Noruega estudia 'regalar' a Finlandia por su centenario su parte de la montaña Halti

Una montaña. Este es el original regalo que Noruega podría hacerle a Finlandia de cara al centenario de su independencia que se celebrará el año que viene. A pesar de lo insólito del presente, el Gobierno noruego contempla esta propuesta como una iniciativa válida de cara a 2015, destacando la complicación que supondría el proceso: “Hay algunas dificultades formales y todavía no se ha tomado una decisión final”, concretó la primera ministra noruega, Erna Solberg, quien ya ha valorado el proyecto.

La idea de hacer este regalo a Finlandia fue impulsada por el geógrafo Bjorn Geirr Harsson, un jubilado de 76 años que hizo llegar al Ejecutivo noruego su proposición –puede leerla en el post de Facebook tras este párrafo–: ceder al país vecino el pico del Hálditsohkka, cumbre que forma parte de la montaña Halti y que pertenece a territorio ‘vikingo’. Este monte está dividido –imaginariamente– por la frontera entre ambas naciones, lo que provoca que aunque conforme un mismo bloque geológico esté ‘separado’ por un límite entre países que sitúa en Noruega su cima más alta.

Si el proyecto sigue adelante, el pico más alto de Finlandia pasaría a tener 1.361 metros –en lugar de los 1.324 de los que puede presumir actualmente–. Para ellos, bastaría con desplazar tan solo 150 metros al norte y 200 metros al este la frontera entre este país y Noruega, territorio que ni siquiera incluye el Halti entre sus cimas más elevadas –la noruega más alta es la del monte Galdhopiggen, con 2.469 metros–. “Sería un maravilloso regalo a nuestra nación hermana”, opinó Svein Leiros, el alcalde de Kafjord, uno de los pueblos más próximos a la montaña.

Tanto él como otros dirigentes políticos ya firmaron una carta de apoyo a la iniciativa que enviaron al Gobierno ‘vikingo’, desde donde se mira con cautela la idea porque el primer artículo de la Constitución determina que Noruega es un país “libre, independiente, indivisible e inalienable en su territorio”, ley esgrimida desde dentro del Parlamento para recordar que la cesión territorial está prohibida por la Carta Magna. Sin embargo, el profesor de derecho de la Universidad del Ártico Oyvind Ravna ha recuperado del olvido el hecho de que las fronteras entre Noruega y Rusia han tenido que modificarse hace poco para ajustarse a los cauces fluviales y desplazamientos de islotes.

La propuesta del geógrafo jubilado Bjorn Geirr Harsson ha tenido muy buena acogida entre los noruegos. Su hijo abrió una página en Facebook para apoyar la cesión de la montaña a Finlandia como regalo de aniversario, y han sido miles los que se han sumado a la causa. El perfil –llamado ‘Halti som jubileumsgave’, es decir, ‘Halti como regalo de aniversario’– acumula 15.000 ‘me gusta’, y es la plataforma utilizada para informar sobre las novedades del ‘futuro presente’ –si todo sigue adelante– que recibirá el país finés.

Fuente: ElConfidencial.com