación el próximo 29 de marzo del artículo 50 que iniciará oficialmente el Brexit. La situación de los derechos fundamentales de unos y otros debería ser minuciosamente establecida desde el primer pacto, para evitar que durante las negociaciones se utilicen los derechos individuales como “moneda de cambio“, dijo Garrido.

Ambos académicos llamaron a que la UE negocie con Londres en bloque sobre los derechos fundamentales en vez de caer en “tentaciones bilaterales”, un punto que también quiso destacar la eurodiputada Maite Pagazartundúa.

Marcar las líneas de negociación

Mientras, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció hoy que el CE celebrará una sesión extraordinaria sin el Reino Unido el próximo 29 de abril para adoptar las directrices de la negociación. “Convocaré un Consejo Europeo el sábado 29 de abril para adoptar las directrices de las conversaciones del Brexit”, indicó hoy Tusk en una declaración ante la prensa junto al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

De este modo, los 27 líderes de la UE se reunirán para aprobar las bases de la negociación un mes después de la activación oficial por parte de Londres del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que la primera ministra británica, Theresa May, indicó este lunes que se producirá el próximo 29 de marzo.

El político polaco destacó que, “personalmente, desearía que el Reino Unido no hubiera escogido marcharse de la UE. Pero la mayoría de los votantes británicos lo decidieron de otro modo”. “Así, debemos hacer todo lo que podamos para que el proceso de divorcio sea lo menos doloroso posible para la UE“, puntualizó Tusk, en una declaración a cuyo término hubo posibilidad de preguntas. Según dijo, “nuestra principal prioridad para las negociaciones debe ser crear toda la certidumbre y claridad posible para todos los ciudadanos, empresas y Estados miembros que se vean afectados negativamente por el ‘brexit’, así como nuestros importantes socios y amigos en todo el mundo, como Japón”.

La Comisión Europea aseguró este lunes que “todo está preparado” para la activación del artículo 50 sobre la salida de un Estado miembro de la Unión, un proceso que durará hasta dos años pero que puede ser ampliado por unanimidad de los países. Tras la adopción de las directrices de la negociación por parte de los líderes, la Comisión deberá emitir una recomendación para abrir las negociaciones que tendrá que adoptar el Consejo.

Fuente: ElConfidencial.com