Nike y las cuentas meten prisa al Barcelona para cerrar el acuerdo con Qatar

30.12.2015 – 05:00 H. En el FC Barcelona es urgente que se cierre el contrato de patrocinio con Qatar; ya no se puede esperar mucho más. Los contactos ...

30.12.201505:00 H.

En el FC Barcelona es urgente que se cierre el contrato de patrocinio con Qatar; ya no se puede esperar mucho más. Los contactos entre los dirigentes azulgranas y los del Emirato han sido continuos en las últimas semanas para poder llegar, por fin, a un acuerdo que se está retrasando más de lo que en el Barça esperaban y deseaban. El club catalán necesita cerrar el acuerdo cuanto antes porque Nike lleva esperándoles un mes y también por cuadrar la, ahora delicada, contabilidad del club que ni siquiera ha permitido darle a Luis Enrique, el entrenador que ha conseguido cinco títulos esta temporada, el refuerzo que quería: Nolito. ¿La razón? El Barcelona no se podía permitir gastar 18 millones de euros.

Resulta paradójico que el club más exitoso de 2015, con el tridente mejor valorado a nivel mundial y dos superestrellas como Messi y Neymar, esté teniendo tantas dificultades para cerrar el contrato con un patrocinador. Las negociaciones se rompieron el pasado mes de octubre y está siendo complicado restablecer la comunicación con los dirigentes catarís. No sentó nada bien en el Emirato que el Barça cambiara en el último momento los términos del acuerdo que había llevado personalmente el exvicepresidente económico Xavier Faus por 65 millones. Tras el fracaso en la reunión en Doha, Bartomeu volvió no solo con las manos vacías, sino con la relación rota y un gran recelo.

Desde ese momento, el objetivo prioritario fue el de tender puentes para conseguir el mejor contrato posible para el Barcelona. El problema es que han surgido nuevos contratiempos, como las dudas por parte de algunas influyentes personalidades catarís -como el presidente del PSG, con gran peso en el país- de reforzar económicamente a un rival directo. Hay que recordar que el equipo francés es propiedad del multimillonario Al Khelaifi, mientras que el club catalán solo busca un patrocinador. Además, en el Emirato no sentaron nada bien las críticas políticas y sociales que se expresaron en Barcelona durante la pasada campaña electoral. Esto, unido a que el Barça cambió lo pactado en la última reunión, encalló la negociación, y ahora el equilibrio sigue siendo delicado y no hay nada cerrado a falta de dos días para que termine el año.

Josep María Bartomeu en una asamblea.(EFE)Josep María Bartomeu en una asamblea.(EFE)

Nike tendría que haber empezado en diciembre a fabricar las nuevas equipaciones para la próxima temporada, pero no ha podido hacerlo debido a que se desconoce aún el patrocinador. La firma deportiva entendió la situación y dio un margen de tiempo al club azulgrana que termina ya en enero. El tiempo se le echa encima al Barcelona porque si se llega a un acuerdo con Qatar se debe convocar una asamblea extraordinaria para que los socios compromisarios lo ratifiquen. Es decir, que lo ideal es que se pudiera anunciar el trato la próxima semana para preparar y convocar la asamblea a finales de enero.

El vicepresidente Manel Arroyo y Josep María Bartomeu son los que se están encargando directamente de negociar, dejando al resto de sus compañeros de junta a oscuras para evitar filtraciones que podrían poner en peligro la negociación. Esta cautela no ha sentado bien a algunos directivos, que ya expresaron su disgusto el pasado mes de octubre cuando Qatar les pegó el portazo. La imagen que intenta transmitir ahora la entidad es la de moderado optimismo. La frase más utilizada es la de “estamos condenados a entendernos” y se vende tranquilidad, pero lo cierto es que desde la propia junta hay quien se muestra muy inquieto y empieza a temer por el éxito de la operación. No habrá que esperar mucho para conocer el desenlace final.

Fuente: ElConfidencial – Deportes