Nunca apueste contra Cristiano: el astro lleva a su Portugal a la final de la Eurocopa

06.07.2016 – 22:55 H. La lánguida Portugal es finalista de la Eurocopa, ventajas de un cuadro benévolo y un jugador inmenso. Es cierto, Cristiano no estaba ...

06.07.201622:55 H.

La lánguida Portugal es finalista de la Eurocopa, ventajas de un cuadro benévolo y un jugador inmenso. Es cierto, Cristiano no estaba haciendo un torneo de campanillas, sus detractores, que colapsarían una ciudad media si se manifestaran, no dudaban en señalar que en los lusos todo era suerte y que CR7 parecía haberse quedado en Madrid viendo el fútbol desde casa. Pero no, contra Gales demostró que las pocas fuerzas que le deben quedar en este caluroso julio bien pueden transformarse en fútbol o, en su especialidad, gol. 

El primero, el que abrió la cuenta del partido y desanimó casi definitivamente a Gales, fue un típico gol de Cristiano. Fue también uno de eso tantos que casi solo puede marcar él en el mundo del fútbol. El córner se puso en el centro del área y él no parecía en posición de rematarlo. Poco le conocen, dio un brinco sensacional y utilizó la cabeza como una catapulta para formar un remate genial. Durísimofortísimo, lo que un ser humano normal solo podría hacer con la pierna. Es uno de esos privilegiados, capaces de hacer goles que el resto ni imaginan. Una estrella colosal.

Poco después del primero, llegó el segundo. Si Gales pensó en algún momento que había espacio para la recuperación, pronto se dio cuenta de que no, que su camino terminaba en unas muy meritorias semifinales, una ronda en la que estaban desafiando la lógica futbolística que dice que un equipo con dos jugadores y nueve chicos concienciados pero sin talento no tiene recorrido alguno. No jugaron bien, no inquietaron a Rui Patricio en ningún momento. Sin Ramsey, un muy buen jugador que estaba sancionado, era Bale contra el mundo. Jugó bien, lo intentó todo, pero no dio para más. 

Gonzalo Cabeza

El jugador madridista es el alma de su selección y si consigue llevarla a la final demostrará que es mucho más que un buen futbolista. CR7 también tiene un reto por delante

Ver artículo

En el segundo gol de los lusos, cómo no, también tuvo una importancia capital Cristiano Ronaldo. Cogió un balón lejos del área, se inventó uno de esos tiros en los que solo él tiene fe, le dio mordida y Nani se la encontró para rematar y sentenciar. Con el partido de cara como estaba, se vio por fin al ‘crack’, más activo, rematando todo lo que le llegaba, haciendo un derroche de energía tan propio de él. Nunca le faltaron las ganas, la ambición infinita que le empuja más y más, siempre queriendo reinar. Es, en eso, el empleado perfecto, el que sabes que nunca te dejará en la estacada. 

Todo este despliegue de cristianismo llegó en la segunda parte. La primera es una nebulosa que nunca debió ocurrir. Muy en la línea de esta tediosa Eurocopa, fútbol lento, fútbol miedoso. Es algo habitual en las semifinales de los torneos, lo que no se entiende bien es que se haya extendido eso a todo el campeonato. Los equipos tienen pánico de perder, de que el sueño se desplome. Juegan como el niño nuevo en la escuela, que no conoce y no se atreve. Aburridísimo aquello hasta que despertó Cristiano. El de Madeira es la explicación del éxito de Portugal. O una de ellas, la otra es la suerte.  

Los lusos, que el domingo estarán en París disfrutando de una final de la Eurocopa, una de las cosas más emocionantes que existen, han tirado la moneda muchas veces y siempre para salirles cara. Hasta los cuartos de final no había pasado la selección vecina del empate en los 90 minutos, estuvo prácticamente eliminada contra Hungría, que en tres ocasiones se puso delante y otras tantas terminó igualada por la fe de Cristiano. Por si eso fuera poco, un gol de Islandia en el último minuto les dejó terceros en el grupo o, lo que era lo mismo, en el lado manso del cuadro. Y con esas bases han creado el imperio. Primero Croacia, que jugó mejor -no mucho mejor, solo ligeramente mejor- pero terminó sucumbiendo cuando la prórroga ya expiraba. Luego Polonia, para la que necesitaron llegar a los penaltis para sobrevivir. Y lo hicieron, que era lo importante. Contra Gales, sin brillar en demasía, encontraron por primera vez un modo para ganar sin sufrir.

Mucho Cristiano, también mucho Bale

El equipo tiene una estrella y un ritmo pausado, melancólico, casi de fado. Sus jugadores no son malos, pero tampoco una maravilla. Algunos son físicamente bien dotados, como Renato Sanches, otros tienen trazas de talento, como Andre Gomes o Nani… pero en todo caso, sin el alma que lleva el siete, difícilmente hubiesen llegado tan alto. 

Cristiano, Cristiano y más Cristiano, pero también un poco de Gareth Bale. El jugador galés ha demostrado en esta Eurocopa que sabe ser líder, y la mera presencia en semifinales de su país es un gran hito. En el Madrid, en ocasiones, se le ha achacado no dejarse todo en el campo, no bajar lo suficiente ni ser solidario. Sus compatriotas no pueden pensar lo mismo. En esta Eurocopa ha demostrado lo mucho que le importaba jugar y lo ha hecho, además, con criterio y fútbol. Porque Gareth Bale, por encima de todo, es un gran futbolista: rápido, potente, con un exquisito toque de balón. Todo un esteta. Le ha dado para más de lo que pensaba, para menos de lo que él hubiese soñado. 

Bale y Cristiano se encontraron al final del partido. Se dieron un abrazo y estuvieron un rato hablando. Ambos pueden estar contentos, incluso el caído, que no en vano ha hecho de un país que nunca había estado en una Eurocopa otro que ahora sabe lo que son las semifinales. El luso, por su parte, tiene una ronda más para reivindicarse. Él, que pelea tanto por los títulos como por la historia, que se tiene en una consideración altísima, puede ganar un título europeo que le daría una de sus mejores líneas en el currículo. Portugal regresa a una final continental 12 años después, en la última ya estaba Cristiano, aunque era más un niño con hambre que la inmensa estrella que es hoy. Si el domingo da la sorpresa -pongan el rival que quieran, sería sorprendente- incluso su manifestación de críticos tendrá que darle valor a lo logrado. No es equipo para estar en una final, menos aún para ganarla. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes