Oblak olvida los meses en el ostracismo con los mejores números de las grandes ligas

10.01.2016 – 05:00 H. La plantilla del Atlético de Madrid está configurada para volver a ser importante en la Liga, en la Copa y en la Champions League. ...

10.01.201605:00 H.

La plantilla del Atlético de Madrid está configurada para volver a ser importante en la Liga, en la Copa y en la Champions League. Simeone cuenta con 24 jugadores para que cuando llegue mayo, la mayor parte de sus futbolistas esté en las mejores condiciones físicas. De ahí que el Cholo esté aprovechando esa profundidad de armario para no repetir alineación casi nunca. También porque hay ciertas zonas del terreno de juego en las que no tiene nada claro todavía quién debe jugar. Por ahora, se plantea la titularidad de nuevo de Augusto en el mediocampo en el regreso a su casa nada más marcharse de allí. Y arriba volverá a variar la pareja o trío que juegue. Griezmann es el único fijo, el resto dependerá de cómo esté el campo y del rendimiento que crea Simeone que pueda sacar de sus acompañantes.

Sin embargo, la defensa está clara desde hace muchísimo tiempo. Son los únicos cinco miembros de la alineación que un colchonero repite de memoria sin temor a equivocarse. A partir de Oblak, Juanfran, Giménez, Godín y Filipe el Atlético forma su estructura. Todo depende de la defensa, mucho más de lo que las apariencias pueden mostrar. Porque de ninguna manera el Atleti podría ser el líder de la Liga si los cinco miembros de la zaga rindiesen a un nivel rozando la perfección. Es así como se aprovechan los 25 goles marcados, casi la mitad que los hechos por el Barça y el Real Madrid.

Cualquiera que se fije en la defensa del Atleti destacará, con toda la razón del mundo, a Diego Godín, el jefe de la plantilla, el líder en el vestuario y en el campo. Y no habrá demasiados que se centren en el hombre que se encarga de solucionar lo que los cuatro defensas no consiguen evitar. Jan Oblak es ya una parte indispensable de la filosofía atlética. Se ganó a la grada desde el 17 de marzo del pasado año, cuando sin prácticamente calentar salió a sustituir al lesionado Miguel Ángel Moyá. Ese día paró un penalti en la tanda y colaboró de manera indispensable para clasificar a cuartos de la Champions al equipo que gastó 16 millones en su fichaje.

Desde que se lesionó Moyá, Oblak lo había jugado todo hasta la Copa (Cordon Press).Desde que se lesionó Moyá, Oblak lo había jugado todo hasta la Copa (Cordon Press).

Puede que esos millones confundiesen a la gente. Claro que era una apuesta arriesgada de la directiva rojiblanca. Oblak, en el fondo, era un cancerbero casi desconocido, que había tenido algunas buenas actuaciones con el Benfica, pero que tampoco había sobresalido como uno de los mejores porteros jóvenes de Europa. Sin embargo, el Atleti lo transformó en el guardameta más caro de la historia de España. Y, sin embargo, ese peso en forma de muchos miles de euros no le hizo caer de golpe en la titularidad. Moyá venía del Getafe y por edad apuntaba a ser el suplente claramente, pero una lesión del esloveno y su buen rendimiento, le hizo mantenerse en el equipo. 

Esa lesión ante el Bayer Leverkusen cambió la vida a los dos. Uno pasó a ser suplente, a no jugar ni un minuto desde entonces hasta la pasada ronda de Copa del Rey contra el Reus. El otro no ha parado ni un momento hasta ese mismo encuentro copero y ha hecho olvidar incluso a Thibaut Courtois, una misión que se antojaba poco menos que imposible. Una circunstancia, un problema muscular. Todo lo que puede suponer. Un efecto mariposa escalado al fútbol.

Y desde ese mismo día, Oblak le ha dado la razón a Simeone por hacer perenne ese cambio que entonces fue forzado. Porque el Atleti es líder gracias también a él, a esa media de 0’44 goles en contra por partido, la mejor marca de las cinco grandes ligas europeas (saliéndonos de ellas, solamente el Sporting de Portugal, lo mejora con 7 goles en contra en 16 partidos, lo que hace una media de 0’43). El Atleti ha marcado casi la mitad de goles que el Barça o el Madrid, pero también ha encajado casi la mitad que el Barça y diez menos que el Madrid.

Alineaciones probables:

Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Sergi Gómez, Cabral, Jonny; Tucu Hernández, Radoja; Orellana, Aspas, Wass; Bongonda o Guidetti.

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Saúl, Gabi, Augusto, Koke; Griezmann, Vietto o Jackson.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco).

Estadio: Balaídos.

Horario y TV: 20.30, C+ Partidazo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes