Primer aviso de Isco a Rafa Benítez: ser actor secundario no es lo suyo

La temporada pasada lanzó un directo mensaje en el mismo césped del Santiago Bernabéu. Había perdido la titularidad cuando James se recuperó de la lesión ...

La temporada pasada lanzó un directo mensaje en el mismo césped del Santiago Bernabéu. Había perdido la titularidad cuando James se recuperó de la lesión que sufrió meses antes en un dedo de un pie. Isco no asumió que Carlo Ancelotti le sacrificara a las primeras de cambio, a pesar de que su rendimiento estaba siendo irreprochable. Ahora le toca a Rafa Benítez tener contento al malagueño, que ante el Manchester City, en Melbourne, fue el jugador más destacado de su equipo. El técnico suele apostar por las rotaciones para tener a los jugadores en guardia en todo momento, consiguiendo que las fuerzas no se acaben antes de tiempo. En este caso concreto, el de Isco, deberá hilar fino para evitar que vuelva a torcer el gesto como pasó la temporada pasada.

La lesión que sufrió James Rodríguez le abrió de par en par las puertas de la titularidad. Isco ofreció un buen rendimiento y Carlo Ancelotti no tenía quejas. Pero fue restablecerse el colombiano y pasar a tener un papel secundario. Con una BBC intocable, el futbolista estalló la noche que un gol de Chicharito ante el Atlético clasificó al Real Madrid para disputar las semifinales de la Champions League. En el mismo mismo campo, Isco estalló ante el micrófono de Canal+ y reconoció que “más que dolido lo que no estoy es muy contento. Creía que estaba haciendo un buen trabajo”. Rafa Benítez ha de manejarse con tino en determinadas cuestiones y esta es una de ellas, pues el jugador andaluz espera no vivir la misma situación esta temporada. Dio un paso adelante en el pasado ejercicio tras una primera temporada en la que no brilló como se esperaba, y en esta tercera espera tener el rol que cree merecer. Y es el de actor protagonista.

Este verano, como pasó en el de 2014, el nombre de Isco ha aparecido con frecuencia en medios de media Europa. No han faltado clubes interesados en contratar al malagueño, empezando por una Juventus que se quedó sin la magia de Pirlo. “Me gustan Isco y Óscar”, dijo Massimiliano Allegri, su entrenador, hace semanas cuando se le preguntó por el jugador del Real Madrid. Éste conoció de la propia de voz de Rafa Benítez lo que le espera esta temporada. Si apuesta de verdad el técnico por las rotaciones, en determinados momentos no aparecerá en el once, pero Isco ya sabe -al menos eso espera- que su nuevo técnico le va a dar mucho protagonismo. Para empezar, ante el Manchester City, el mediocampista completó un partido más que convincente.

Isco, con gesto serio junto a Odegaard, se quejó de su suplencia la pasada temporada (Reuters)Isco, con gesto serio junto a Odegaard, se quejó de su suplencia la pasada temporada (Reuters)

“Las rotaciones son una necesidad”

Hace un año su situación era más complicada tras una temporada en la que las sombras se impusieron a las luces. Aunque no había firmado una buena campaña, clubes interesados no le faltaron a Isco. Sin embargo, el jugador no quiso ni oír hablar de su salida del Real Madrid. Su único objetivo fue voltear la situación y convencer a los que apostaron, sobre todo Florentino Pérez, por su costoso fichaje. Se propuso ganarse un sitio en el once del equipo con más esfuerzo, tanto en los partidos como en los entrenamientos, y acabó consiguiéndolo. Pero James era el fichaje estrella de la temporada y contra eso poco pudo hacer, sin olvidar que el colombiano selló una notable temporada. Con una BBC que nunca se tocaba, Isco acabó la temporada con el gesto torcido.

Manejar los egos de los futbolistas será tarea fundamental para Rafa, que si no cambia de manual, hará de las rotaciones una de las claves del buen funcionamiento del nuevo Real Madrid. En este sentido, Isco será uno de los beneficiados si su técnico mantiene con firmeza su filosofía. Con Ancelotti apenas había movimientos en el once y menos si del ataque hablamos. Rafa, sin embargo, desde hace años ha defendido esa política a la hora de gestionar un equipo. “Las rotaciones son una necesidad, no un capricho”, manifestó cuando dirigía al exitoso Valencia, con el que ganó en tres temporadas dos ligas y una Copa de la UEFA. En su su reciente etapa en el Nápoles, subrayó un día que “gestionar las energías será importante y las rotaciones serán necesarias si queremos alcanzar los objetivos”. 

Siempre ha tenido claro que dosificar esfuerzos es un aspecto fundamental para que en la recta final de la temporada, cuando se disputan de verdad todos los títulos, todo el plantel esté en perfecto estado de revista desde el punto de vista físico. Por ello es un fiel defensor de las rotaciones, que al mismo tiempo considera básicas para aumentar la competitividad interna. En el caso concreto de Isco, éste entendió que era injusto pasar al banquillo de golpe cuando su trabajo estaba siendo más que satisfactorio. Ahora espera que Rafa Benítez no se comporte como Ancelotti, y sabiendo que ser titular siempre no será posible, sí espera ser mejor tratado. En Melbourne, a las primeras de cambio, ya le ha dejado claro al entrenador del Real Madrid que de actor secundario tiene muy poco…

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: