“No sabremos si Zidane es un gran entrenador mientras esté en el Madrid”

17.02.2016 – 05:00 H. “Fue un símbolo de la Juventus cuando la Serie A era el mejor campeonato del mundo. Pero antes de nada, a los italianos nos ...

17.02.201605:00 H.

“Fue un símbolo de la Juventus cuando la Serie A era el mejor campeonato del mundo. Pero antes de nada, a los italianos nos viene a la mente el cabezazo a Materazzi en la final del Mundial”. Esta frase resume a la perfección el recuerdo que ha dejado Zinédine Zidane en la mente de los italianos que aman el fútbol, algo que se extiende a la gran mayoría de la población, en realidad. Todo italiano recuerda a Zidane vestido de ‘bianconero’ levantando títulos con la Juventus. Sin desmerecer a lo hecho por Conte y Allegri, aquel ‘Scudetto’ que ganó Zidane tenía más mérito que ahora, porque entonces sí había rivales a la altura, equipos que podían ganar a cualquier equipo europeo, porque eran de los mejores del continente. Y Zidane, con permiso de Del Piero, era el líder de esa Juve. Pero darle un cabezazo a un italiano en la final de un Mundial no se olvida fácilmente. 

Ha pasado mucho tiempo desde entonces. En julio hará una década desde que Zidane fue expulsado en su último partido como profesional y se despidió así del fútbol sin poder terminar de ayudar a Francia a ganar su segunda estrella. Muchos dicen que el penalti que falló Trezeguet era el que tenía que tirar el que llevaba el ’10’. Al final, ganó Italia, Cannavaro, el que heredó el ‘5’ en el Madrid, levantó la Copa del Mundo y, como dice Alessandro Austini, periodista de cobertura diaria de la Roma para ‘Il Tempo’, para lo que ha quedado el episodio de Materazzi es para “muchas bromas”, pero “como Italia ganó, no hay ningún sentimiento negativo todavía. No habrá polémica”. Lo que quizá suceda en Roma es que recuerden su pasado juventino. “Como odian a la Juventus, no habrá aplausos para él, eso seguro. Probablemente habrá silbidos”.

Pero a pesar de aquel episodio, Zidane no es un jugador odiado en el resto de Italia, ni siquiera por haber jugado en el equipo más odiado del país. Hay otros tipos de futbolistas que sí lo serían, como puede ser Pavel Nedvěd, y más en Roma. El checo jugó en la Lazio y en la Juve y, por tanto, para un romanista, hay poco que pueda considerarse peor que eso.

Zidane, en el entrenamiento blanco en el Olímpico de Roma (Reuters).Zidane, en el entrenamiento blanco en el Olímpico de Roma (Reuters).

Ahora Zidane regresa a jugar al Olímpico de Roma, pero no lo hará de corto, sino de traje, de punta en blanco, con la elegancia que le caracterizaba como jugador, trasladado al mundo del entrenador. “No lo veía como entrenador, dice Austini, porque “en campo hablaba poco cuando jugaba, era silencioso”. No es que un técnico tenga que tener la retórica idealista de Platón, pero sí que hay ejemplos de otros jugadores que han sido o valoran ser técnicos y se caracterizaban por dar órdenes a sus compañeros, de ejercer de líderes en ese sentido sobre el campo. En la Roma, para que nos entendamos, sería Daniele de Rossi, no Totti.

Y aun así, ahí está Zidane, liderando un proyecto caduco de Benítez. Sin embargo, el periodista romano no tiene claro que el Madrid sea el lugar para él. “El Real Madrid no es el equipo justo para saber si será buen entrenador. En el Madrid, el entrenador es un gestor, que es lo que le sirve de verdad. Hay que tener una muy buena relación con el presidente. Por ahora, Zidane hace lo que quiere Florentino y el Bernabéu, que son muy exigentes. Pero no sabremos si es buen entrenador mientras esté en el Madrid“, dice.

¿Totti o Zidane?

Preguntarle a un romano por Totti es casi como preguntarle a un irlandés por San Patricio. El síndrome de Estocolmo es enorme, sobre todo porque Totti lleva 23 años jugando a lo mismo en el mismo equipo, y eso es una auténtica barbaridad que está al alcance de pocos seres vivos. Para la mayoría, el francés es infinitamente superior en calidad, en estilo, en carrera, pero en Roma… “Como jugadores individualmente, creo que los dos estaban al mismo nivel, eran jugadores top”, dice Austini, que eso sí, se queda con el entrenador del Real Madrid “porque ha tenido una carrera mejor. “Tuvo la valentía de irse por el mundo a hacer carrera y lo consiguió en Italia y España. Además, ganó el Mundial y el Balón de Oro”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes