¿Puede el Estado Islámico llegar a ser una amenaza nuclear?

31.03.2016 – 16:20 H. – Actualizado: 2 M. Cumbre nuclear en Washington con el foco sobre el peor escenario posible. El temor a que los materiales ...

31.03.201616:20 H. – Actualizado: 2 M.

Cumbre nuclear en Washington con el foco sobre el peor escenario posible. El temor a que los materiales necesarios para fabricar una ‘bomba sucia‘ caigan en manos de grupos terroristas como el Estado Islámico se ha convertido en el eje central de la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear, en la que participan 50 países y destaca la ausencia de Rusia, que considera el encuentro una intromisión en la labor del Organismo Internacional de la Energía Atómica. 

Los avances del ISIS más allá de Irak y Siria –Libia se ha convertido en el ‘tercer frente’ en la lucha contra Daesh-, su aparente ‘interés’ en instalaciones nucleares y los atentados terroristas en Bruselas ha provocado que la Casa Blanca quiera abordar en la cumbre el riesgo de que el Estado Islámico u otros grupos se hagan con materiales nucleares que ciertos países almacenan para uso civil o militar. Uno de los encuentros de la cumbre el viernes se centrará específicamente en la amenaza que representa el ISIS, “tanto en el contexto de prevenir la diseminación de materiales nucleares como respecto a mejorar las medidas contra el terrorismo”, explicó el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes. 

Un ataque de estas características “cumpliría tres funciones”, señala a El Confidencial Gabriel Garroum, politólogo hispano-sirio especializado en Oriente Medio: “Es devastador, es espectacular y conllevaría el refuerzo moral en sus filas operando en Siria e Irak, lo que es sin duda una de las principales motivaciones de los ataques del grupo fuera de su “esfera de control'”.

Washington dice saber que “las organizaciones terroristas tienen el deseo de conseguir acceso a esos materiales en bruto y de tener un artefacto nuclear. Ese fue el caso con Al Qaeda, y es ciertamente el caso con el Estado Islámico. (…) Es importante que hablemos de la amenaza más mortal que suponen las organizaciones terroristas, y esa es su capacidad de adquirir materiales nucleares”, declaró este miércoles Ben Rhodes.

Sin embargo, expertos consultados por El Confidencial consideran muy improbable que Daesh pueda hacerse con el material radioactivo necesario para fabricar una ‘bomba sucia’, un artefacto de escasa potencia que, aunque carece de la capacidad destructiva de una bomba nuclear estándar, puede generar un pánico considerable al diseminar elementos radiactivos en la atmósfera.

‘Si el ISIS consigue material mínimamente radioactivo de un laboratorio o de un hospital sí sería, técnicamente, una bomba sucia. Pero, en líneas generales, se puede afirmar que es muy improbable’“Es arriesgado decir que sea imposible. Al fin y al cabo, si consiguen material mínimamente radioactivo de un laboratorio o de un hospital y lo utilizan como ‘metralla’ de un artefacto explosivo sí sería, técnicamente, una ‘bomba sucia’. Pero, en líneas generales, se puede afirmar que es muy improbable. Ya se habló de esto atribuyéndoselo a Al Qaeda en sus tiempos de gloria y no hubo ningún complot serio al respecto. En la práctica, les es más factible cometer atentados altamente letales con explosivos convencionales o con armas de fuego”, explica a El Confidencial Javier Jordán, profesor titular de Ciencia Política en la Universidad de Granada y miembro del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI).

Cuando habla de Al Qaeda, Jordán se refiere a las informaciones difundidas por la televisión pública británica BBC, que en 2003 alertó de que la organización terrorista tenía en su poder material radioactivo para fabricar una ‘bomba sucia’. Citando fuentes del Gobierno de Londres, la cadena aseguraba que Osama bin Laden había comprado isótopos radioactivos al régimen talibán porque su prioridad era crear un arma de destrucción masiva. Ya en 2002, Washington había advertido sobre un supuesto plan de la organización para fabricar y detonar una ‘bomba sucia’ en EEUU, basándose en las confesiones de Abu Zubaydah, uno de los principales asesores de Bin Laden.

“Es difícil (que el ISIS logre hacerse con material radioactivo), aunque ya se ha intentado en el pasado. Les resultaría más sencillo atentar contra instalaciones nucleares, aunque se han tomado muchas medidas para frenar esta amenaza -como la operación Active Endeavour-. En realidad, es más fácil cometer un atentado con armas químicas o biológicas, como el de Ammán”, señala Alberto Priego, director del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas.

El presidente Barack Obama a su llegada a la Casa Blanca, el 29 de marzo de 2016 (Reuters).El presidente Barack Obama a su llegada a la Casa Blanca, el 29 de marzo de 2016 (Reuters).

La propaganda del terror

“Las amenazas relacionadas con el uso de armamento nuclear o químico han estado presentes en la propaganda y discurso del Estado Islámico desde buen comienzo. No es un hecho excesivamente extraño dado el marcado carácter apocalíptico del grupo y, sobretodo, su voluntad de realizar actos terroristas lo más espectaculares posibles y beneficiarse de su repercusión mediática”, añade Gabriel Garroum. “Sin ir más lejos, en la novena edición de su conocido magazine ‘Dabiq’, John Cantile, periodista británico secuestrado por ISIS y utilizado para sus fines propagandísticos, alertaba de la posibilidad de que el grupo consiguiera armas nucleares en Pakistán gracias a su capacidad de expansión y elevados recursos económicos, y que fueran transferidas a los Estados Unidos vía Libia, Nigeria, América del sur y México. Como comentaba el mismo Cantile, no hay amenaza que asuste más a los responsables de la seguridad mundial que la posibilidad de que el ISIS se haga con armas nucleares”.

Estados Unidos no tiene por ahora “indicaciones expresas” de que Daesh trate de obtener un artefacto nuclear, pero cree necesario tomar medidas para prevenirlo, aseguró este miécoles a los periodistas Laura Holgate, encargada de control de armas en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Su mensaje se suma al de quienes creen que las medidas de seguridad activadas por los gobiernos podrían ser insuficientes. Analistas consultados por Al Jazeera ponen la lupa sobre las grandes lagunas en el diseño de la seguridad global, las docenas de centrales atómicas ubicadas en regiones en desarrollo y las nuevas amenazas, como la aparición en escena del ISIS.

Fuente: ElConfidencial.com