Poder a cambio de sexo: el 'modus operandi' político contra el que lucha China

Ling Jihua, exsecretario personal del anterior presidente de China Hu Jintao, ha sido arrestado por supuesta corrupción y expulsado del Partido Comunista ...

Ling Jihua, exsecretario personal del anterior presidente de China Hu Jintao, ha sido arrestado por supuesta corrupción y expulsado del Partido Comunista de China (PCCh), según ha reportado la agencia oficial Xinhua. Las autoridades anticorrupción del partido ya anunciaron el pasado 22 de diciembre la apertura de una investigación con las miras puestas en quien fue director de la Oficina General del PCCh entre 2007 y 2012, un cargo que le convertía en la mano derecha del exjefe de Estado chino.

El Buró Político del Comité Central del PCCh acordó la expulsión de Ling –de 58 años– del partido y transfirió su caso a la Justicia, mientras que la Fiscalía Popular Suprema china decidió arrestarle mientras investiga sus actuaciones. Las pesquisas de la Comisión Central de Inspección y Disciplina –el órgano anticorrupción del PCCh– revelaron que Ling “se aprovechó de sus puestos para buscar beneficios para otros y aceptó enormes sobornos personalmente y a través de su familia”, detalló el partido en un comunicado citado por Xinhua.

Además, el organismo interno del PCCh acusó al exsecretario de Hu de obtener secretos de Estado violando las leyes y la normativa del partido, amén de cometer adulterio y de “comerciar con su poder a cambio de sexo. La investigación interna del partido concluyó que los actos de Ling “se desviaron completamente de la naturaleza y el propósito del PCCh y violaron gravemente la disciplina del partido”.

En horas bajas tras la muerte de su hijo

La antigua mano derecha de Hu Jintao fue un personaje influyente dentro del partido, pero su reputación cayó en picado en 2012, a raíz de la muerte de su hijo, Ling Gu, en un accidente de tráfico cuando conducía un Ferrari, lo que desató muchas críticas sobre el comportamiento de los líderes comunistas y sus familias.

Ling es el último de una serie de antiguos dirigentes comunistas capturados en la redada anticorrupción llevada a cabo por Xi Jinping, actual presidente y jefe del Partido Comunista desde que llegara al poder a finales de 2012. Con el firme propósito de erradicar la corrupción dentro de las instituciones oficiales, afirmó querer terminar con los “tigres y las moscas” –en alusión a funcionarios de alto y bajo rango– que manipulaban el poder en propio beneficio. 

Fuente: ElConfidencial.com