Pedro metió el codo al intocable tridente para cerrar una vuelta de Campeonato

En una temporada complicada por su poco protagonismo, quiso meter el codo a sus intocables compañeros para reivindicarse y dejar claro que no se ha ido. ...

En una temporada complicada por su poco protagonismo, quiso meter el codo a sus intocables compañeros para reivindicarse y dejar claro que no se ha ido. Pedro Rodríguez firmó el segundo y definitivo gol que enterró a la Real Sociedad en el Camp Nou, dibujando una plástica chilena para demostrar que su categoría continúa intacta. En Anoeta, en la primera vuelta, el Barcelona amenazaba ruina; ahora, tiene la gloria muy cerca para firmar una gran temporada. Y el delantero canario, marginado más de la cuenta por Luis Enrique merced al tremendo rendimiento de su tridente atacante, sacó su rabia al celebrar el gol. Detallazado al dedicarlo a Masip y Douglas, sus sufridos y secundarios compañeros. El empate del Valencia en el Bernabéu, además, alegró más la noche a Pedro y sus compañeros.

De su boca no ha salido nunca una palabra más alta que otra, pero es evidente que no está contento con su situación. Con tres atacantes de primer nivel mundial, Pedro no ha sumado los minutos que otras temporadas, en las que ya fuera con uno u otro entrenador siempre tenía presencia. Y con un rendimiento fuera de toda duda. La llegada de Luis Suárez le cerró por completo las puertas de la titularidad, como también es cierto que en partidos asequibles, al menos a priori, su técnico no le ha dado oportunidades. Messi es intocable y ya se sabe lo que sucedió hace una vuelta en Anoeta cuando se quedó en el banquillo. Lo mismo se puede decir de Neymar, que mostró su disgusto cuando fue sustituido más de la cuenta. Y con este trío marcando goles sin parar, Pedro quedó en un segundo plano.

Con este panorama, con Messi, Neymar y Luis Suárez ofreciendo un rendimiento superlativo, las horas de Pedro como jugador del Barcelona se pueden dar por contadas. Tipo querido por la grada -su nombre fue coreado tras el gol-, no le queda más remedio que buscar su sitio en un lugar donde recupere el rol de protagonista principal y no de secundario. Siempre tuvo ofertas y ahora, en una situación que obliga a hacer las maletas, el atacante mantiene su buen cartel en todos los rincones de Europa. Con la Eurocopa a un año vista, necesita jugar con asiduidad para que Del Bosque no se olvide de él.

Neymar, en el momento de abrir el marcador ante la Real Sociedad (Reuters)Neymar, en el momento de abrir el marcador ante la Real Sociedad (Reuters)

28 triunfos en 30 partidos

Una vuelta después el panorama es radicalmente diferente en la Ciudad Condal. Desde la derrota sufrida en Anoeta a principios de enero al triunfo obtenido ante el equipo realista en el Camp Nou, la vida del Barcelona ha dado un giro radical. De vivir una tormentosa crisis a cuenta de la guerra desatada entre Luis Enrique y Leo Messi, a estar muy cerca de ganar el título de Liga… para empezar a hablar. Y todo gracias a una ‘rueda’ perfecta del equipo azulgrana. La próxima jornada, en el estadio Vicente Calderón, el Barça puede cantar el alirón.  Pocos podían imaginarlo cuando el crack argentino y su técnico entraron en conflicto.

Su trayectoria en el Campeonato de Liga ha sido prácticamente perfecta. El Barcelona lleva disputados desde la fatídica noche vivida en San Sebastián 19 encuentros, con un total de 17 triunfos, un empate y una única derrota. El equipo culé igualó en el Sánchez Pizjuan hace poco (2-2) en un intenso y complicado partido, siendo el Málaga, en el Camp Nou, el único que ha podido imponerse a los azulgrana (0-1). Por otra parte, 66 goles a favor y tan solo 10 en contra adornan el currículum barcelonista en este período de tiempo.

A nivel global, estos meses han alumbrado un Barcelona que avasalla a golpe de gol. Entre todas las competiciones, suma 28 triunfos en los últimos 30 partidos, con un rendimiento impecable en la Champions League y la Copa del Rey. Disputará la final del torneo del k.o. tras eliminar, entre otros, a un complicado Atlético de Madrid, al que derrotó en los dos partidos. En la máxima competición oficial, la escuadra blaugrana se ha impuesto, también por partida doble, a equipos de tanta entidad como Manchester City y PSG, que doblaron la rodilla en sus respectivos estadios y en el Camp Nou. El Bayern fue goleado el pasado miércoles, dando el equipo de Luis Enrique un paso casi definitivo para disputar la gran final de Berlín.

Messi en acción durante el partido entre Barcelona y Real Sociedad (Reuters)Messi en acción durante el partido entre Barcelona y Real Sociedad (Reuters)

Un jugador de primera categoría

El tremendo poder del tridente atacante del Barcelona es el que ha colocado al equipo en disposición de hacer un triplete esta temporada. Raro es el día que no aparece alguno. Ante la Real Sociedad, en un partido sin demasiada historia, Neymar apareció por sorpresa nada más comenzar el segundo tiempo para sacar del atasco a su equipo. Excepto en Vigo (decidió Mathieu) y ante el Málaga, el tridente siempre apareció en partido de Liga. Precisamente, una semana después de caer en Anoeta, el Barça se impuso 3-1 al Atlético, sellando el triunfo los tres atacantes. Messi (53), Neymar (35) y Luis Suárez (24) son dinamita pura. Un trío irrepetible…

“De Pedro solo puedo hablar cosas maravillosas, porque es un jugador top y esta temporada le está tocando jugar menos de lo que merece. Él siempre suma, es un profesional íntegro y cuando se le necesita siempre está”, explicó Luis Enrique, para añadir que “sabíamos que ganar a la Real sería difícil, pero mis jugadores no especularon ni un segundo. Estoy encantado con todo”. “Eran tres puntos vitales”, recordó el entrenador asturiano, que ante la cita de Champions en Múnich dejó claro que “allí vamos a sufrir; no tengo ninguna duda y mis jugadores tampoco. No vamos a cometer el error de que esto está hecho, ni siquiera que tiene muy buena pinta”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes